lunes, 9 de septiembre de 2013

Madrid 2020 se celebrará en Tokio (Parece plagio, pero es que se me han adelantado)


Me parto

Hasta ahora me he inhibido, pero ya está bien. En algún momento volverán a aparecer los tebeos por aquí, y las películas y esas cosas de El Miajilla, pero es que me ha dado el prurito de hacer saber que El Miajilla no está muerto, sino que hiberna muxho, aunque sea en verano (y primavera, y otoño…).
Me he pasado las últimas semanas haciendo oídos sordos, porque vivo en el país que vivo. Bastantes problemas gordos hay, bastante gentuza que se lo está llevado crudo mientas otros lo tienen (tenemos) francamente crudo. Esto de francamente es de franqueza, nada que ver con aquel que lo dejó todo atado y bien atado,  a fe que así es. 

Antes, cuando muchos iban a irse de vacaciones, y el caso Bárcenas, del cual no hay que olvidarse por mucho que lo intenten, que no valga eso de que se diluya como el humo de los puros de Rajoy dando vivas al vino, al susodicho “no le quedó más remedio” que comparecer en el Congreso para dar explicaciones, y lo que hizo fue lo siguiente:
-A ver, Pepito, ¿Cómo es que has suspendido las mates y encima te han pillado copiando?
-Lo de copiar me lo enseñó Jaimito y no pude evitarlo, por las malas influencias recibidas, y o de las mates está mal, lo sé, me he equivocado, pero tengo la máxima puntación en el Halo Wars, les metimos 4 goles a los de 4º B y las expectativas de aprobar Lengua son mejores que nunca.
-Bueno, por lo menos has dicho mates.
-Sí. Si no lo había dicho hasta ahora era para evitar el tema, a ver si se pasaba, pero viendo que no se pasaba, decidí seguir sin mencionarlas y publicitando mis buenos resultados en el GTA y el FIFA 2013. Sabía que cuando me preguntaras en serio toda tu atención iba a ir hacia las buenas noticias y que la mención de la palabra prohibida, “mates”, iba a desbancar la falta de discurso del resto de mi justificación.
-Pero vamos a ver, Pepito, ¿Tú te crees que soy idiota? Que has suspendido las mates y encima te han pillado copiando, que el resto de lo que dices no importa nada y encima es mentira, ¿Es que te crees que soy español, o qué?

Así que Pepito, temiéndose que el asunto no se diluyera como era su intención, y que la falta de noticias en el verano hiciera que se abundara mas sobre ese tema, decidió recuperar un viejo tema que sabía que uniría a los españoles casi tanto como la roja, y valiéndose de un amiguete bocazas, que en su estreno en la UE dijo ya lo de Gibraltar Español, puso el grito en el cielo porque los llanitos, que son pocos y pequeños pero muy ricos, muy prepotentes y con un papá muy fuerte, habían arrojado unos bloques de hormigón al agua, algo que según el bocazas atentaba contra el medio ambiente sin que hasta ahora se haya oído ninguna voz autorizada que lo corrobore, ni siquiera proveniente de los ecologistas más pejigueras, sino que encima hemos descubierto que es práctica común y dicen que buena para el mencionado medio ambiente. Así que no hay que ser muy listo para darse cuenta de que toda la rabieta por todos los lados no es más que una cortina de humo. Y eso que, a falta de noticias, tampoco han dado mucho bombo al zurriagazo que se pegó con una moto que no había pasado la ITV cierta elementa que, entre otras cosas, tiene un botón mediante el cual puede enviar a los antidisturbios a pegar palos dentro de la estación de Atocha (ver más adelante).

Pero eso ya queda atrás, así que vamos a la actualidad. Y es que el aparato propagandístico volvió a ponerse en marcha en un tema que es de los pocos que da alegría a los españoles, por mucho que a mí ni me vaya ni me venga: los deportes. En este caso, la ocasión de poder organizar el más importante acontecimiento deportivo, ese que se da cada 4 años, período que se conoce en ese ámbito como Olimpiada, y que al término de la misma da lugar a los Juegos Olímpicos, en los que unos cuantos tipos y tipas cachas y en buena forma, auspiciados por multinacionales y arropados en trapos de colores que reciben el nombre de banderas y el fervor de mucha gente que vive en el mismo pueblo del que son los tipos y tipas cachas y en buena forma. Esto da mucho dinero, o eso dicen los que se quedan con el mismo tras habérselo sacado a los fervorosos paisanos de los competidores. 

Hasta hace dos días, como quien dice, (casi) todo el mundo (en España, en el resto del mundo, no) estaba convencido de que los JJOO correspondientes al 2020 los iba a organizar Madrid y que iban a ser buenos para la economía, la creación de puestos de trabajo y la salida de la crisis, y que Madrid se los llevaba de calle porque era la favorita, que lo decía todo el mundo (fuera de España, nos decían, también, pero era una mentira piadosa), y que como los españoles somos un pueblo simpático y saleroso que cae bien doquiera que va (eso ya no sé quien lo decía, pero la gente se lo cree), era cosa hecha. Convencieron, dicen, a un 91% de la población española. (Lo dicen las encuestas, no sé si las mismas que dan ganador al PSOE si se celebraran hoy las elecciones, siguiendo un baremo, o las que vuelven a dar ganador al PP en las mismas circunstancias, pero siguiendo otro baremo. Perder, perdemos el resto).  Lo malo para los propagandistas es que no convencieron a nadie más. Fuera de España ese aparato propagandístico no sirve. Es lo que tiene ser extranjero para los demás.

Cuando las manifestaciones duramente reprimidas por la policía contra el gobierno en distintas ciudades de España (ver más adetrás) , incluida la (im)posible organizadora de esos JJOO y su fantástica red de transporte público (a fuerza de repetirlo, ellos mismos se lo acaban creyendo) al que también accedieron los policías a seguir dando palos indiscriminadamente (¿Os acordáis? Pues no lo olvidéis, que cuentan con ello, con el olvido), pensé que la mejor manera de enterarse de lo que realmente estaba ocurriendo era mirando los medios de comunicación foráneos, los que no tienen intereses en accionariado o politiqueos de aquí. Esos no te van a decir que los manifestantes eran una panda de indeseables antisistema, o que los policías eran unos perros a sueldo del politicastro/a de turno. Te dicen, más o menos, las cosas desde una óptica más neutra, porque ni les va ni les viene lo que pase en panderetalandia; te dan información. Pero no porque sean de fuera, sino porque no son de aquí. Mi consejo para con los habitantes de fuera si les pasa lo mismo, es que se informen mediante medios de fuera de su fuera.

Entonces, si engañaron al 91% de la población con esta cosa tan poco importante como son los JJOO, poco importante porque los que realmente sacan beneficio, si los hay, son otros, son unos particulares que patrocinan, un COI que se lleva los derechos, y que acaban ganando aunque no haya beneficios en la organización de este acto, que no los hay desde Barcelona 92, y si no, que se lo pregunten atenienses, pekineses y londinenses, por mencionar los más recientes. Si engañaron a tan alto porcentaje ¿Qué no van a lograr sobre otras cosas a fuerza de machacar sobre lo mismo? La mentira mejor urdida, aquella que hasta el mentiroso que la dice se la cree, por lo que engaña al polígrafo, ya que el mentiroso se engaña a sí mismo, por lo que acaba engañando a los demás.
Así que el 91% estaba convencido de “que iban a ganar”. El 9% restante no es que no estuviera convencido, sino que se lo temían. Y pasó lo que pasó. Que España quedó la última de tres. No está mal; medalla de bronce.

No voy a abundar en los que decían que era una oportunidad de desarrollo y crecimiento ni en los que argumentan que la economía española no está para esos trotes. La economía española nunca ha estado para ningún trote, pero con esto, las posibilidades de ensobrarse (variación del verbo que se utilizaba antaño, embolsarse) beneficios se han esfumado para aquellos pocos que siempre salen ganando, porque ni tu ni yo íbamos a ganar nada.  Por eso se apela a nuestro sentimiento patriótico o lo que sea que tengas tú, que yo no voy a decir que es lo que tengo, aparte de un soberbio dolor de cabeza. Como con lo de Gibraltar. Con esto anda coleando una rendición que desembocó en el tratado de paz de Utrecht, así que tan mal no le ha ido a este país por haber perdido esta vez. Más se perdió en Cuba, que fue la puntilla de lo que se perdió… para los mismos que entonces se ensobraban sus pingües beneficios. Pero no padezcáis por ellos, porque siempre salen adelante, mucho más adelante que nosotros.

Tampoco voy a insistir en lo de la relaxing cup of café con leche; tan sólo, aunque no hace falta que lo haga, recomendar a los hosteleros de la nombrada plaza que pongan en sus cartas y en sus pizarras anuncantes de menús lo de la relaxing cup of café con leche, que van a hacer su agosto en septiembre. No hace falta porque seguro que a estas alturas alguno lo habrá hecho, y si no allí, seguro que en la provincia de Cádiz ya hay alguna. Tan sólo decir a ese respecto que intenté reproducir el bochornoso vídeo en You Tube y al rato pasé un antivirus, por si acaso la película que estaba descargando alegalmente se convertía en una de Manolo Morán, que son más rancias que las de Paco Martínez Soria, por poco malo que tenga uno que decir de tan egregios actores, pero es para entendernos… daba la impresión de estar asistiendo a la presentación de una obra de teatro de preescolar por parte de una directora interina de parvulario bilingüe del que todos los padres desmatricularían despavoridos a sus vástagos. Permitidme un aparte a el Muxhaxho, pero Candelas era Sir Lawrence Olivier al lado de la despeinada. Supongo que serían los buenos aires… Con lo sencillo que es hablar español para los españoles, aunque sean políticos y mientan más que hablan. Con lo bien que les viene el trabajo a los traductores simultáneos, que para eso han estudiado… pero no, se empeñan en hablar en un remedo grotesco del idioma de los habitantes de Albión. Claro, que algún político hubo que se empeñó en hablar en español y le salió con acento tejano… y eso que era de Valladolid. Aunque también está el de los bonsái everyday, que cuando le preguntaron algo para que lo respondiera en inglés, replicó que sólo hablaba español, y también quedó mal, que no estamos contentos con nada, leches.
Entonces, ¿Por qué escribo esto? No lo sé. Realmente para decir que el Miajilla, ese de los tebeos, está aún vivo, y que en cuanto se resuelvan algunos asuntos de índole técnica, volverá. Diría que con más ímpetu que nunca, pero eso seguramente sería mentira, y yo no soy político para andar diciendo esas cosas falsas, lo que queda demostrado con el innegable hecho de que soy pobre.

Pero me ha llenado, una vez más, de indignación, leer y escuchar algunas cosas a causa de la tontuna esta de los JJOO. Que la única diferencia en nuestro día a día en caso de haber sido elegida Madrid hubiera sido… ¿La misma que cuando Barcelona? ¿Recordáis como cambiaron vuestras vidas desde entonces? Pues lo mismo. O quizás peor, porque a los de entonces, que al menos hablaban inglés todos (Pujol, Serra, Maragall, Gonzállll… ah, éste no. El resto sí, y además eran bilingües) les salieron bien las cosas, pero no había crisis. No HABÍA, pero tras los Juegos la hubo. ¿Casualidad?

Tras la elección de Tokio, algún panfleto de tirada nacional habla de tongo. Qué mal perder. ¿Pero qué quieren? Si alguno dice que se alegra, le acusan de anti español. De hecho, en algún medio que se hace eco de las deficiencias del proyecto, de la presentación y del resultado le dicen que es estúpido alegrase de ser derrotado uno mismo, que no merece ser español y que ni siquiera debería escribir en español, sino utilizar otro idioma como el catalán o el euskera. Así no nos van a dar ni las buenas noches. Siempre me ha parecido absurdo ese comportamiento aprendido de nuestros antepasados criados durante el franquismo según el cual se desprecia a los vascos y catalanes, pero no se les permite ni dejar de ser españoles ni serlo. Como el perro del hortelano, vamos.
¿Y yo? ¿Me alegro? Pues por un lado sí. Así, el dinero que había presupuestado se puede destinar a aquellas áreas en las que se ha recortado, como Sanidad o Educación… 


En cuanto dejemos de reírnos, sigo. 


Y viene la peor parte. Durante unos escasos segundos no me alegré, sino que me pesó. Una parte de mí, no más grande que un protón, pero existente, hubiera querido que Madrid hubiera “ganado”, por la posibilidad más que nimia de que hubiera servido para algo, que hubiera mitigado la crisis, que… Efectivamente… A fuerza de repetirlo, mi subconsciente también acabó convencido de todas las patrañas contadas. No soy inmune al aparato propagandístico de los 40 ladrones; nadie lo es, por lo que tenemos que estar alerta. Y no olvidar cuando haya que acordarse, y que se enteren.

...y me troncho.

miércoles, 20 de marzo de 2013

viernes, 15 de marzo de 2013

Hastiadamente irreflexivo

Seré breve;

Y no quiero oír risas.

Tras la sentencia de Bruselas sobre la ley hipotecaria española, el gobierno ha comenzado a titubear sobre lo que harán, mirando de reojo a Europa y a la Banca, pillados en medio, por lo que no se cuece nada bueno. Este hatajo de serviles sabandijas no están a nuestro servicio; sirven a todo aquel que no les eligió, pero que manipulándonos a todos, sobre todo a aquellos que les votaron, les pusieron. Saben que cuando se acabe su tiempo serán sustituidos por otros iguales, con políticas algo más “sociales”, para justificar algo su nombre, pero iguales, y que ya les volverá a tocar a ellos. Que los votantes tenemos demasiado miedo a lo que el tío Paco dejó atado y bien atado, y nos sometemos a ese ciclo, incapaces de aupar a alguien que quizás sea aún peor, me da igual, cualquiera de los dos partidos emergentes, o que se presente Chiquito de la Calzada, pero que al menos tendrá que demostrarlo, porque lo que es estas dos facciones políticas nauseabundas que se suceden en el poder ya lo han demostrado lo suficiente: no nos sirven. Son, utilizando el rico refranero español, el mismo perro con distinto collar, aunque cada vez que veo un perro algo intrínsecamente bueno y cada vez que veo a un político veo algo intrínsecamente vomitivo.

Ahora es la Banca, esa que se ha recapitalizado sin mover un dedo, a nuestra costa, nada más que para despedir a algunos directivos incapaces pagándoles indemnizaciones millonarias, que más que indemnizaciones parecían premios de los Euromillones, cuando lo que se tenía que haber hecho es multarles por la misma cantidad o más, esa que nos ha sacado los cuartos a los que pagamos siempre porque hemos vivido por encima de nuestras posibilidades, cuando han sido ellos los que han vivido por encima de NUESTRAS posibilidades para recapitalizarse, que tienen, junto con ese espantajo que tenemos como presidente del desgobierno, la desfachatez de proclamar que estamos saliendo de la crisis… que todo hay que decirlo, hablando claro, mienten como bellacos; ellos no están saliendo de la crisis porque jamás han estado en crisis, y nosotros no estamos saliendo de la crisis porque estamos atrapados en un efecto arenas movedizas desmoralizador… esos malnacidos, repugnantes plutócratas sinvergüenzas que lo mejor que podrían hacer es dedicarse a una variante de la jardinería en la que se cría una planta de hojas palmatilobuladas la familia Malvaceae, por decirlo de manera confusa para que no quede demasiado claro, mi irreprimible deseo para con esa caterva, que ahora parece que no están demasiado conformes con la sentencia del tribunal europeo sobre la ley hipotecaria y ya han lanzado un comunicado diciendo que cuidadín, que con la banca no se juega, y no les falta razón, porque ya sabemos que la banca gana, los muy…

Dedicaré estas líneas a contar hasta 5 millones, como el número de parados, no sea que escape de mi inocente serenidad un exabrupto que ocasione que pueda llegar a acabar con los huesos en la cárcel, pues lo que pienso en estos momentos es muy gordo e incluye puñales malayos, cuchillo y tenedor, dos piedras rugosas, no de río, palillos medio astillados, lejía, muchos litros de agua, mejor si es fecal, un rallador de queso roto, papel de lija, sogas, un pico y una pala, grilletes y cadenas, una batería de coche con sus cables y sus bornes, un par de toallas, un ventilador con un tornillo suelto, torniquetes y mordazas, tornillos herrumbrosos, cerillas, un sacacorchos, un calcetín usado durante cinco días sin lavar, un cepo de cazar osos y una trampa para ratones, alcohol de quemar, una casete de chistes de Lepe, tres bombillas rotas de las antiguas, guimbaletes, palancas y torniquetes de todos los tamaños , alicates y tenazas, sierras oxidadas y poco afiladas, un torno de dentista, plumas de ganso, ortigas, ácido clorhídrico, un disco de Raphael rallado, … todo esto aderezado por la más exultante creatividad destructiva y por la más desbordante imaginación a la hora de acordarme de todos sus familiares y la madre que los parió.

Mientras tanto, sigamos luchando separados en mil frentes cuando el enemigo es uno solo, con muchas caras, pero sólo uno, y lleva siglos tomándonos el pelo.

Qué asco más grande.

jueves, 7 de marzo de 2013

Fallece Didier Comès, un minuto de Silencio.



Conocí la obra de Didier Comès leyendo un capítulo suelto de La Belette, que por aquel entonces, finales de los años 80, estaba siendo serializada en la revista CIMOC. Me llamó la atención enseguida esa mezcla de negros y blancos, de sombra y luz, en la que predominaba la sombra, pero no al estilo de Milton Caniff, Alex Toth o Hugo Pratt, en la que el negro y el blanco se combinan para definir volúmenes, para marcar las distintas iluminaciones que necesita una historia desde el punto de vista del narrador, o para conferir determinado dramatismo. A este dibujante recién descubierto en lo que a mí se refería  le notaba influencias del por mí mitificado Hugo Pratt, pero a la función dramatizadora de la iluminación, utilizando el término drama no sólo en su significado…dramático, sino en toda su extensión, y la definición de volúmenes, se le sumaba una función delimitadora de mundos, de creación de una atmósfera opresiva y mágica, o la atmósfera que al artista le diera la gana crear. Pero claro, sólo había tenido ante mí ocho páginas. No eran suficientes para hacerme una idea, pero sí bastaron para interesarme. Así que, cuando tiempo después Norma Editorial publicó en su colección BN la historia completa no pude por menos que comprarla.

Y caí rendido.



Cuando poco más tarde me regalaron Silencio, con una curiosa historia de por medio, mi rendición fue incondicional. Por cierto, que la historia de este regalo es así de curiosa a la par que vulgar; la persona que me lo regaló lo encontró en la basura, en un tiempo en que todavía no se estilaba la separación de residuos. Aún así no estaba tirado, sino que parecía depositado, abandonado pero no de cualquier manera, y lo recogió, pensando que conocía a alguien al que le gustaban los tebeos, y ese estaba impecable, aunque la historia de por qué iba a llegar a mis manos era tan mísera... Lo que no sabía al regalarme aquel tesoro rescatado de la basura era que en aquellos momentos el tebeo estaba descatalogado y era inencontrable. Tened en cuenta que estamos hablando de los años del pseudo-boom de los tebeos, perdón, del cómic de autor, en España, de la burbuja tebeíl que acabó, como ocurre con todas las burbujas, desapareciendo tras un triste “pop”. Se imprimían muy pocos ejemplares, pues por mucho boom que hubiera, los aficionados éramos y somos muy pocos, y aquel álbum en concreto estaba ya totalmente vendido desde hacía tiempo en los lugares a los que con mis pobres recursos podía acudir en Madrid. Internet era un sueño que estaba aún en desarrollo con el raro nombre de ARPANET, por lo que la búsqueda por ese medio era cosa de ciencia ficción. En lugares de venta de cómics de segunda mano tampoco había asomo de ese ejemplar, lo que no me extrañaba, pues nadie en su sano juicio hubiera elegido ese cómic para venderlo… y fíjate en la paradoja, dónde fue conseguido entonces… Me invadió una mezcla de dicha e indignación; Indignación como cada vez que veo algo hermoso desechado y despreciado, y dicha por haber logrado conseguir, aunque de manera tan poco ortodoxa, aquel tebeo.
Lo curioso del caso de mi fiebre y apasionamiento por la obra de Comès es que su dibujo no me resultaba especialmente atractivo. Sus figuras estilizadas me parecían estáticas e inexpresivas;  pero era la historia, la magia creada con el claroscuro, el tempo de la narración, lento pero inexorable, lo que les dotaba de un movimiento especial, y de una expresividad que se translucía en las miradas de esos ojos rasgados, en los diálogos, en la tensión dramática…





Didier Comès nació como Dieter Hermann Comès el 11 de diciembre de 1942 en Sourbrodt,  un pequeño pueblo en Bélgica, cerca de la frontera alemana, en plena guerra mundial, con la ciudad ocupada por el ejército alemán, así que se bautizó como Dieter Hermann  al pequeño Comès en su nacimiento. Su nombre volvió a ser afrancesado tras la Liberación, aunque su padre hablaba alemán y su madre francés. Esto ocasionó que se describiera a sí mismo como "un bastardo de dos culturas"; en esta encrucijada  se originan las peculiares  características de su imaginario. Al respecto dijo:
No existe una sola Valonia ni diferentes idiomas. Solo la búsqueda de la identidad es común, y el compromiso con la tierra, las raíces y los valores del pasado. Y también la terquedad y la independencia, consustancial a todas las minorías. De pequeño se me alimentó con leyendas alemanas, inquietantes y pobladas de enanos y brujas, muy semejantes a algunos cuentos bretones. Valonia sigue siendo muy celta, una tierra de brumas y misterios.
Después de asistir a una escuela de formación profesional en Malmedy, Didier aprende diseño industrial en una fábrica de maquinaria textil de Verviers. Al mismo tiempo, hizo algunos cómics como aficionado hasta que comenzó a profesionalizarse sobre 1969, con historias cortas publicadas por Pilote y Journal de Spirou. Su primera historieta larga, El Dios viviente, será la primera parte de la serie Ergün el errante para Pilote, una historia fantástica a color narrada alrededor de la muerte y la mitología en la que la composición casi cinematográfica de las imágenes predomina sobre la historia. La serie, no obstante, fue cancelada, pero fue retomada en (À Suivre) titulándose Le Maître des Ténèbres en 1980, y continuada por Patrick Deubelbeiss y Benoît Peeters desde 1987.






 En 1976 y 1977, inspirado por Hugo Pratt, creó La Sombra del cuervo, una oscura historia surrealista sobre la Primera Guerra Mundial publicada en la edición belga de la revista Tintín, publicada a color, y editada en España por Totem y Nueva Frontera.


En 1979, la revista (À suivre), de Casterman, publicó mensualmente Silencio, historia con la que Comès abandona el uso del color para dedicarse en exclusiva al blanco y negro. El éxito del álbum, lanzado en 1980 y  premio al mejor álbum en el Festival de la Bande Dessinée d'Angoulême de 1981 consagraría a Comès, con la desgarradora historia de un niño sordomudo en las Ardenas después de la Segunda Guerra Mundial. Todos estos elementos son temas recurrentes: la guerra, la mitología, las relaciones conflictivas, la brujería, los animales y la muerte, a menudo situados en las Ardenas. Sus personajes casi siempre están atormentados o tienen problemas psicológicos y están rodeados por una naturaleza en comunión con la magia y poblada de seres fantásticos, como los bosques de los cuentos de hadas.
Su trabajo posterior, siempre con (À suivre) y Casterman fue invariablemente en forma de largas novelas gráficas en blanco y negro, abundando en temas cargados de magia y mitología, desarrollando su maestría en el blanco y negro y la narración con La Belette, Eva, El árbol Corazón, Iris, La casa donde sueñan los árboles o Las Lágrimas del tigre, todas ellas publicadas en España por Norma. Su última obra data de 2006; es  La última partida, con la II Guerra Mundial como telón de fondo, y una vez más ambientada en Las Ardenas, repitiendo el recurso de los cuervos parlantes de La Sombra del cuervo, con un personaje inocente en abierto contraste con sus aguerridos compañeros veteranos dentro de una trinchera, acompañado de fantasiosos secundarios nacidos de su imaginación con los que juega una partida de cartas, todo ello para conformar un alegato contra la guerra y una reflexión sobre la muerte como la igualadora final de las clases.












El dibujante y escritor belga Didier Comès falleció el 7 de marzo de 2013 de aquejado de neumonía, a los 70 años de edad. 

miércoles, 6 de marzo de 2013

Reflexiones Cansinamente Miajillísticas

Se supone que este es un blojjj que hablaba de tebeos y películas principalmente, y en algún momento volverá a serlo, pues algún “articulillo” hay en el horno, pero de momento tengo la imperiosa necesidad de seguir reflexionando miajillísticamente, si bien trataré que estas reflexiones no sean tan abrumadoramente extensas por evitar comenzar a parecerme a Don Pelmazo, ese personaje incombustiblemente cansino de Raf que comenzó siendo Don Pelmazo Bla-bla-bla y las mil latas que da, que compartía con el Abuelo Cebolleta su verborrea pero al que superaba en temática de sus peroratas, pues Don Pelmazo discursaba sobre multitud de temas y el venerable y gotoso patriarca Cebolleta conferenciaba sobre multitud de batallas de la antigüedad en las que había participado. Discursos plúmbeos contra batallitas cargantes. ¿Lo conseguiré? Lo dudo mucho, leamos para ver si es cierto. Se admiten apuestas siempre y cuando no se hagan a costa de deslizarse página abajo. (Yo lo acabo de hacer y ya os digo que no, no lo he logrado. Avisados quedáis.)

Recibía la semana pasada en uno de esos correos que se reciben en la empresa, pero que no son de empresa, un manifiesto contra 3 actrices y un actor, a una de las cuales había defendido en parte en otra reflexión miajillística hace dos semanas, con motivo de la entrega de los Goya y las reivindicaciones que algunos optaron por mencionar aprovechando la plataforma y difusión que se les ofrecía y su condición de figuras públicas. En ese correo  se aireaban sus posesiones y particularidades económicas en contraposición con lo reivindicado, reivindicación que en la mayoría de los casos trataba de la precariedad por la que estos reivindicadores no se ven afectados. Así que se les calificaba de hipócritas; no pude por menos que suspirar y mover la cabeza con pesadumbre. 

Cualquier reflexión o idea que escriba caerá en saco roto, pensé con tremendismo, porque el enemigo también tiene armas y muchos más medios, y son capaces de simular, para dar más credibilidad a lo que dicen, que no son el gobierno, sino parte del pueblo, y de esa manera ganan credibilidad en los mensajes lanzados anónimamente. O son esa parte irreductible del pueblo, muy extensa y mayoritaria, no lo neguemos, que por convicción propia o por lavado de cerebro impecablemente realizado, ríase usted de cualquier detergente que lave más blanco, siguen creyendo que los que saben lo que hay que hacer están al cargo. Y no les falta razón; al cargo están los que saben lo que hay que hacer… para estar al cargo. Hace ya tiempo que se repartió el pastel, y lo que se han quedado al cargo nos muestran que hicieron concesiones para pactar y llegar a un consenso en una transición que se ha vendido como ejemplar;  algunos no quisieron pasar por ello, bien por querer revancha de tanto tiempo desterrados, por querer llevar a cabo sus ideales comunistas, por querer que todo siguiera igual y seguir siendo bastión del nacionalcatolicismo o unidad de destino en lo universal, de un lado u otro no hubo manera de apearles de los que, apreciémoslos más o menos, o nada, eran sus ideales. Y ahora estos no están, pues si unos quisieron seguir fieles a su manera de pensar y de ver las cosas, otros traicionaron sus ideales y tragaron, pero lo que tragaban se les antojó dulce ya que como decía, se repartía un pastel. 

Esos y sus herederos (o usurpadores, que de todo hay, y en política se siguen fielmente los postulados de El Príncipe de Maquiavelo aunque jamás se haya leído) permanecen, y como todo salió bien y fue tan bonito, incluida la resolución y firmeza hacia los que atentaron contra la novísima democracia, que quien sabe si también fue un truco publicitario en que se utilizaron a elementos que comulgaban con lo que se simbolizaba en una teórica pantomima que estaba siendo representada para reafirmar a los comensales del pastel y a la figura monárquica que hasta hacía poco tiempo muchos apodaban como “el breve”. ¿Es esto otra teoría de la conspiración? Ni lo sé ni me importa de momento, ocurriera lo que ocurriera, aunque hubiera maniobras o la mejor de las voluntades, manejos o desarrollo natural de las empeños populares, ocurriera lo que ocurriera, de todas aquellas lluvias y de chubascos y tormentas posteriores, vinieron estos lodos. Más que nada porque aunque hago referencia a la transición, no es más de una continuación de lo ocurrido a lo largo de toda la historia, sólo que hubo un paréntesis de 40 años en el que se  sumaron otros comensales.

Así que a veces te encuentras con opiniones tan rápidamente construidas que no te queda más remedio que pensar que están prefabricadas, que está todo preparado para dar una contundente respuesta que cale en las absorbentes y adoctrinadas mentes de los ciudadanos. Y llego a sospechar que muchas son consignas del poder establecido difundidas por medios no oficiales, haciendo que parezca que hay ciudadanos que piensan así motu proprio, lo que nos lleva a la incongruencia que no es tal, pues recibimos tanta desinformación por todos los lados que informarse cuesta un riñón y llega a ser imposible, del obrero que es de derechas o del rico que es de izquierdas, como esos actores denostados.
Me parecía sospechoso aquel correo porque atacaba a los Bardem, una constante por otro lado de cierto sector de la sociedad, madre e hijo, y por asociación a la esposa u nuera, porque nacieron al heredero bardemcito  en una clínica privada en los USA esos, en lugar de usar la sanidad española que reivindicaban los bardemes, y que se habían gastado una pasta gansa en cerrar toda una planta de aquel hospital para ellos solitos. Y proseguía atacando a la actriz Candela Peña por hablar del hospital (este sí, público y en España)en el que había fallecido su padre en malas condiciones, y comenzar, en el mismo correo en que se criticaba a los Bardem, a acusarla de protestar ahora que está en el gobierno el pp y no el psoe, y no mencionar que el hospital en que su padre falleció era catalán, ya que las competencias en sanidad las tienen las comunidades autónomas, y las de ese hospital en concreto los separatistas de ciu (o las del tripartito de hace dos años, que fue cuando acaeció el triste desenlace, aunque no llevo la cuenta).

Insisto, antes de seguir, que el uso de minúsculas en determinados casos en que se deberían usar mayúsculas por mor de la corrección ortográfica, es totalmente deliberado.

Si no habéis advertido lo tendencioso del mensaje, se utiliza la sanidad de los que son capaces de pagar, pues los Bardem-Cruz son harto conocidos a nivel internacional y ganan su dinero por participar en producciones norteamericanas y alguna española, habiendo sido galardonados ambos con sendos OscarTM, con la de los que no son capaces de pagar más, y mucho menos tanto. El hecho de cerrar una planta obedecería, creo,  a la popularidad de la pareja que pretendía preservar la intimidad a la que creen tener derecho en contra de lo que opinan los redactores de revistas del corazón, y que además porque  podían permitirse pagarlo, aparte de que el hospital es privado y sito en los USA esos. Y por otro lado, cuando la que reivindica la sanidad está a la altura del resto de nosotros en cuanto a posibles (o imposibles) monetarios, se la tacha de tendenciosa y de sociata catalana separatista; aquí hay términos que no acaban de casar bien y sólo uno que bajo ningún concepto aceptaría en ningún contexto como difamatorio. Pues la mujer nació en Gavá, en Barcelona, el Baix Llobregat, así que catalana es, cosa nada mala sino todo lo contrario. Lo de separatista no es ni bueno ni malo, sino una opción y hoy por hoy ni siquiera sabemos si es la suya, aunque si lo fuera, si fuera esa opción parte de su manera de pensar, pues cada uno tiene la suya, sea motu proprio o… ah, esto ya lo había dicho antes. A quien no le guste que haya quien piense que siente que su tierra debiera ser y estar de otra manera, que se aguante, que seguro que a mí no me gusta que no le guste,  y me aguanto, y no soy catalán sino nacido en Madrit y residente a la par que oriundo de la abulense Tierra de Pinares (de pinedes, que dirían mis amigos de allá).

Que una persona particular piense lo que quiera no me va a dar ni quitar de comer ni me va a sacar de pobre, a no ser que esa persona particular sea millonaria o propietaria de un restaurante y decida practicar la filantropía conmigo. Candela Peña no es rica, al menos que sepamos, quien sabe si no está barcenasizando su dinero también, sino que forma parte de la serie de actores de calidad de este país de estepaisanos que trabaja de vez en cuando, lo hace bien, pero no está lo suficientemente cotizada como para estar forrada ni ha trabajado por sueldos de los de los Bardem, porque os recuerdo que para tener mansiones en Miami hay que haber vendido muchos discos si eres músico o haber participado en películas que se vean mucho si eres actor, y esas se hacen fuera. Por lo legal, digo. Todo lo que se pueda ganar realizando una actividad artística en España puede llegar a dar para vivir, eso sí, raras veces, pero no para ser rico si no se exporta. Pues eso. Lo curioso es que luego estas mismas personas que atacan de esta manera a los susodichos se pavonean orgullosos por el mundo, coreando aquellos de yo soy español si algún paisano gana algo, sea un Oscar (paradójico) o un campeonato del mundo. 

Contra lo que ganan los campeones del mundo de fútbol aún no he visto ninguna queja, y eso que entre ellos hay varios nascuts a Catalunya e incluso algún euskal herrian jaio zen. Que conste que hay que considerar dos cosas; la primera, que si ganan lo que ganan es porque producen ese dinero y más al que se lo paga, y la segunda, que la mayoría de ellos no ha expresado ninguna opinión fuera de su gueto dorado futbolístico a no ser las manidas frases que de pueden leer en las hemerotecas desde que se inventó el balompié, como sí han hecho los actores. Ellos sabrán… o a lo mejor no. Pero luego se quejarán si por todo lo que ganan y lo que les regalan por ganar tanto dejan que chavales de muy corta edad circulen a 260 km/h por la M30, si alguno algo menos joven conduce un coche de impresión escayolado u otro lleva a su descendencia de manera irregular. Salvo que este último, por grave que sea su falta, está imitando a miles de padres españoles de los 60 ó 70 que llevaban a sus vástagos así o peor, porque o no se había inventado tanta cacharrería que hace que en estos días, cuando alguien osa legar sus genes a la siguiente generación, tenga que dejar de conducir su pequeño utilitario para embarcarse, y va con todos los sentidos que queráis darle, en un automóvil de esos que se llaman monovolumen, debe ser que el volumen del mono es el del mismísimo King Kong, tan sólo para llevar todo lo que se requiere para la salvaguarda y comodidad del pequeño/a.

Lo que si pesa, o debería,  es lo que piensan muchas personas particulares, y si están todas de acuerdo y son muchas… pues depende. Más les valdría ponerse de acuerdo en el día más adecuado, que tal como están las cosas, aún está por llegar, aún nos quedan tres años al menos. Pero hay que ponerse de acuerdo. De nada sirve que una colectividad quiera algo si no se le deja expresarse mediante referéndum o cualquiera de las posibilidades que estén reconocidas en el dichoso marco legal en que se amparan los políticos cuando quieren denegar algo y que ensanchan dicho marco a su conveniencia, que para eso tienen las llaves que antes les dimos. Pero claro, está la Constitución, que es de 1978, y que conste que en otros países las hay más antiguas (y reformadas). Y en su Artículo 2, en el título preliminar, dice:
La Constitución se fundamenta en la indisoluble unidad de la Nación española, patria común e indivisible de todos los españoles, y reconoce y garantiza el derecho a la autonomía de las nacionalidades y regiones que la integran y la solidaridad entre todas ellas.

Lo que pasa es que ahora no estaba hablando del referéndum que estabais pensando, así que lo voy a dejar aquí, ya que estas líneas son el motivo del desencuentro, o el arma arrojadiza, pero voy a seguir con la Constitución:
Artículo 1.

1. España se constituye en un Estado social y democrático de Derecho, que propugna como valores superiores de su ordenamiento jurídico la libertad, la justicia, la igualdad y el pluralismo político.

Y voy a ser benévolo. Libertad se nos supone, no voy a entrar en otras disquisiciones porque si no, no acabo nunca. Pero sólo se nos supone; es una libertad controlada, un “vamos a dejarles que se manifiesten por esto que hemos sacado para distraerles de eso otro, que da igual, no les vamos a hacer caso porque en la calle hay pocos y lo reducimos con nuestras estimaciones para que se saque la media con las suyas, que seguimos teniendo la legitimidad de las urnas”, y “vemos a hacerles caso parcialmente en esto para que crean que han conseguido algo y no se produzca un estallido social serio cuando se den cuenta que tendrían que protestar por todo, que llevamos años preparando esto, no sea que se tuerza; retrocedamos dos metros y avancemos 2 kilómetros, que el neoliberalismo está por encima de todos esos pazguatos”. Como dije, mejor no entrar en esto de momento.

Justicia, a pesar de su proverbial lentitud, sus fallos que son fallos y fallos que son aciertos, ministros que ponen tarifas y otras consideraciones así como modificar leyes por si acaso les cae alguna, por lo de la independencia del poder judicial que los mismos políticos eligen en sus máximos órganos, en cuanto a que la Justicia no es lo mismo que lo que unos entendemos por justo y otros no, y por eso hay que establecer un arbitrio y un ordenamiento, vale, pasamos por ello. Hay justicia. No es Justicia, ni justa, pero justicia.

¿Igualdad? Al final de la vida de todos la hay, y en cien años, todos calvos, desde aquel que ayer estaba en la calle y hoy en una cloaca hasta Amancio Ortega. Mientras, permitidme declarar lo que pienso de esto de la igualdad utilizando una alegoría escatológica: UNA MIERDA hay igualdad. Esto lo tomaron del lema francés nacido tras aquella revolución que sirvió para derogar la monarquía, aunque poco después tuvieron un emperador (es lo que pasa con las repúblicas, que les puede salir un gallito y ponerse la corona o los laureles del César, de nombre Julio. Es lo que pasa con el maldito ser humano, que corrompe todo lo que toca), y ya se sabe lo que dijo el maestro Joaquín Lavado, más conocido como Quino, por boca de Mafalda: todos somos iguales, pero unos más iguales que otros.

Y lo de pluralismo político estaré de acuerdo en que permitido está, pero la mentalidad que nos ha sido inculcada mediante expresiones  absurdas  como voto útil, lo pernicioso del sistema de listas cerradas y un largo etcétera me hace pensar que lo del pluralismo es cierto, ya que en cuanto hay más de uno, el número es plural, aunque sea este solamente dos, excepto en las zonas con una identidad diferenciada, donde entran en juego agrupaciones nacionalistas que en su mayoría no son más que las mismas expresiones ideológicas respecto de la política, con la adición del tabú nacionalista. Tabú para unos, y causa de disensión para otros. Porque si perteneces a uno de los grandes partidos nacionales, no puedes ser nacionalista. Es eso que ha pasado este fin de semana con el psoe y el psc, que es la marca catalana de estos y cuya cabeza visible últimamente se está desmarcando de los dictados de Ferraz, y lo mismo le pasa al fiscal general de Catalunya. Sois libres de pensar lo que queráis, pero no lo digas en voz alta nunca, por si acaso. Ya llegará vuestro momento. O no.

No voy a entrar tampoco aquí. Tan sólo decir que, en un esfuerzo ímprobo por conocer los puntos de vista de distintas tendencias, accedí a determinado diario nacional cuya tendencia es opuesta a la mía, y la mía es contraria a la suya a la vez que opuesta. La cosa es que fue ver la portada y se me quitaron las ganas de seguir indagando; pero no por no poder soportar ideas opuestas o contrarias a las mías, sino por el panfletismo con que dichas ideas, disfrazadas de información, se presentaban: una rosa requemada rodeada con una especie de tirita que no recuerdo si era la bandera de España o la Senyera (recuerdo los colores, pero no retuve el número de barras, disculpad),  y menciones a funerales o al menos a comas profundos dirigidos con regodeo al psoe. Queda clara la tendencia de susodicho diario, más aún cuando lo abro, venciendo mis naturales reticencias y observo que en su especie de ranking en el que establecen figuras que suben o bajan en la consideración de la editorial, supongo, están subiendo, aparte de una reciente medallista dos de las figuras políticas más malmiradas en los últimos tiempos, la alcaldesa de Madrid y el ministro de hacienda y administraciones públicas.

Ese ministro, sosias de Gollum, que responde con niñerías y con insinuaciones a lo Gila haciendo de Sherlock Holmes y su alguien ha matado a alguien. Señor ministro, si alguien no paga los impuestos, sea actor o político de la oposición, y usted lo sabe, deje de insinuar y actúe, pero contra todo aquel que defraude, y déjense de amnistías y condonaciones a todo aquel que tiene tanto que declarar, que el ciudadano de a pie bien que paga religiosamente. O agnósticamente e incluso ateamente, pero paga, por más que le pese y le aseguro que cada vez le pesa más. Y dicho y hecho, los primeros en caer han sido los que tendrían que dar ejemplo, curiosamente, por otro lado, los que no reciben sobres del empresariado por razones obvias y que se financian mediante las aportaciones de sus afiliados, como deberían hacer todos, pero con las aportaciones importantes de las subvenciones de todos, como hacen ellos también. Que tengan menos dinero no es excusa para dejar de pagar como todos, aunque sea ateamente en el caso de IU, perdón, iu.

2. La soberanía nacional reside en el pueblo español, del que emanan los poderes del Estado.

Bueno, bueno, bueno. Así que estas tenemos. Entonces, cuando un señor empresario nos vende detergente diciéndonos que lava más limpio y que con el ascenderemos espiritualmente tienen que apresurarse a incluir en el anuncio unas letrujas pequeñísimas que pasan a una velocidad endiablada que advierten que lo que estamos viendo es una ficción, más que nada para que nadie le acuse de publicidad engañosa. Lo del consumo daría para hablar largo y tendido, así como las letras pequeñas.

Cada vez que entrásemos en campaña electoral, cada espantajo que arengue a las multitudes que agitan descontroladas las banderas que les ha dado el equipo que se debe encargar de equipar con merchandising del partido a los asistentes a un mitin debería aparecer en el mismo estrado, así, en directo, con un cartelito luminoso justo debajo, de esos de bombillitas rojas que simulan que las letras van pasando, anunciando: ATENCIÓN, FICCIÓN PUBLICITARIA. Y lo mismo en las intervenciones televisivas y en sus propios anuncios. Y cuando esto ocurriera en la radio, justo después, el tipo que lee rápidamente lo de los anuncios de medicamento debería decir lo mismo adaptado: Atención, este anuncio es de un político; puede tener, y de hecho tiene, contraindicaciones; en caso de dudar que diga la verdad consulte hemerotecas y memoria.
Si el programa electoral, como el prospecto del medicamento, es la promesa de las cosas que la elección de ese “remedio” va a lograr y todo lo que va a hacer y/o impedir, el más mínimo incumplimiento tendría que ser considerado como engaño, por más que luego nos digan vacuidades y justificaciones vanas para justificar que han hecho lo que han hecho por el bien de España y que a nadie más que a ellos les ha dolido incumplir lo prometido. Siguen siendo mentiras que, dado su alcance y efecto sobre tantas vidas, deberían ser consideradas como delito. Las políticas del anterior gobierno nos llevaron a un precipicio, y el actual encima no sólo no nos da la mano, sino que nos pisa con sus lujosos zapatos italianos los magullados dedos con los que a duras penas nos aferramos.

Inciso, hablando de zapatos del país transalpino; se habla del aviso que los italianos han dado a Europa, porque ha surgido una nueva corriente, no política pero metida en la política;  la del cómico Beppe Grillo (que digo yo, si un cómico se mete en política pasa a ser  político. No creo que al actual presidente de España se le siga llamando registrador de la propiedad). Aviso ¿De qué? Ha ganado por estrechísimo margen uno de los de siempre, y el otro, al que aún me sorprende que exista gente que siga votando A PESAR DE TODO, ha sido la segunda fuerza más votada. El resultado del movimiento 5 estrellas de Grillo (léase grilo) es insuficiente. Eso ha ocasionado que uno de los líderes de la socialdemocracia alemana, equivalente pues al psoe de aquí o a los que han ganado en Italia, haya calificado al pueblo italiano poco menos que de golfos y payasos (en la acepción que desaconsejo encarecidamente en mi anterior articulillo) por haber ejercido su derecho al voto tan irresponsablemente, el tipo este alemán, Peer Steinbrück dixit. No exactamente, pero es lo que da a entender. No entraré tampoco en consideraciones de sobre a quién hicieron triunfar los alemanes con el 33% de los votos hace algunos años y todo lo que se desencadenó, pero es cierto que tanto ellos entonces como los italianos ahora y la mayoría de los ciudadanos que ejercen el derecho al voto durante la corta historia de la democracia reciente a nivel mundial (aquí todos deberíais estar comprendiendo lo que digo al decir democracia, esa palabra de origen…griego que ya no significa nada) la han liado en muchas ocasiones porque una vez los políticos han obtenido el voto, el electorado se queda a verlas venir, y como estas que vengan no sean buenas, estamos apañados.

Y por otro lado están las iniciativas populares que son tumbadas una vez sí y otra también y no llegan a tramitarse en el parlamento, y de serlo, no se aprueban. Volvamos a leer ese artículo: La soberanía nacional reside en el pueblo español, del que emanan los poderes del Estado. Para qué seguir comentando esto. Pero ya que estamos terminemos con el tercer título del artículo:

3. La forma política del Estado español es la Monarquía parlamentaria.

Pues eso. No voy a hablar de la monarquía, pero sí de sus aledaños. Del señor ese alto y apuesto que jugaba al balonmano y que se casó con una princesa (perdón, parece ser que se llaman infantas, pero era por seguir el cuento). No voy a abundar en todo lo que se cuece en torno a las irregularidades, presuntas o probadas, pero sí en algo que, presunto o no, está ahí. Y es que el yerno que ha salido rana, (seguimos con el cuanto) que más le hubiera valido a él y a su familia política haber salido más como el otro, el ex, tiene propiedades inmobiliarias en el territorio que de momento sigue siendo “su ducado” consorte. Y tales propiedades le rentaban beneficios por encontrarse en el mercado de alquiler. Perfectamente, está en su derecho como cualquier otro propietario. 

Lo que ya es algo escandaloso es que alquilara uno de los pisos que tiene en propiedad mediante una agencia. Y la inquilina de dicho piso, que trabaja actualmente en una hamburguesería, dejó de pagar el alquiler por encontrarse en el paro. Transcurría el año 2009, y la razón estribaba en que la mujer había dejado de pagar durante varios meses los 650 euros que le costaba el alquiler mensual de la vivienda, situada en la calle Pedrera de la barriada de El Terreno. Y es que la moradora se había quedado en paro. Entonces, intentó contactar con la agente inmobiliaria que le había alquilado el piso, pero fue en vano y lo que hizo fue dejar las llaves en el buzón y marcharse. Durante su estancia, los propietarios del inmueble no quisieron arreglarle la lavadora y también tuvo problemas con el contador de la luz, algo que le costó 200 euros. Y ahora, según se cuenta en el suplemento Crónica de El Mundo, le reclaman 12.468,90 euros. Le piden 57 euros del mes de diciembre de 2008, todas las mensualidades de 2009 y los alquileres de 2010 hasta el 13 de abril, día en el que se hizo efectivo el desahucio. Además se le cargan a fecha de 13 de mayo de 2010 todas las facturas de gas y luz correspondientes a este periodo. 

Fue el asesor de Urdangarín quien dio instrucciones para que se iniciaran los trámites embargatorios y recaudatorios, previa consulta vía mail al tipo este “em-palma-do”. En el mismo le preguntaba, ya iniciadas las gestiones, sobre la posibilidad de demandar a la desahuciada:

"Hola Iñaki: Me pregunta la abogada si una vez desahuciada la inquilina le podemos demandar para cobrar las rentas que debe. Está localizada y se le puede embargar parte de sueldo. En principio me dice que lo intentemos, pero eso nos generará pagar unos honorarios a la abogada y al procurador. Yo lo intentaría, son unos 9.000 €. ¿Qué hacemos? Un saludo. Marco."

La respuesta del interpelado fue concisa a la par que escueta: 

OK

Actualmente, Iñaki Urdangarín ha declarado ante el juez que lleva dos impagos con el alquiler de su vivienda de Pedralbes. Esa vivienda, por cierto, es un “palacete” situado en el barrio de Pedralbes, que está en Les Corts, en Barcelona, y que no es ningún arrabal, ni mucho menos

"Al yo no tener ingresos actualmente lo que es público y notorio, pues yo me veo con la imposibilidad de hacer frente a la póliza de crédito”. “Si, llevo cuentas impagadas, las dos últimas, yo hago aportaciones trimestrales".

El apartamento del “ok” tenía 65 metros cuadrados. El palacete de la imposibilidad urdangariniana formaba parte de una parcela de 2.155 metros cuadrados en el momento de su adquisición. En ella se encuentra construida una torre, que es el nombre con el que se conocen normalmente a los chalets en los alrededores de Barcelona.
Transcribo a continuación la descripción del cuchitril, copipegado del ABC, que suele ser considerado afín a la monarquía:

El edificio original fue construido en el año 1952 por el arquitecto Villalonga en piedra blanca caliza. Y su distribución consistía en dos edificios pareados de dos plantas con una superficie habitable de 1.063 metros cuadrados.
Antes de la reforma, constaba de una planta noble con un gran hall de entrada con escalera señorial de madera, varios salones, una cocina y un comedor.
En su primera planta se situaba el dormitorio principal, una suite de unos cien metros cuadrados con cuarto de baño integrado, revestido en paredes de mármol, vestidor y una terraza con jardín.
En esta misma planta se encontraba otra habitación tipo suite para invitados y dos dormitorios grandes conectados entre sí por otro cuarto de baño.
La escalera de caracol de la planta noble daba acceso también a una tercera planta con una sala-biblioteca, un dormitorio y un salón. Todas estas plantas estaban conectadas mediante un ascensor-montacargas.
La planta inferior de este chalet era un semisótano con una garn cocina, comedor con chimenea, la zona de servicios, bodega, despensa y garaje con capacidad para tres coches.
En cuanto al resto de la finca, parte de la reforma la destinaron los Duques de Palma a reformar la dotación ya existente, como. Antes de esa reforma, el jardín de 1300 metros cuadrados incluía una piscina exterior descubierta, con unas dimensiones de 60X60 metros y un cenador.
El jardín también fue reformado por completo por una empresa de decoración y ambientación, con un coste de más de 56000 euros. Otra firma de jardinería remodeló las zonas verdes. En total se destinaron casi 170.000 euros a plantas, césped y árboles.

En otro orden de cosas, tan desordenadas ellas, el ministrillo que ha comentado, con razones de peso, valoradas, sopesadas,  y que demuestran una gran inteligencia y formación, así como una exquisita educación, porqué está en contra del matrimonio homosexual: “si nos oponemos al matrimonio entre personas del mismo sexo, no podemos usar argumentos confesionales. Existen argumentos racionales que dicen que ese matrimonio no debe tener la misma protección por parte de los poderes públicos que el matrimonio natural. La pervivencia de la especie, por ejemplo, no estaría garantizada", Porque, voy a añadir yo, si eso fuera cierto, si el que un pequeño porcentaje de la población, en virtud  de su naturaleza distinta al de la mayoría, que no deja de ser natural y virtuosa en ningún caso, pusiera en peligro la supervivencia de especie humana, sería suficiente razón para que yo mismo “me hiciera” homosexual y me casara homosexualmente, a pesar de mi heterosexualidad declarada, oiga usted, que soy mu machote yo, si tomando ese camino se extinguiera realmente esa parte de la especie, la parte que conforman tipos como este que sí que ponen en peligro la existencia de la especie. Es muy libre de expresar su opinión, todos lo deberíamos ser, pero esa opinión procede de un ministro, aunque sea ministrillo, eso sí, del interior, que es lo que cuenta, que no sólo es una figura pública, sino que participa de decisiones que afectan a mucha gente, como la de ir dando porrazos e identificando a manifestantes, o no, que eso lo autorizan las delegaciones del gobierno, que dependen en principio del dependen del ministerio de hacienda y administraciones públicas (otra vez Gollum). Opiniones, decía, que afectan a un país entero y sus descendientes, y esa opinión en concreto, de convertirse en decisión, afectaría además a la Libertad. A la Libertad en general. Alguien debería aclarar a tan preclara mente que siguen naciendo niños a pesar de que los homosexuales se casen, porque los heterosexuales siguen casándose, o no, pero siguen teniendo niños, y si no lo hacen más las razones están PERFECTAMENTE claras. En mi caso, sin ser homosexual, también estoy poniendo en peligro la pervivencia de la especie, a ver si me va a obligar a casarme. Si me da el ajuar, yo encantado, por que el amor ya lo tengo.

Tengo que mencionar el fallecimiento de Jose Sancho, no podía faltar, y al igual que hice con motivo del deceso de Stephane Hessel dejo aquí por no querer mezclar a un actor de su talla actoral con toda la sarta de iniquidades aquí medianamente denunciadas. Nos queda su trabajo, como un actor supo crecer en su profesión, y como suelo hacer, ignoro lo concerniente a su pida privada porque para eso era privada, por pública que pudiera hacerse. Diría que voy a echar de menos al Estudiante o a Don Pablo, entre otros muchos, pero esas creaciones seguirán por siempre, tal es el carácter de inmortalidad que tiene el oficio de actor, aunque la persona que lo fue nos deje y haya dejado para siempre la que fue su gran pasión, lo que permanecía para el y estaba siempre ahí, paradójicamente, dada su efímera cualidad que permitía a la vez mil variaciones, el teatro.  Aprovecho ruinmente esta oprobiosa circunstancia para apropiarme de una idea del Muxhaxho, quien puede solicitarme el ingreso de los derechos generados por la utilización de la misma en función del copyright, aunque le recuerdo que este blojjj no genera beneficio alguno más que el moral. Decía el Muxhaxho que hace unos meses moría Curro Jiménez, y ahora moría El Estudiante; ¿Cuándo se van a morir los verdaderos bandoleros?

  Y otro deceso que ha copado las portadas de todos los periódicos, radios y televisiones a nivel mundial, el del mandatario bolivariano de Venezuela, Hugo Chávez.

No son muchos los datos de este mandatario que podría dar. Más que nada porque la información a la que tenemos acceso en España está tamizada por el filtro neoliberalista (otra vez esta perniciosa palabreja) y no se suele tratar bien a todos aquellos que han luchado contra esta tendencia en sus países. Se nos publicitó hasta la saciedad el “por qué no te callas”, pero no se supo nunca nada de lo que se dijo después, de las razones por las que en otros países, principalmente del cono sur de América, no piensan lo mismo que piensan los líderes de Europa y el resto de países capitalistas pertenecientes a un cada vez más desmoronado primer mundo. No se mira bien a quien, a falta de más datos, insisto, dio la cara por la parte desfavorecida de su pueblo, esa misma parte desfavorecida que en estos países tan ricos y avanzados del hemisferio norte es tratada como carne de cañón y como daños colaterales, simples cifras, hablando del bien de un país que, olvidan o más bien no les da la gana recordar a esos malhadados desgraciados, apestosos gusanos adocenados que rigen nuestros destinos cada vez más inciertos (me aplico el cuanto del miajillístico post anterior) debería regirse por lo del bien de su población, en el bien de la mayor parte posible de su población, y no de un ente abstracto que unos llaman España y otros Este País. Eso no quiere decir que en esos otros países no se trate igual al ciudadano de a pie o no motorizado en coche de alta gama, pero cuando el gobernante de otro país toma una serie de medidas y los gobernantes del país en el que vivo, sean del signo que sea, que los anteriores también lo hacían, lo tachan de populista, es porque esas medidas van a resultar buenas para la población y malas para los dueños del cotarro, que es lo que pretenden ser los gobernantes de este lado del charco mientras los verdaderos dueños de los dos lados del charco se dan codazos entre sí y entre risitas. Personalmente no voy a valorar la figura de Chávez, pues si encuentro razones a favor o si las encuentro en contra será por falta de información.

Volviendo sobre el “tendencionismo” de los medios de comunicación españoles, los principales diarios en sus editoriales, que es lo que se supone que reflejan la ideología del periódico, su línea editorial eufemísticamente hablando, tratan la noticia de esta manera:

EL PAÍS: Una huella desmedida
"El fallecimiento de Chávez, que internacionalmente deja huérfano al régimen cubano, beneficiario privilegiado del petróleo venezolano, y tocados a otros Gobiernos izquierdistas de Latinoamérica —con los que compartía crudo y retórica antiimperialista— abre el camino a una nueva elección presidencial". "Pero los regímenes caudillistas no suelen sobrevivir a sus iconos más allá de lo inmediato".

Me llama la atención lo de retórica antiimperialista, que suena a que la tendencia a no seguir la estela de los mandamases del mundo no es más que un blablablá, y lo de regímenes caudillistas; la palabra régimen hace referencia a cualquier forma de ordenamiento político, pero en estas latitudes se le asocia un negativismo implícito que evoca el totalitarismo, por lo que el aditamento del calificativo caudillista le confiere una intencionalidad que multiplica el efecto que se quiere conseguir, ya que aunque caudillo es aquel que ejerce de guía de otras personas en cualquier terreno la palabra caudillo tiene una innegable connotación política, como referencia a los líderes políticos de los siglos XIX y XX, y más hablando desde España, donde durante 40 años hubo un gobernante de carácter dictatorial al que se llamaba sin ambages y como título lleno de respetuosidad El Caudillo. Y por supuesto el titulo del editorial, que implica reconocimiento de la importancia de la figura a su paso por la Historia, pero que vaya tela de figura…

EL MUNDO: El chavismo no se atrinchera tras la muerte de su líder
"La muerte de Chávez ha desencadenado la paranoia entre los dirigentes venezolanos". Poco antes de conocerse la noticia, Nicolás Maduro había acusado a Estados Unidos de haber "inoculado" el cáncer que finalmente acabó con la vida del líder bolivariano. Esta "reacción disparatada" tiene una "clara intencionalidad política". 

El uso de palabras como atrinchera en el titular ya lleva intencionalidad. No obstante es el único que se hace eco de las acusaciones de Maduro, a las que califica de paranoicas y entrecomilla la pretendida inoculación, aunque también entrecomilla lo de reacción disparatada. Siendo realistas, esto suena a conspiranoia, que también ha sido sugerida por el líder del Partido Comunista de Rusia, Guennadi Ziugánov, que llamó a realizar una investigación a nivel internacional de la muerte de Hugo Chávez. Lo que pasa es que siendo realistas nos está yendo mal, por lo que a veces, para ver la realidad, igual hay que dejar de ser realistas. Ziugánov se muestra sorprendido por el creciente número de enfermedades oncológicas entre distintos mandatarios de América Latina y aludió a una posible implicación de EEUU en esa "tendencia". "¿Cómo es posible que simultáneamente seis líderes de países latinoamericanos, que se quejan contra la política de EEUU y tratan de crear un influyente bloque para ser independientes, de repente padezcan la misma enfermedad que Chávez?". Se está refiriendo al presidente colombiano, Juan Manuel Santos, la jefa del Estado brasileño, Dilma Rousseff y su antecesor, Lula da Silva, y el exlíder paraguayano, Fernando Lugo. Como diría el inspector Hólmez, de Súperlópez, “Sospechoso, tomo nota”

LA RAZÓN: Venezuela, fin de época
"La muerte de Chávez abre un periodo de incertidumbre para la convivencia pacífica". Supone el fin del chavismo, una "amalgama de democracia populista, autoritarismo personalista e ideología marxista que durante los últimos 13 años ha impregnado hasta el último rincón de Venezuela". 

Estos meten cizaña, no creen que pueda haber una transición pacífica como la que hubo en España, que es lo que pretenden, pues opinan que Venezuela sale de una amalgama de democracia populista, autoritarismo personalista e ideología marxista, otra vez la palabra populista para ocultar la realidad democrática, por muy manipulada que estuviera esa democracia, como la nuestra como poco. No quiero dar la impresión de apoyo total a la política de Chávez, ni mucho menos, sino demostrar el rechazo a la política de aquí que desprecia las medidas de las de allí. He de señalar que cualquier gobernó que cierre medios de comunicación por no gustarle lo que dichos medios no se puede apellidar democrático ni en broma. Pues allí ocurrió eso, y ya veremos aquí, si por medio de tecnicismos de leguleyos no logran cerrar o callar en parte las molestas bocas, las únicas bocas que hablan claro en la televisión incluso dentro de su propia cadena, como se deshicieron anteriormente de los elementos molestos que había en “sus” televisiones al acceder al gobierno.

ABC: Muerte esperada e incertidumbre 
"Ahora queda al descubierto la catadura de un personaje como Maduro, que ha colmado a este periódico de insultos cuando publicábamos la verdadera información sobre la salud de Chávez. La enfermedad ha puesto fin a la vida de Hugo Chávez y, como era de esperar, este fallecimiento ha terminado también con la indecente campaña de mentiras y ocultaciones a la que Nicolás Maduro ha sometido a los venezolanos en los últimos meses". 

Lo de muerte esperada podría tener una segunda lectura, obviamente, pero el párrafo seleccionado hace referencia a una actitud tipo “lo sabía, chincha rabiña” que no vamos a negar. Posiblemente el ABC sea el diario que mas sepa sobre indecentes campaña de mentiras y ocultaciones respecto a estados de salud y fallecimientos de mandatarios.

LA VANGUARDIA: Chávez y el futuro de Venezuela
La muerte de Hugo Chávez significa un "golpe para el movimiento regeneracionista e indigenista latinoamericano que va desde la Cuba de los Castro hasta la Argentina de los Kirchner o la Bolivia de Morales". Pero Chávez no sólo no ha conseguido regenerar el país, sino que "sus políticas erráticas y populistas" dejan una "herencia ruinosa" de la que será muy difícil escapar en un futuro inmediato. 

O sea, muy bonito todo, pero a costa de arruinar el país. O eso piensan, porque se tiene la tendencia a pensar, tal es la doctrina del sistema económico en el que nos estamos ahogando, que la riqueza de un país es la riqueza de unos pocos que son muy ricos y que pueden generar trabajo, de cara a  seguir aumentando su riqueza, sin tener en cuenta ni a emprendedores ni a las bajas que se van quedando en el camino, también conocidos como parados,  para aumentar el margen de beneficio, más que como dato que queda mal en la cuenta de resultados, del gobierno. Es totalmente legítimo que un país que posee recursos codiciados por otros, multinacionales que curiosamente están situadas en países que carecen de esos recursos si exceptuamos las sitas en los USA esos, pero esos no tienen nunca suficiente, quiera obtener el beneficio que le corresponde. A nadie le gustaría que entraran unos señores en su casa, tomaran toda la comida de la nevera y se la llevaran para cocinarla, para devolver poco después un ínfimo porcentaje ya cocinado, pero cobrando por ello. O quizás aún se recuerda con añoranza aquellos tiempos en los que ni había que devolver nada, sino que se tomaba todo y se traía a Europa sin más.

Es cierto que España y su tan cacareada Compañía de Indias se llevaron toneladas y toneladas de oro del Nuevo Mundo(Nuevo para los europeos, uqe allí ya había gente). Pero lo realmente triste, visto desde este lado del océano, es que el oro que no robaron los corsarios ingleses (quien roba a un ladrón…) se pagó a los banqueros genoveses en pago a los préstamos para financiar todos los jaleos en los que los reyes de entonces metían al país por un quítame allá esas pajas y yo soy más poderoso que tú, y para pagar los exorbitados intereses devengados. Esos banqueros, en determinado número eran descendientes de los judíos que unos años antes se habían expulsado de España por las buenas y por las malas… Y el que quedaría en los bolsillos de los de siempre, que también estaban entonces.

En cuanto a lo que queda ahora por venir en Venezuela, habrá que ver que se decide en las elecciones que han de celebrarse en 30 días de acuerdo a su Constitución; posiblemente, por no decir seguramente, se aprovechará la desaparición de la figura insustituible para “invertir” en la oposición por parte de aquellos cuyos intereses se vieron afectados por la política chavista. Por otra parte estarán los partidarios del continuismo en la política chavista, que tendrá que afrontar Maduro. En cualquier caso, aquellos que ganen se congratularán de la sabiduría del pueblo, y los que pierdan, de manipulación. Que gane el menos malo.

El mismo deseo para cuando ocurra algo así aquí, sin necesidad de que haya ningún deceso, y me refiero no sólo al fallecimiento de ningún dirigente, sino a los estertores agonizantes de la sociedad. Qué pena que tenga que referirme a aquellos que deberían estar de nuestro lado como el enemigo. Hablo del enemigo remedando a Gila, pero sin su esperanza, pues ya sé que por mucho que le llamemos, no se va a poner.

Que cada cual saque sus conclusiones, que yo voy a ver si sigo hablando de tebeos y películas algún rato de estos.

miércoles, 27 de febrero de 2013

Reflexiones ofensivamente miajillísticas

Ante ciertas declaraciones, acciones dudosas, tergiversaciones de la verdad, actitudes ante la vida que nada tienen que ver con lo que se supone que debería ser considerado humano, ya que no humanitario, arrebatos en general políticamente incorrectos, cuando quienes lo hacen se suponen que al menos tendrían que tener corrección política pues se dedican a ello, por más que la palabra política y todo lo que representa esté categóricamente desprestigiado, aunque que algunos se empeñen en convencernos de lo contrario, en fin, ante la cotidianidad, el día a día, lo que vemos en la prensa y, sobre todo, lo que no vemos, el Miajilla no comiquero ni cinematográfico despierta nuevamente para hablar, opinar e informar, avisando que la información ofrecida es abiertamente tendenciosa, como es lógico pues para eso es información y opinión, y si ellos pueden, yo debo.

Para encontrar determinadas informaciones, para enterarnos de determinadas cosas, sea cual sea l tendencia, a veces, cada vez más, hay que recurrir a medios no oficiales, lo que tiene algún que otro inconveniente, pues si de los mass media conocemos sus tendencias, y sabemos de qué pié cojea la SER o la COPE, EL PAIS o el ABC, de los nuevos medios que van surgiendo gracias a la momentánea libertad de expresión que suponen las nuevas tecnologías desconocemos su tendencia dada su falta de profesionalidad, que no su ímproba dedicación, y podemos encontrarnos con una información sesgada disfrazada de verdad por no pertenecer a ningún medio a sueldo de Moscú, Washington o La Moncloa (pffff), dicho sea esto con el significado que tenía antes, sobre todo lo de Moscú. Se supone verdad porque,  al tratarse de un medio clandestino, no por  ilegal sino por aoficialidad, heredada esta sensación de Radio Pirineos o las emisoras de la Resistencia, la voz de los disidentes de un régimen u otro. Basamos esa supuesta verdad en que es la voz del pueblo, cuando es la voz de una persona anónima o un grupo de personas, que se expresan por expresarse, por hacer valer su libertad, porque pueden; no os engañéis, no tienen la verdad, tienen un opinión particular con la que podemos coincidir, y el Miajilla cuando se pone así no deja de ser tan sólo una opinión. También cuando habla de tebeos o de películas, que conste.

La cosa es que desde el 23 de febrero no había visitado ningún medio de comunicación oficial, o sea, con su cif, con gente trabajando para el y cobrando determinado dinero por hacerlo en virtud de su calidad de licenciado en periodismo o cualquier otra virtud que le pueda acercar a ser tratado de informador, dada su experiencia y/o conocimiento en determinados campos, o sea, lo que llamamos medios de comunicación, los informadores, el cuarto poder, la prensa en cualquiera de sus soportes sean estos radio, televisión, papel impreso o página web y redes sociales por medio de las cuales se multiplica la difusión de estos medios oficiales. Quizás no haya prestado demasiada atención o no he sabido encontrarlo, o simplemente soy un incapaz.
Pero atendiendo a las portadas de los periódicos del día 24, domingo, aparte de ser el día en que se añaden a su edición diversos artículos, mayoritariamente DVD´s.  de regalo, cupones para cartillas con las que conseguir determinado gadget a un precio imbatible en algún centro comercial colaborador, la adición de los llamados dominicales en los que se incide editorialmente en los temas de la semana según cada redacción y se comentan tendencias que ya no están al alcance de la mayoría del personal, por lo que posiblemente la adquisición de estos periódicos tampoco lo esté… pero un domingo es un día especial, ya sea por herencia cultural católica o porque se sienta ese catolicismo aún, o simplemente por el hecho de ser festivo para muchos que aún tenemos la suerte de trabajar de momento, y para otros que han de trabajar ese día por las razones que sea, por necesidad social, por capricho de la compañía o empresa que tiene que atender a sus clientes todos los días para sentir que no les están estafando tanto, porque se trabaje cara a un público que sólo puede, si puede, explayarse en su ocio ese día y eso hay que aprovecharlo, sea proyectando películas o sirviendo el vermut…
…Ese domingo día 24 en el que ninguno se los principales diarios nacionales mencionó en su portada lo ocurrido el día anterior.

Como a la hora de escribir estas líneas no tengo idea de lo que ocurrió en realidad (o sea, nada; oídos sordos y ojos cerrados de los tres monos, exceptuando al que se tapa la boca, y las ya consabidas cargas policiales e identificaciones presancinatorias), sino sólo de lo que se pretendía que ocurriera, voy a tratar de informarme por medios no oficiales, de esos de los que desconozco su tendencia, por lo que tendré que empaparme de todos y discernir sin saber a lo que me enfrento. Afortunadamente, de algunos ya sospecho su afinidad con mi tendenciosidad, si bien la mía sea más radical a veces y otras no llegue a ser tan extrema…  Pues eso, voy a ver que se dice por ahí y ahora vuelvo. Pero no voy a comentar nada de ello.

Mientras tanto comentaré lo lejanísima y casi fantástica que me parece la noticia de la dimisión en bloque del gobierno de Bulgaria, que es un país que existe y está ahí cerca, no se lo inventó Hergé para una aventura de Tintín ni está en un lejano continente. Tampoco está a detrás de aquel telón de acero que se fue retirando según se desmontaba el muro de Berlín y se capitalizaba al gran oso Ruso, ese que fue enemigo de occidente durante tantos años y el malo de las películas de James Bond.

ABC

El primer ministro de Bulgaria, Boiko Borisov, ha anunciado este miércoles  (20/02/13) la dimisión en bloque de su Gobierno a causa de las masivas protestas que se han producido en todo el país contra el aumento de las tarifas eléctricas.
«No voy a participar en un Gobierno bajo cuyo mandato la Policía está golpeando al pueblo», ha declarado el primer ministro ante el Parlamento, sin precisar si se van a adelantar las elecciones legislativas previstas para julio de este año.

Huffington post

"Tenemos dignidad y honor. Es el pueblo el que nos dio el poder y hoy se lo devolvemos", dijo Borisov al Parlamento, avanzando que no participará en un Gobierno interino.
Borisov había intentado calmar la tensión de la calle cesando a su ministro de Economía y prometiendo una rebaja de las tarifas eléctricas y castigando a las compañías del sector procedentes del extranjero. Sin embargo, las protestas continuaron en el país más desfavorecido de Europa, donde la subida de la electricidad tiene un gran impacto en la economía doméstica.
Las protestas, además, fueron reprimidas con violencias. Hasta 25 personas fueron hospitalizadas el martes. "No participaré en un Gobierno en el que la policía golpea al pueblo", dijo Borisov al anunciar su dimisión
"A partir de hoy el Gobierno no tiene nada que hacer. Cada gotita de sangre para nosotros es una mancha. No puedo ver un Parlamento rodeado por tapias", dijo Borisov en el Parlamento.

Por cierto:

Público

Bulgaria busca sustituto para el ex karateka Borisov

Vaya titular…

Independientemente de circunstancias ajenas, los análisis de sesudos expertos que siempre darán mil vueltas y más razones para disociarlo a los pobres de nosotros, que como ignorantes pertenecientes a un populacho que sólo ve el titular sin tener ni idea de todo lo que pueda haber detrás, y, sobre todo, que si España no es Uganda tampoco es Bulgaria… la cosa es que el  trasladar esa  noticia a este nuestro depauperado país… Oye…Sueños imposibles, me temo.

Volviendo a la falta de información a la que hacía referencia sobre lo acaecido en las calles el sábado 23 de febrero, al menos en primera plana y concediéndole la importancia que tenía, más allá de lo que ahora se va contando de, una vez más, actuaciones policiales pidiendo identificaciones, cargando, multando, que parece que son los únicos de este país que se toman en serio el trabajo de seguir las órdenes de la superioridad, que a su vez las recibe del gobierno, qué diferencia con los bomberos…una de las que me llamaron la atención fueron unos comentarios anteriores al evento de determinado tiparraco en la que se comparaba el 23F con “aquel” 23F.

Estas declaraciones, reafirmadas posteriormente por Twitter y, más tarde, fueron retiradas y enmendadas, lo retiro, lo retiro… mientras la opinión pública y sus  propios jefes le comenzaban a pellizcar las tetillas y dar cachetes en el suelo…si es que había que imponer a estos tipos un examen obligatorio de manejo de redes sociales y declaraciones, y si no lo pasan, no permitirles su manejo. Y si cometieran algo como esto, se les retira el carnet, como al conductor infractor, y una bocaza menos para alimentar el descontento.

Esas declaraciones, que es lo que queda, despertaron mis iras más primigenias y las de alguno más que leyó lo que compartí en las redes sociales mediante mi perfil particular.

Y eso me ha llevado a reflexionar.

Quisiera  proponer algún cambio a los señores Académicos de la RAE, que si bien están menos al cabo de la calle que la Iglesia, incorporando a su diccionario, que es el nuestro, guía de todos aquellos que manejamos con mayor o menor fortuna este idioma, tesoro de nuestra cultura, de tal manera que lo hagamos correctamente,  y mediante el cual cualquier disputa acerca del la corrección o incorrección en la manera de expresarnos quede despejada mediante consulta a esa ley escrita que rige las convenciones idiomáticas del castellano. Pero viendo que no se dan prisa en actualizaciones necesarias, pues el idioma es un ser vivo que se mueve y muta, quizás queriendo preservarlo de alteraciones malignas que acaben con su pureza y lo pervierta, me permitiré, en unas cuamtas líneas y si el tiempo lo permite, hacer una recomendación acerca de una expresión ya aceptada y muy extendida en nuestra cultura.

La reacción que tenemos ante un personaje de muy baja catadura y poco aprecio desde nuestro punto de vista, y al que deseamos en ese momento de calentón lo peor, es, como punto de partida, el insulto. El insulto cumple una función primordial y necesaria dentro de la comunicación, y se puede emitir de muy diversas maneras, utilizando formas sutiles, disfrazadas e incluso metafóricas; se puede añadir intensidad apoyándonos exclusivamente en el tono de nuestra voz o usando palabras especializadas, que serían los tacos, palabrotas, groserías o “hala lo que ha dichoooo”.

Cuando un miembro de la sociedad circundante, afín o ajeno, realiza alguna actividad, por medio de la palabra o la obra, que nos molesta en distintos grados de gravedad, nuestra primera reacción surgida de los más bajos e irrefrenables instintos es hacer saber a el sujeto que nos ha causado el quebranto y, si así se requiriera, al mundo en general, la opinión negativa que nos inspira dicho elemento. Podríamos decirle que las acciones que ha emprendido nos han molestado de una manera innecesaria para el normal desempeño de nuestra vida cotidiana, por lo que la conclusión a la que hemos llegado es que, en esos momentos posiblemente, pero extendido con igual probabilidad a otros lapsos de tiempo, la persona que ha ejercido la acción fastidiosa no se ve caracterizada por una inteligencia privilegiada ni mucho menos. Es decir, que dicha persona, en virtud del hecho que nos ha ofendido, posee poca inteligencia.

Por suerte o por desgracia, en el castellano, y en otras lenguas que no vienen al caso por ser extranjeras, existen palabras que tienen una carga semántica única, esas palabras especializadas que, llegados en conciencia a ese momento en que se siente como acción necesaria, y en virtud de la magnitud de la ofensa, nos sentimos capacitados y legitimados para contraatacar ofendiendo, recurrimos al insulto, que resume en una sola palabra todo un concepto, y en lugar del anterior circunloquio le podemos soltar un: “ Tú eres tonto”.

El insulto supone también una válvula de escape para la tensión ocasionada por la acción ofensiva, sea por esa misma acción o por acumulación de ofensas, no necesariamente provenientes de la destinataria final del exabrupto, por lo que al insultar descargamos nuestro disgusto; así que podríamos llegar a decir que insulto puede ser utilizado como catarsis. Además, existe la gradación en el insulto, que puede ser administrada por el volumen y el tono de voz, por la elección de la o las palabras ofensivas en virtud de una escala de valores aceptada previamente, o por la adición de complementos que acentúan o desafectan el significado.
A pesar de todo, el insulto como descripción exacerbada y afectada por la ira, así como el uso del lenguaje soez, es una convención cultural que, dentro del castellano, habida cuenta de la multitud de regiones terrestres en que se utiliza, puede sufrir multitud de variaciones y significados. Permitidme que me refiera, en los casos que pueda llegar a comentar o ya comentados, a la región en la que me encuentro por ser la de mi conocimiento, por lo que no mencionaré el asunto coger o pisar, de tremenda y sexual significación en otras latitudes. Trataré de referirme a expresiones de aceptación universal. Pero lo más seguro es que se me escapen localismos que en otros lugares no tendrán ningún significado afecto al uso ofensivo o soez del disparate, garabato, improperio, grosería, gaminada, lenguaje altisonante, lisura, leperada, mala palabra, taco, zanganada, palabrota, vulgaridad, malcriadeza, maldición, patanada, plebedad o picardía.

Está, creo, unánimemente aceptado, que el peor insulto, el más grave y poderoso, el más extendido, aquel que se utiliza para ofender en grado sumo, es ese mediante el cual se menta a la madre del destinatario asociándola a un oficio del que se dice que es el más antiguo, y haciendo hincapié en asociar a la creadora de los días del insultado con el mismo mediante la asociación familiar. Vamos, que le llamamos hijo de puta.
Ese es el insulto más grave, aunque está la opción apocopada hijoputa e incluso joputa, suprimiendo el de, pretendiendo una especie de genitivo sajón a la española, que si bien tiene el mismo significado es menos intenso y que incluso, en otro contexto, no es denigrante sino que puede ser exaltante de las virtudes del destinatario, al que también se puede llamar cabrón o capullo o denigrar mediante otras palabras malsonantes, pero siendo estas exaltadoras de las muy apreciables características del tipo al que se le dedican, triunfador desde nuestro punto de vista y al que, por carecer de adjetivos calificativos positivos para ensalzarlo, y en virtud de algún tipo de complicidad, utilizamos como anti insulto. Ya el mismísimo sancho Panza en El Quijote decía confieso que no es deshonra llamar hijo de puta a nadie, cuando cae debajo del entendimiento de alabarle, por lo que el uso del término en situaciones no insultantes ya estaba presente en el siglo de Oro. El hijoputa utilizado para ese mismo tipo desde la envidia tendría un significado asimismo admirativo pero despectivo, tal es la malevolencia de ese pecado tan español, pero sí que tendería más hacia el insulto, siendo menos intenso, por mucho que la envidia sí que lo sea.

Atendiendo al significado de la expresión hijo de puta, propongo que se hagan modificaciones en su significado dependiendo del uso que le demos, si este es con pretensión de ofender sin límite por desconocimiento o desechar otras expresiones en las que el castellano es rico, pero que no se utilizan por ignorancia de su gran contundencia o por creer que aquel a que se destinan va a desconocer su firmeza semántica, restando gran parte de su efectividad, o por simple pereza.

Está claro que el idioma es un código que funciona si los concurrentes participan del mismo y lo comprenden, por lo que su efectividad está sujeta a la mutua comprensión, aunque se de la paradoja de ser utilizado, en este extremo, para una lucha, pelea o ataque sin paliativos, en los que la palabra comprensión hace tiempo que está desechada, o quizás superada, pues es el camino tomado tras comprender que lo que ha sucedido nos indigna.
Así pues, la RAE acepta la utilización de hijo de puta así:


1. m. y f. vulg. Mala persona. U. c. insulto.


Si a un tipo al que quieres ofender mucho le llamas mala persona, lo posiblemente haga sea echarse a reír como un poseso. Ved que la RAE acepta que se utilice como insulto, pero no habla de su gravedad. Creo que se sobreentiende. Con lo rico que es el castellano en calificativos denigrantes, recurrimos a hijoputear por considerarle el más terminante e intenso, pero el propio diccionario de la RAE  le da un significado muy pobre a mi parecer.

Otra palabra, a modo de inciso, que se utiliza mucho como insulto, sobre todo en discusiones vecinales o asociadas a incidentes de tráfico es la siguiente:

payaso, sa.

(Del it. pagliaccio).
1. adj. Dicho de una persona: De poca seriedad, propensa a hacer reír con sus dichos o hechos.
2. adj. C. Rica. Se dice del artista ambulante enmascarado que debuta en las mojigangas.
3. m. y f. Artista de circo que hace de gracioso, con traje, ademanes, dichos y gestos apropiados.

En ningún momento habla de su uso como insulto.

Payaso se emplea con ánimo ofensivo, pronunciando la palabra con un énfasis especial, irreproducible por escrito, como acentuando todas las sílabas y haciendo énfasis en la “Y”, aunque la mayoría de los castellanohablantes en España no sepan pronunciarla. Creo que lo que intenta el que emite dicho pretendido descalificativo en el transcurso de una discusión es denigrar al destinatario sin llegar a mentarle a la madre etc, etc, pues esa es la última frontera, tras la cual se llega a las manos y vaya usted a saber el resultado. Es un insulto de cobarde ignorante que pretende ofender mucho pero sin sufrir represalias mayores en virtud de dicho temor, desconociendo que el utilizar esa figura asociada a la gracia y el entretenimiento no es apropiada  en ningún contexto, así como tampoco lo sería el de puta, mentando a la madre, y que no vamos a negar desde aquí que también tiene relación con el entretenimiento y que cada uno vaya por su vida obrando en consecuencia y apechugue con lo hecho y con su moral.

Efectivamente, desde el Miajilla admito que no me gusta ni me ha gustado nunca el Circo. Aún así, el hecho de esta falta de afección al antiguamente llamado mayor espectáculo del mundo no es óbice para que creciera disfrutando de las payasadas de la familia Aragón Bermúdez en TVE, y que dichas payasadas no tengan nada que ver con la pretendida denigración de un oficio, sino todo lo contrario; tienen que ver con lo que todos los payasos dicen aspirar al llevar a cabo su labor y que gran satisfacción les causa al lograrlo, son felices de conseguir a un niño hacer reir, logrando risas, miradas emocionadas y agradecimiento de la infancia y sus mayores.. ¿O es que llamamos a alguien Contable para insultarle? (Carnicero sí, pero esa es otra historia que de momento no tiene cabida aquí).

Dejemos de utilizar payaso como insulto. Llamemos al contrario, si tenemos que hacer alusión a su presunta falta de inteligencia, memo, idiota, estúpido, ridículo, cretino, pánfilo, bobo, mentecato, grotesco, inepto, lerdo, obtuso, majadero, zopenco, melón, badulaque, abobado, bodoque, imbécil, simplón, papanatas, atolondrado, mendrugo, mostrenco, tarado, bolo, merluzo, pazguato, zote, papamoscas, zoquete, necio, torpe, incapaz, gilipollas, tarugo, ignorante, adoquín, iletrado… y adornemos estos calificativos a gusto del consumidor incorporando lindezas como del culo, de mierda o cualquier otra añadidura de naturaleza sea escatológica o de otra índole, para acentuar la ofensa. Pronunciemos con énfasis las sílabas, paladeémoslas, pero dejemos en paz a esos señores que han elegido como dedicación el hacer reír al personal pintándose la cara (aunque los Aragón apenas llevaban maquillaje), y tened en cuenta que no hay un solo payaso que se precie de serlo, y lo sea en condiciones, que vaya maquillado igual, por lo que encima son seres únicos. Y que conste que, reitero,  no me gustan, e incluso hay gente a las que les dan miedo (Coulrofobia, se llama).

Y hablando de escatologías como añadidos acentuadores, ¿Y su utilización como insulto per se? Posiblemente ese sería el tipo de insulto más denigrante, el comparar al contrario con los distintos sinónimos existentes para la palabra excremento, como heces, defecación,  deposición… o más directamente, mierda, moñigo, mojón, zulla, caca, zurullo, bosta, catalina, boñiga… Siendo el ser excretante de ese desecho pináculo de la cadena alimenticia con respecto a la sustancia ingerida, y el pringoso y maloliente resultado la materia eliminada por excesiva o inútil para el organismo, como lo inservible de algo inferior, el desecho, está claro que es difícil encontrar nada más infamante y degradante.

No he incluido de momento, deliberadamente, a ningún animal como insulto. El peor animal de todos es el ser humano y considero que calificar a una persona como animal de otra especie lo eleva, sea este zorra, burro, perro, cerdo… Quizás haría una excepción del cernícalo, contundente por su esdrujulidad, pero no deja de ser un animal, de hecho una rapaz de la familia del halcón, siendo este tipo de aves muy consideradas y apreciadas (un halcón o un águila suelen ser sinónimos de buenas cualidades), por lo que habría que reconsiderarlo. También estaría el uso genérico, como sería animal o más concretamente bestia como animal silvestre, como símil del hombre que no posee una educación, con un animal que no ha sido amansado ni domesticado. Y no sólo a lo que se refiere en su acepción de falta de luces, sino en la fiereza en alguna acción efectuada.

Respecto a los animales nombrados anteriormente, aún me pregunto por qué se asocia al noble pollino, borrico, rucio, jumento o asno y a dichas denominaciones con la falta de inteligencia y la bestialidad más dura, cuando no veo qué diferencia en el cociente intelectual habrá entre el de un burro o el de buey  o un camello, por compararlo con bestias que cumplen funciones parejas a servicio del ser humano, seguramente muy a pesar del bruto si este tuviera capacidad de juicio. Quizá se asocie la falta de inteligencia al animal por realizar trabajos muy pesados o fatigosos y que a otros animales nunca se les obligó a hacer, aunque en este caso sea por pura utilidad de sus características físicas. Aún así esto viene de antiguo y está consolidado en el lenguaje. Incluso, ya que mencioné anteriormente al buey, que en España en la actualidad no tiene un significado especialmente despectivo, a no ser que se haga alusión a su condición de macho vacuno castrado, no ocurre así en México. El buey, un animal lento y pesado, utilizado como animal de arrastre, por lo que también se utilizó para comparar la inteligencia humana con sus características. El uso desmedido de ese insulto atenuó su significado despectivo, siendo utilizado muy frecuentemente como muletilla sin la menor carga ofensiva: "¿qué haces güey?

El cerdo, así como el guarro, el cochino, el marrano, se asocia indefectiblemente con la falta de aseo, la mugre, la inmundicia, la porquería, cuando el carácter de suciedad del rico animal del que al español normal le gusta hasta los andares, vendrá dispuesto por el grado de limpieza en que se halle la pocilga en que se encuentre (que por definición no será mucha), labor esta que corresponde al ser humano a cargo o al propietario de la piara. En esto, el hedor no difiere en demasía (aunque sí apreciablemente, hay que reconocerlo) con el resto de recintos animales que no se caracterizan por oler agradablemente, sea gallinero, corral vacuno, establo caballar o cualquier tipo de cuadra o aprisco. Y lo de zorra ya entra dentro de la utilización machista del idioma, procedente de siglos de este mal, pues es de todos conocido que una zorra hace alusión a la prostitución mientras que un zorro lo hace a la astucia o al héroe enmascarado creado por Johnston McCulley. Asimismo quedarían aquellos animales que, por el hecho de no tener cara visible y por su gelatinosidad, causa en el común de los humanos, que no en todos, cierto repelús y hasta asco, sensación en la que posiblemente juega un muy importante papel su directa relación con la muerte y la descomposición. Serían los gusanos y por asociación todos los parientes nematelmintos vermiformes como las lombrices. Añadiríamos a los gusarapos y las sabandijas, y nada he de decir en contra de la utilización de estos términos como insulto pues son muy disfrutables y efectivos. Hemos de pensar que muchas veces se hace referencia a características naturales que se observan en estos  otros bichos que tienen su contrapartida en actitudes humanas que de natural no tienen nada o quizás demasiado, dada la perversa naturaleza del ser humano. Así, al que merodea intentando aprovecharse del caído se le llama buitre, o al que se  comporta cobardemente y sin escrúpulos, hiena. Tampoco quiero dejar a la pobre babosa, ese molusco gasterópodo sin concha familia de los caracoles que se desplazan lentamente mediante su secrección líquida o moco y que por lo arrastrado de su existencia es tambien asociada al exabrupto.

No me quiero olvidar, aunque esto no pretenda ni mucho menos ser un tratado, pues muchos y mejores los hay, de la vejación por diminutivo despreciativo, ya usada por Quevedo en sus diatribas contra Góngora, enemigo jurado, al que calificaba de “Gongorilla”. Imaginad como se puede desprestigiar a alguien sin utilizar palabras malsonantes aplicando esta fórmula y calificarle de politiquillo, medicucho, escritorzuelo,  por aumentativo despectivo, aplicable sobre todo a partes del cuerpo como manazas, cabezota, huevón (o gafotas, si los miopes admitimos que es una parte del cuerpo), o por metáfora desdeñosa, como salvapatrias, matasanos, picapleitos, vendehúmos o pintamonas y esa ingente riqueza de combinación de palabras que nos ofrece joyas como robahuchas, tiralevitas, tocapelotas, meapilas, tuercebotas, aguafiestas, pichafloja, cascarrabias, pisahuevos, malnacido, soplagaitas, destripaterrones, calientapollas, abrazafarolas, chupatintas, robaperas, cantamañanas…

Nos dejamos, pues insisto en que esto es un articulillo y no un tratado, cosas como las maldiciones (así te mueras), enviar a alguien a un sitio indeseado (vete a la mierda), las expresiones visuales como la peineta o el corte de mangas, los deseos insalubres reflexivos (jódete)… y un inacabable etcétera

Volviendo a lo que según los chanantes había que decir más, hijo de puta, su uso y abuso como contundente calificativo denigratorio podría tener un efecto  de desprestigio y falta de efectividad, por lo que se recomienda su pronunciación con énfasis y encono para devolverle su magnificencia. Y es que ha llegado un momento en que incluso, según varias sentencias judiciales, no es considerado un insulto a efectos legales. Aún así, vamos a detenernos en analizar su significado y tratar de aportar usos creativos y aceptación de definiciones más precisas a los señores académicos de la lengua aunque sea en su vertiente lenguaraz. El desprestigio de las prostitutas, sin duda alguna proveniente de la nada agradable labor que llevan a cabo, al menos para la moral impuesta por prejuicios de tipo religioso, por más que miles de ellas hayan sido pagadas por las arcas del jefe de la iglesia en tiempos del Renacimiento, donde estos eran en muchos y sabidos ejemplos el no va más de la depravación, u el rechazo a su existencia, que no supervivencia, por otras consideraciones morales mas rectas. Aún así, este oficio, mas deberíamos llamarlo dedicación por su falta de reconocimiento laboral, no debería ser utilizado como injuria en los tiempos que corren, pues es sabido que la mayoría de mujeres que pasan por este trago lo hacen empujadas por la necesidad más imperiosa nacida de la absoluta precariedad o son impelidas a ello por similares o peores razones e incluso obligadas y esclavizadas con amenazas de muerte colgando sobre ellas por mafias y grupos delincuenciales, por lo que merecen más conmiseración y apoyo que crítica, así como su hipotético hijo, que ninguna culpa tiene tampoco.

Así que es contradictorio llamar de esta manera a gente despreciable, ruin e ignominiosa, principalmente en los ejemplos expuestos ya hace muchas líneas, pues en su mayoría proceden de nobles cunas o al menos acomodadas que jamás han tenido que pasar por tragos semejantes; es más, en algunas ocasiones la cuna no estaba acomodada sino dentro de las posibilidades de una humilde familia, pero el tipo al que dedicamos el epíteto ha logrado trepar, si ha utilizado esa metodología de dudosa moral, o ascender, si lo ha trabajado más noblemente; pero su comportamiento actual merece todos los reproches amén de conocerse donde viene y qué tan rápido se olvida. Aún así, y sea cual sea la circunstancia, su carácter de hijo de mala madre no debemos hacerlo recaer sistemáticamente sobre la madre.Porque por mucho que se piense ofender al hijo, afecto en la mayoría de los casos a su madre, aunque muchos malas piezas habrá por ahí sueltos, en la mayoría de las ocasiones la madre será una mujer que, sobre todo por la cultura de la que venimos, habrá sido una noble ama de casa dedicada a eso que ya no se estila como única ocupación, por fortuna, “sus labores”, o de algún tipo de profesión con la incorporación de las féminas al mercado laboral, sin nada que ver con la dedicación enunciada en el insulto. Ninguna responsabilidad habría que achacar a la mujer sobre la actitud reprochable de su vástago/a más que el no haber hecho suficiente hincapié en los valores morales, si bien ya sabemos que si la rama se tuerce, llega un momento en que se quiebra si se trata de forzar.

Hay que indicar que aparte de la dedicatoria ofensiva a la madre, quedaría implícita la ofensa a la figura paterna, pues se supone que con este insulto se le califica de cornudo o consentidor en la infidelidad de la mujer, o participe de los supuestos beneficios obtenidos por la renta de su  cuerpo a pesar de la unión matrimonial, si bien esto pocas veces se piensa por parte tanto del calificador como del calificado.

Nos quedamos entonces con la acepción de mala persona de la RAE, despojando de alusiones a la madre en el insulto, sino la exclusividad de la definición vejatoria hacia el destinatario, e invoco a la creatividad a la hora de descalificar al contrario. Se le puede llamar víbora repugnante hija de mil padres bastardos pronunciándolo como si fuera el más contundente hijo de puta, eso ya queda al albedrío de cada uno. Y si insistimos en hijoputear a aquel que creemos que se lo merece, pensad, tanto emisor como receptor del exabrupto, que todo depende de la entonación y la intención, y que el uso que se da a la expresión es de calificar al destinatario como miserable sabandija con muy aviesas intenciones, de excremento rastrero y despreciable que causa vergüenza con su desvergüenza, etc, etc, y que en ningún caso se menta a ningún miembro de su familia, sino que la expresión entera está dedicada exclusivamente a su persona como expresión de la profunda desafección que nos produce. También hemos de evitar dar el siguiente paro y proferir amenazas de esas que se quedan en meras intimidaciones que no van a ningún sitio, tipo “¿A que te pego una hostia?” “¿A qué no?” “¿A que si” (Leve empujoncito que no dañaría ni a una mosca) “Que no me toqueees!!”, pero esto ya iría in crescendo, por lo que no es recomendable a no ser que vuestra excelente forma física y formación marcial os lo permita, pero sed conscientes de las consecuencias, pues el paso a acciones físicas sí que está penado.

No obstante, recordad, la violencia no es recomendable ni permisible, y que el insulto es el último recurso, ya que su utilización descalifica cualquier argumento válido que podamos tener. Pensad entonces que aquellos a los que los dirigimos en estos tiempos, aquellos que nos están haciendo la vida imposible, o imposibilitando la dignidad de nuestra vida, y líbreme dios de insultar yo a cualquier político o gobernante, que tan sólo hacen por interés de la patria lo que hacen, comprendámoslo, decía, que cuando alguien poderoso o con posición haga, diga o cometa algo, pensemos que el insulto es la última opción, a no ser que se padezca de coprolalia. Quizás es que tampoco nos queda más que el derecho al pataleo, ya que el derecho a manifestarse está siendo seriamente recortado, como todo, o al insulto como válvula de escape.

Y escapemos en la medida de lo posible de los insultos que, pretendiendo ser vejatorios para el destinatario son, por lo contrario, denigrantes para determinados colectivos por constituir estereotipos prejuiciosos y despectivos. Términos como judiada desprecian a todo un pueblo, por más que tenga su origen histórico, que posiblemente fuera introducido para reafirmar aquella decisión tomada por los gobernantes de entonces de expulsar a los pertenecientes a esa etnia de España, con lo bien que nos hubiera ido si eso no hubiera ocurrido. Está claro que hay que preservar la historia, aunque se sigan cometiendo una y otra vez los mismos errores, y que no sería bueno eliminar la expresión del diccionario. Las expresiones se van eliminando a sí mismas por la evolución (muchas veces involución, qué le vamos a hacer) del lenguaje, y esta viene dada por la educación del hablante, que somos todos los que lo hablamos y aquellos que lo hablarán. Y eso incluye fórmulas prejuiciosas porque vivimos en una sociedad que las admite, que las ha fomentado.
Que el diccionario de la RAE lleve como definición de Gitano en una de sus acepciones "Que estafa u obra con engaño” prueba que el término gitano se ve con desprecio, pero no es culpa de los académicos en este caso, pues se limitan a reflejar un uso que aún se da, por desgracia, a esta palabra. La culpa es de los usuarios del idioma, como la de Marica, en su tercera acepción como "Hombre afeminado y de poco ánimo y esfuerzo".

Curiosa dicotomía ante la que me hallo en el momento de escribir estas líneas, pues defiendo la incorrección política contra lo políticamente correcto, a lo que considero abyecto y ocultador eufemístico de una realidad, lo que tiene efectos perniciosos si se quiere luchar contra determinadas injusticias. Por ejemplo, muchos homosexuales se llaman maricas entre ellos aunque no tengan maneras tendientes a lo que se da en llamar “pluma”, al igual que muchos negros se llaman negros entre ellos. El problema estaría en el uso que se haga de las palabras. El ridículo del importado término afroamericano… ¿Cómo se va a llamar a los negros en España dentro de unos años, en un país con una variedad de mezcolanza étnica que hace que el más puro de la raza española, si es que eso existe, debido al trasiego de pueblos bien por emigración, comercio y sucesivas invasiones, tenga su origen íbero, celta o tarteso diluido o incluso no tenga ningún antepasado de aquellas primitivas poblaciones? ¿Afroespañol?. Fenicios, griegos, cartagineses, romanos, suevos, vándalos, alanos, visigodos, judíos y musulmanes, muchos pueblos procedentes de Äfrica, conforman nuestra herencia étnica, opr lo que más de uno y de dos es ya un afroespañol sin necesidad de tanta melanina. Por cierto, que todo hay que decirlo, tienen razón los vascos al proclamarse como el pueblo menos impuro (atendiendo este término a la mezcolanza racial y en ningún caso asociado a ningún tipo de suciedad), pues a lo largo de la historia han sido como la aldea gala de Asterix. Y ya que estamos con los pueblos de España con aspiraciones identitarias con respecto al resto del crisol ibérico, el sentimiento catalán se formó por la oposición a francos y musulmanes. El primero de los condes de Barcelona fue Wilfredo I el Velloso, o Guifré el Pilós, que inició una dinastía que consiguió independizarse de la monarquía Carolingia allá por el siglo VII, por lo que quieran algunos o no, esto viene ya de lejos. No tiene que ver con los insultos, pero es otro tema de actualidad, actualidad que retomamos en pocas líneas.

Una vez dicho esto vamos a poner a prueba la capacidad de resistencia al insulto mencionando un par de noticias aparecidas en los medios. Estoy refiriéndome a la desarticulación de una banda de sicarios por parte de la policía. Aquí se daría pábulo para rehacer y retorcer la noticia, interpretarla dando la vuelta a las cosas, lo que no es nuestra intención, sino la de hacer notar que, en medio de tanta miseria, todavía se puede ser más miserable.

¿O no?

Después de las titubeantes declaraciones de la nº 2 del partido en el gobierno (insisto en el uso deliberado de las minúsculas) el día 26 de febrero, dejando más que claro que lo que estaba contando era un mal apaño, una burda excusa mentirosa que además, de ser cierta, incurriría igualmente en el delito o más, según la legislación laboral vigente, acerca de esos sospechosos pagos mediante nómina hasta fechas muy recientes que han sido precariamente calificadas de “indemnización en diferido” o de “formas de simulación”, tomando a los periodistas por tontos y a los destinatarios finales de dicha desinformación por lo mismo… Que si ya no estaba en tal momento en el partido, dicho por la práctica totalidad de su cúpula estatal y en sus secciones regionales...A un tipo al que se le pagaba en bruto 21300€ mensuales (paga extras prorrateads, eso sí) y que llegó a acumular en cuentas suizas hasta 38 millones de Euros… sólo con ese sueldo y sin que le fuera nada retenido, para acumular esa cantidad de dinero hubiera tenido que cobrar durante 148 años y algo más de 6 meses, y eso que el sueldo mensual es bastante más de lo que la mayoría de las familias españolas llegan a cobrar durante todo un año, que lo del sueldo medio no es más que una patraña estadística. El tipo en cuestión se escuda en una serie de inversiones afortunadas y ventas que… ¿No os están dando ganas de emprender acciones insultadoras, de imaginaros repartiendo estopa y cera por doquier?

A mí no. Os recomiendo que si tenéis esos deseos no lo hagáis descaradamente o en público, que los reprimáis. Yo tiendo a creer todo lo que se está contando y estoy seguro que no se trata nada más que de un gran malentendido, pues estamos hablando de personas con un honor irreprochable.

¿No he mencionado el uso de la ironía? Qué despiste más descomunal.

Por cierto, que este tipo del que hacemos velada mención ha demandado a sus antiguos empleadores por despido improcedente. El dinero simulado o diferido que se le ha ido pagando, cotizaciones a la seguridad social incluidas, si proviene de la financiación “legal” reconocida por la vigente ley de partidos proviene en un 95% de fondos públicos, o sea, de nuestros impuestos, así como el sueldo que se la ha pagado durante los 20 años que ha estado trabajando para el partido (mes arriba mes abajo, dado que la fecha del supuesto despido en diferido, procedente o improcedente, no está clara, ya lo decidirá la justicia, seguro que en fechas más próximas que en otros casos de verdad). Si procediera de otro tipo de ingresos ya sería otra cosa. La cosa que todos estamos pensando y mediante la cual se rellenan sobres y se adquieren privilegios.

Lo que se está contando y dando a entender, tanto de un lado como de otro, que también tienen lo suyo, recordad el andaquetuísmo, lo mínimo que me está inspirando, utilizando esa válvula de escape esencial, es tildar a todo bicho responsable de tanta irresponsabilidad de pertenecer a una hedionda caterva de sinvergüenzas, aunque no dudo que alguno de vosotros irá más allá, y cada vez que vea algo parecido exclamará para sus adentros o de viva voz un vocalizado y sentido hijos de puta.


P.S.
Termino rindiendo homenaje a Stéphane Hessel, ese nonagenario  señor afín y coetáneo de nuestro (por muchos años) incombustible José Luis Sampedro y autor de Indignaos!, panfleto best seller de 32 páginas, del que hoy muchos se habrán enterado que dió nombre al movimiento, y que dejo aquí por no querer asociar a tan preclaro personaje, y sobre todo, persona que hablaba claro, por lo que se le denigró en determinados sectores que no admiten que las cosas que se dicen se puedan entender, a lo aquí expuesto, pero sin dejar de relacionarlo, pues es la indignación lo que desencadena el insulto y la justa indignación la que lo justifica.