domingo, 27 de febrero de 2011

Esos anuncios de los tebeos... (1)

Como curiosidad, he elegido estos anuncios que resultan escalofriantes...
El grueso de este post consistirá en varias imágenes de una de las "mascotas" más horripilantes que haya tenido la desgracia de encontrar. Aunque tiene su aquel. Se trata de:

KITIN, de CHOCOLATES NOGUEROLES

Chocolates Nogueroles era una empresa fundada en 1843 en Villajoyosa, aunque luego se trasladó a Gandía en 1910. Actualmente, según la tienda especializada en venta de chocolates por marcas Mon Chocolat, lo fabrica
Herranz de Pedro, SA, empresa especializada ubicada en la ciudad de Ávila.
La primera campaña publicitaria de España la llevó a cabo Chocolates Matías López, que encargó al litógrafo Francisco Ortego Vereda los carteles.


Los señores de Nogueroles (pues ese era su apellido) decidieron seguir el ejemplo al ver como aumentaba las ventas esa cosa de la publicidad. Supongo que en un principio creyeron (y bien) que el fútbol era un buen reclamo.
Pero... ¿A quien se le ocurrió la idea de tener una mascota, una imagen con la que identificar la marca? La idea en si era buena. Pero jamás debieron encargar el desarrollo de la misma a cualquier hijo de alguien, que "tenía buena mano para el dibujo", pues luego pasa lo que pasa...


Así es. Este horripilante ser es Kitín, la "imagen" de los Chocolates Nogueroles. esta era la portadilla de un tebeíto promocional. A continuación, parte de su contenido:




Lo peor de todo es que, en la primera imagen, en lo que se supone que es la contraportada, se puede advertir que va firmada. Eso si, parece un pseudónimo.
Otro ejemplo del espantoso Kitín:

Como no podía ser de otra manera, la casa también se servía de merchandising: Album de cromos, pins (entonces se llamaban broches o insignias), figuritas...



Afortunadamente la figurita no era de Kitín. Sólo hubiera faltado tenerle en tres dimensiones.
Actualmente hay un grupo de facebook fan de Chocolates Nogueroles. Entonces, lo que se estilaba era ser socio de un club vinculado a la marca. Así es, El Club Kitín. Podemos ver el reverso de un carnet de Socio de Honor, reservándonos el publicar el reverso, ya que viene la foto y nombre de un, por entonces, niño. Esto está disponible en la red, el propietario sabrá lo que hace, pero aquí no nos vamos a entrometer con su privacidad.

El avestruz que cabalga Kitín ha de estar drogada como poco, pues no se puede sonreir teniendo en la grupa a ese engendro...
Y pasó lo que tenía que pasar. Kitín se anunció también en los tebeos. Los destinatarios del chocolate eran principalmente los niños. Los niños leían tebeos. Ergo...


Desconozco quien es el dibujante, y la firma es ilegible. El siguiente no va firmado, pero se publicó en el Tio vivo nº 57:
Pero, como he dicho, está publicado en el Tio Vivo. El Tio Vivo era de la editorial Bruguera. El señor Nogueroles quería lo mejor para su producto. Quería a autores que aportaran su popularidad a la marca. Pero eso si: Kitín tenía que aparecer por narices. Así que en año 1962, un nuevo personaje se añadió a la larga lista de los dibujados por...

Efectivamente. Manuel Vázquez. Esta tira se publicó en el Tio Vivo nº 72.(Segunda época) La siguiente en el nº 77:


Resulta chocante ver a los personajes con imagen vazquiana convivir con el inquietante Kitín. No se si para suavizar tan horripilante visión, se le añadió la coletilla "el amigo de los niños" en la siguiente página. No fuera que los padres pensaran que sus vástagos estaban leyendo tebeos de miedo.

Tambien por esta razón, el feo Kitín escribió a los maestros españoles una carta en la que se les informaba de un certamen al que podían apuntarse sus inocnetes alumnos:





Y tras este intermedio, hacer un anuncio (bastante apropiada la expresión en este caso). Se trata de un acontecimiento histórico, y una de las pocas veces documentadas en que dos de los mayores genios del a historieta humorística española dibujaron historietas del mismo personaje. Kitín (redoble de tambor), también fué dibujado por Francisco Ibáñez:





Publicadas originalmente (y respectivamente) en el DDT nº 572 y el Pulgarcito nº 1617, vemos como Ibáñez trató de dar un aspecto mas...ibañezco al abominable personaje, quedándose este en una mezcal de Sacarino inexresivo y sin gracia y...Kitín. Ibáñez lo intentó, luego vino Vázquez, que renunció a vazqueizar al atroz Kitín, pues ni siquiera intentó darle gracia al asunto.
Ni que decir tiene que esta campaña duró muy poco y se puede considerar fallida.
No tuve la suerte de probar los Nogueroles de entonces. Soy un tipo goloso y seguramente me hubiera encantado. Hay muchos testimonios nostálgicos de lo rico que estaba aquel chocolate que, a fín de  cuentas, era fabricado en la "meca" de los dulces en España. Y como decía el anuncio...


...Ellos son sinceros. si recuerdas un sabor de tu niñez por bueno, bueno tendría que ser a la fuerza. Por cierto, que el condenado Kitín se colaba aquí también, afortunadamente mucho más pequeño.
Acabamos este homenaje a los Nogueroles y este desdoro a Kitín con el anuncio televisivo:

video

Y curiosamente, animado tiene un pase y todo.

Termino el post con propina.Se trata de una simpática familia compuesta por padre, madre e hja, que atienden al nombre de "La Familia Feliz". E igual hicieron felices a más de dos niñas. Pero personalemte, estos dos anuncios de Congost con estos muñecos me dan muchísima grima. La familia feliz es una familia Zombie, o está poseída por algún diablo maléfico. ¡Qué ojos!


4 comentarios:

  1. ¡Coooo-pón! El caso es que el interior tebeíto promocional parece muy moderno, me recuerda a los fanzines que hacíais a principios de los años 90... ¡Juo, juo!

    ResponderEliminar
  2. Alguno habría por ahí, yo nunca hice ningún fanzín, pero te doy toda la razón.

    ResponderEliminar
  3. ¡Joder con Kitín! Su puta madre que feo que es. Hay que reconocerle a Ibáñez todo el arte del mundo al encarrilar un poco al bicho. Y también a Vazquez que tuvo el estómago de mostrarlo tal cual, al desgraciao.
    Sin duda los animadores sois unos genios. Éstos salvaron el spot y hasta está simpático el condenao,

    Sí hiciste fanzines, en el PotaG estabas ¿no?

    ResponderEliminar
  4. Nya, me preguntó quién fue el que pensó que un niño al que le faltan dientes era perfecto para anunciar chocolate.

    ResponderEliminar