domingo, 10 de abril de 2011

MARTINEZ OSETE






El chimpa total, el chimpa por excelencia, y seguramente el menos chimpa de todos los chimpas. Como a sabeis, en El Miajilla, un chimpa es aquel dibujante que se veía obligado pormor de la razón que fuera a hacer pasar su trabajo con personajes ajenos por trabajo original autor: aparte de la historieta de Ibáñez “Hacer un extraordinario, Jo! Menudo calvario!” como madre del término Chimpa, el peculiar estilo de Martínez Osete al a hora de dibujar personajes de Ibáñez fue el causante de hacerme sospechar la existencia de estos dibujantes en la sombra.
Parece ser que un Mart-Os, como firmaba sus bruguéricas historietas propias, de avanzada edad próxima al retiro, andaba buscando trabajar durante sus últimos años para conseguir una pensión de jubilación medianamente digna, y su economía no era muy boyante.
Un Mortadelo en el que se aprecia claramente las cabezas de filemón corregidas por Sagasty
El Estudio Sanchís ya llevaba algunos años en funcionamiento. El buen Blas Sanchís, viendo en aquella situación a Martínez Osete, le ofreció ingresar en el equipo, y no como colaborador autónomo, sino en nómina. Osete aceptó de mil amores, pero un dibujante tan veterano, curtido en mil batallas contra el papel en blanco sin más armas que el lápiz y el plumín o el pincel, no es tan moldeable como uno inexperto y primerizo. Así que los Mortadelos o Pepes Goteras de Mart-Os tenían una grafía muy peculiar. Eran completamente identificables. Por tanto, eran absolutamente incapaces de “colar” como obra de Ibáñez.

Pasatiempos ilustrados por Mart-Os

Un 13 rue del Percebe de Osete






Martínez Osete se especializó en dibujar páginas de Mortadelo y Filemón. De todas las que hizo, hay localizadas al menos un centenar con una particularidad… ¡eran remakes! A alguna lumbrera de la editorial debió ocurrírsele que las historias de M y F originales de la década de los 50 eran demasiado antiguas, y que, aunque genuinas de Ibáñez, no iban a colar como de Ibáñez. Así que trataron de colar las de Martínez Osete como actuales… y de Ibáñez. Recuerda un poco a la rocambolesca historia de Chaplin no ganando el concurso de imitadores de Charlot. Más probablemente se debiera a la falta de ideas o a ahorrarse algo en guionistas. El equipo chímpico trabajaba en la parte más recóndita de una gran nave. Los dibujantes y entintadores trabajaban a sueldo, estaban en plantilla, mientras que  los redactores que escribían guiones fuera de sus horarios los cobraban como colaboraciones. Es posible que alguien quisiera sacarse un sobresueldo. En los primeros años del chimpismo, se dice que Ibáñez supervisaba los guiones, y si cuela, cuela. ¿Cómo le colarían sus propios guiones? O le hastiaba tanto ese trabajo (que acabó dejando de hacer) que hacía la vista gorda, o no reconocía sus propios guiones. No le culpo, pues como podréis ver, no son nada reconocibles.

El Mortadelo y Filemón Original


Una versión ezxtendida chímpica, también con Filemón corregido por Sagasty ¡Cómo tendrían que ser! Aparece el Super de relleno
Original del Pulgarcito nº 1410

Otra versión extendida con El super. Aquí no está corregido Filemón, por lo que lo darían por bueno...
Mortadelo del Pulgarcito 1548

El remake, aquí no hubo que corregir a Filemón..
Para Pulgarcito nº 1504

El remake. Vuelve Sagasty a tener que retocar Filemones
Pulgarcito 1394
Otro remake, con un Filemón muy feo


Me he metido tanto con Sanchís que me niego a seguir haciendo lo mismo con Mart-Os, pero no hay más que ver los ejemplos para llegar a una inevitable conclusión: M y F no eran lo suyo. A su lado, Sanchís es un genio. Los dibujos chímpicos de Osete adolecen de expresividad, no son nada dinámicos, las miradas de sus personajes están siempre perdidas. Al parecer, bastantes de sus Filemones eran tan espantosos que tenían que ser corregidos por Sagasty.
Y es que Martínez Osete se había dedicado desde siempre a la historieta “seria”, a los cuadernos de aventuras, que no solo se le daban mejor, sino que en sus comienzos garantizaban mejores ingresos, o al menos más seguros. En 1945 dibujó para la editorial Fantasio las aventuras de “Kid Martin”, “Red Dixon” y unos “Cuentos de Hadas”. En el 47 comenzó a dibujar para la editorial Toray, realizando las series “Yelmo Negro” y “El silencioso”.
En 1950 comienza su relación con la editorial Marco, muy fructífera, ya que trabajó con ellos durante unos trece años, donde crearía series tan importantes como "El Puma", "Castor el Invencible", "Red Dixon"(de nuevo), "Simba Kan" o "Lucha de Razas" entre otras, además de muchas páginas para revistas de humor y aventuras de temática variada.

El Puma, para Ed. Marco, personaje creado por Boixcar

Para editorial Marco, y en la revista Rintintin, Osete dibujó 40 cuadernos de la serie Simba Kan

El Aventurero del Espacio, pàra Ed. Marco

El planeta Kustro

Bob-Ayna y Pat Acón, colabora con "La risa infantil" de editorial Marco

Nicrostato Mochales, también para "La Risa"

Sing Chandar de 1956, para La Risa

Plantea Kustro, original

Para editorial Ferma dibuja la colección "El poder invisible"




Durante todos estos años, como tantos otros autores, realizaba infinidad de trabajos para las editoriales del momento: Hispano Americana con "Sugar, agente secreto" o "Tim, siete tiros"; Ferma con "La Sombra Justiciera", "El Poder Invisible" o "Davy Crockett"; Ricart con "Martín Vega de la BIC"; etc.




Varios originales de Simba Kan


Kid Martin, 1946, para Editorial Fantasio

La Patrulla del Espacio, colección Gigante de editorial Marco

Red Dixon para Ed. Fantasio



Red Dixon para Ed. Marco

Rock Robot, Ed. Marco

Colabora con la revista Hipo, Monito y Fifi, con algunas portadas y varias páginas de humor
Origen Desconocido



Tras varios intentos de la Editorial Bruguera para incluirlo en su equipo, poco fructíferos ya que no le interesaba al autor por el excesivo trabajo que manejaba, a principios de los 1960 decide aceptar y, tras poco más de un año de realizar diversos trabajos de poca importancia, le asignan la creación de las aventuras de "El Capitán Trueno".
Cuando empecé a colaborar con Bruguera en 1962 me dieron casi enseguida el personaje de Trueno. Yo había tenido una experiencia anterior con el dibujo de Ambrós, pero ahora me tocó alternar con Pardo en el cuadernillo y con una legión de dibujantes en la Revista, para la que hice numerosísimas portadas. Iba cogiendo el estilo de los dibujantes a los que pasaba la tinta, matizándolo con el mío propio. Luego estaban las láminas que nos daban para recortar, que eran de Ambrós en la Revista y de Pardo en el cuadernillo. Todo ello vino porque esos dibujantes eran lentos y no podían entregar a tiempo. Al final nos dejaron que lo hiciéramos a nuestra manera, pero eso fue ya cuando faltaba poco para acabar la colección. Para las portadas, que hacía de cuatro en cuatro, iba al estudio, escogía la escena que más me gustaba de lo que había hecho Carrión, Fuentes Man o Torregrosa, trazaba un boceto rápido y me lo llevaba a casa para terminarlo. Era la tarea en la que más disfrutaba.
Del Trueno recuerdo con cariño a personajes como Kima, la reina de las Amazonas, que perseguía amorosamente a Goliath, y también a Nicasio, aquel burro que iba sobre un trineo, porque ambos eran muy cómicos. Siempre me ha gustado el dibujo de humor porque, sinceramente, creo que me sale mejor.”

Portada para El Capitán Trueno

Portada para El Jabato




Varias portadas para cuadrenillos de Historietas de El Capitán Trueno (que eran lo que ahora llamamos Cómic Books)


A partir de aquí, su obra se multiplica con infinidad de personajes y series como "Víctor, Héroe del espacio", "Comandos de África", "El Jabato", etc. En 1975 se integra en el equipo de Chimpas ya a sueldo, y también dibuja personajes humorísticos propios.
Su labor dentro del campo del humor, se publicó además en varias revistas, como: LA RISA (Ed. Marco), y ya en Bruguera en PULGARCITO, DDT, SACARINO, etc., con personajes al estilo de SIDI OMAR y COLÁS (1952); EL SHERIFF PACO, TITO SANDUNGA y NARIZÁN (1954); BARTOLO (1957); PACO BRUTO (1958); LEONARDO PÍ (1969); DURAND Y DUPONT (1973); YUSUF (1980), y muchos otros creados, o seguidos por él, al dejarlos otros autores, como es el caso de: NICROSTATO MOCHALES, (1954).
Algunos de sus trabajos se publican dentro de la serie HEROES para la cual crea  LA CARRETA FANTASMA, EL RAPTO DE FURIA y EL ARMA SECRETA (1963). También dibuja guiones que después de publicarse originalmente en revistas de humor pasan a integrar la colección JOYAS LITERARIAS JUVENILES, como: QUO VADIS (1971) y EL FARO DEL FIN DEL MUNDO (1973).
Tras el cierre de Bruguera en 1986 dejó de dibujar tajantemente, así que se jubiló en condiciones.



Varias ilustraciones para fábulas en la revista Pulgarcito, 7ª Época (La del Pulgarcito de Jan)

Anatolio Catador, en Pulgarcito (la de toda la vida)


Durand y Dupont, dos gendarmes en DDT

Nicanor Rasquete en Din Dan


Otro ejemplo de Durand y Dupont


Esto ya es para Guay
Nacido en Los Cantareros, pedanía de Totana, Murcia, en 1921, Martínez Osete falleció en Barcelona en el 2002.
Entre sus series más pintorescas estuvieron aventuras de Superman, sobre guión de Víctor Mora, prohibidas en España y distribuidas por Latinoamérica.
Brindemos por Mart-Os, el dibujante que se convirtió en chimpa y siguió haciendo lo que le daba la gana. Esa es una de las definiciones de Artista!





3 comentarios:

  1. Una particularidad que siempre me llamó la atención de este CHIMPA POR ANTONOMASIA era lo de los personajes que hablan con la boca cerrada.
    Lo que no entiendo es por qué en sus personajes propios (v.g. Durand & Dupont) también intentaba pseudoimitar el estilo de Ibáñez con lamentables resultados.
    En cuanto a los filemones corregidos por Sagasty, imagino que se identifican meramente por el estilo, ¿no?, que no están documentados como tales.
    Y para finalizar, ¿recuerdas, muxhaxho, esa historieta en que no sé por qué motivo (algún invento del Bacterio) Mortadelo se multiplicaba y aparecían viñetas llenas de mortadelos? Menos mal que no sucedió con Filemón... Me gustaría recuperar esa historieta, por muy chímpica que fuese. Aparecía en el (creo) primer Olé de Mortadelo que tuve en mi tierna infancia (de ochentaypico páginas), en donde si no recuerdo mal la historieta larga era Los Mercenarios.

    ResponderEliminar
  2. Inexplicable lo de la pseudoimitación, ya que EL CHIMPA sabía dibujar estilo cómico con estilo propio como se ve en los ejemplos (a mi no me gustan, de todas formas). La verdad es que en Bruguera tendían a que la gente dibujara con el estilo del dibujante estrella, y entonces está claro que era Ibáñez, y Osete no era Raf ni Vázquez, por lo que supongo que si quería hacer algo propio, le obligaban a hacerlo en estilo chímpico, por si colaba. Los Filemones de Sagasty se reconocen por el estilo, si, no hay más que compararlos con las portadas de los Super Humor que hacía, y con los Filemones oséticos espantosos. De todas formas lo dice Antoni Balcells en un entrevista que le hacen en "Corra jefe, corra", creo, y yo no he hecho más que corroborarlo.
    Respecto a la historieta chímpica de los Mortadelos multiplicados la recuerdo perfectamente, pero no la tengo aún "archivada" ni localizada. Ten por seguro que lo apunto para cuando aparezca. El Olé! de los Mercenarios que tengo actualmente lo compré en BCN, en la Estació de Sants (ya es un ritual, pero es de los raquíticos actuales, y omiten chimpismos...por lo general.

    ResponderEliminar
  3. Muxhaxho, tu historieta está servida.

    ResponderEliminar