domingo, 9 de octubre de 2011

Historias del Frikismo; Ranking personalizado de los Robots en el Cine: El Pistolero, de Almas de Metal (Westworld)


En 1960, John Sturges dirigía un clásico del western, con una banda sonora de Elmer Bernstein muy reconocible e imitada posteriormente, basado en la película de Akira Kurosawa Los 7 Samurais. Esta película era, claro está, Los 7 magníficos. En el momento de su estreno no fue un gran éxito, pero con el tiempo, sobre todo gracias a la banda sonora, se fue convirtiendo en un western de referencia que tuvo secuelas posteriores, a cual peor, e incluso una serie de TV.
En Los 7 magníficos se nos contaba la historia de un pueblo mexicano cuyos humildes habitantes vivían modestamente de la agricultura. Este pueblo se hallaba a merced de una despiadada banda de forajidos liderada por el malvado Calvera (Eli Wallach), que constantemente les extorsionaban y hacían la vida imposible robando sus cosechas y saqueando sus hogares. Los habitantes del pueblecito, campesinos que no saben defenderse, deciden contratar los servicios de siete implacables mercenarios cada uno con una habilidad especial en el manejo de las armas para defenderles. Son sólo siete debido a lo reducido de la paga, siete personajes arquetípicos liderados por Chris Adams y su amigo Vin, interpretados respectivamente por Yul Brynner y Steve McQueen. Completarían el septeto un hombre fuerte con feeling con los niños del pueblo, Bernardo O´Reilly (Charles Bronson), un experto lanzador de cuchillos llamado Britt (James Coburn), una extraña especie de tahúr que está en el ajo por curiosidad llamado Lee (Robert Vaughn), Harry Luck, un tipo sin ninguna habilidad especial con ningún arma pero gran fuerza de voluntad y ganas de ayudar (Brad Dexter) y un impulsivo muchacho con ganas de aprender al que todos llaman Chico (Horst Buchholz).





En 1966, Burt Kennedy dirigió la secuela titulada El regreso de los 7 magníficos, en la que el único que repetía en el reparto era Yul Brynner  en su rol de Chris. Este personaje volvería a aparecer en las dos siguientes secuelas, La furia de los siete magníficos (Paul Wendkos, 1969) y El desafío de los 7 magníficos (George McCowan, 1972), pero estaba interpretado por  George Kennedy y Lee Van Cleef respectivamente.

En la serie de TV, Robert Vaughn interpretaba al juez Oren Travis, que era el encargado de volver a reunir a los 7 magníficos; Chris era interpretado por Michael Biehn, actor al que conocimos por interpretar a Kyle Reese, el tipo que viaja al pasado (nuestro presente de entonces) para proteger a Sarah Connor en Terminator y que termina siendo el padre de John Connor.


Así que tenemos que el personaje de Chris Adams (que dicho sea de paso, en la serie se llamaba Chris Larrabee) es interpretado al final por un tipo que lucha contra robots, los peligrosos e despiadados Terminator. E irónicamente, el actor que interpretó originalmente a Chris Adams, Yul Brynner, interpretó a un implacable robot, que por su actitud podemos considerar como un precedente de los Terminator… y vestido de igual manera que en Los 7 magníficos. Este robot es conocido como:

El Pistolero
Este no, que ya estamos con la del Yul Brynner...        

Ahora si...
El Pistolero

 
En 1973, el escritor, médico, antropólogo y cineasta Michael Crichton dirigía el clásico de la ciencia ficción Westworld, en la que una vez más se toma como leit motiv la temida rebelión de las máquinas contra sus creadores, o sea, nosotros, aunque nunca hayamos montado nada más complejo que un rudimentario Meccano. También supone la primera incursión de Crichton en un tema que le haría mundialmente famoso: El lugar de diversión que se convierte en una trampa mortal. Quizás no sea ese el tema, pues lo que le hizo mundialmente famoso (aunque ya lo era, pues más aun) fue el tema de la clonación en Parque Jurásico, los dinosaurios y todo eso, controversia incluida por el tono pseudo científico del libro, pero también Julio Verne envió a unos tipos a la Luna de un cañonazo y nade le dijo nada (simplificando mucho, eso mismo hizo, si). Ya dijo Crichton en su momento que el no era un científico, que se limitaba a exponer teorías sin más ánimo que dar cierto aire de verosimilitud a lo que escribía, que era ficción pura y dura.
Volviendo a Westworld, nos encontramos en un futuro próximo, en un parque de atracciones llamado Delos, en el que los visitantes pueden interactuar con robots humanoides que están integrados en tres escenarios diferenciados que representan tres épocas históricas a la manera Hollywoodiense, y que coinciden con las épocas históricas más “visitadas” por las producciones más exitosas del cine de época, o sea, La Antigua Roma, La Edad Media y el Lejano Oeste.  Aparte de los decorados y la ambientación, estas tres partes de Delos están habitadas por sus personajes habituales, con la particularidad de que estos no son actores, sino que se trata de androides, perfectas reproducciones de seres humanos, en cuya programación está el ser aquellos personajes a los que representan.
Así que semejante lugar es el ideal para representar las fantasías relacionadas con estos mundos que tenga cualquiera… que se lo pueda permitir, claro (Los clientes pagan 1000$ diarios por su estancia en Delos). Esto les ocurre a dos amigos, Peter Martin (Richard Benjamín, el Capitán Adam Quark de La Escoba espacial) y John Blane (James Brolin, el Director del Hotel Saint Gregory, Peter McDermott en Hotel), ambos entusiastas de las películas del Oeste, quienes aparte de la recreación de su ambiente predilecto pueden interactuar con personajes que son de la época en espíritu, no meros intérpretes. Y pueden jugar a que son auténticos habitantes de la década de 1880, pidiendo Whiskey en el Saloon o relacionándose con prostitutas robot , cosa que en el caso de los actores (o actrices) no hubiera sido (tan) posible.
Los dos amigos camino de Delos. Las etiquetas de colores identifican el mundo al que se dirigen; en su caso, el azul representa al oeste.
La sala de mantenimiento
Además, Peter se bate en duelo en repetidas ocasiones con un androide pistolero, al que derrota siempre, siendo “el más rápido”, pues tal es la programación del pistolero robot.
Pero poco a poco, los técnicos de Delos comienzan a descubrir pequeños fallos en las programaciones de los robots (uno de los robots serpiente de cascabel pica a John, por ejemplo), multiplicándose hasta que uno de los androides de El Mundo Medieval, El Caballero Negro, mata a uno de los visitantes. Se decide entonces cortar  la energía, pero lo único que se consigue es que todo el mundo se quede encerrado en el parque mientras los robots, descontrolados, campan a sus anchas. Y uno de los primeros en notar que algo no va bien es Blane, al que El Pistolero reta y mata. A partir de ese momento todo será huída desesperada y persecución implacable por parte del antecedente de Terminator, un hierático y escalofriante Yul Brynner, vestido como ya lo hizo para interpretar a Chris Adams.
El guión de la película que también dirige es del propio Michael Crichton, y parece un borrador muy bien elaborado de lo que sería su mayor éxito internacional, esta vez bajo la batuta de Spielberg en Parque Jurásico. Con esta película se inició la revolución de los personajes (en este caso los dinosaurios) y efectos especiales generados por ordenador, junto a Terminator 2, que han ido copando cada vez más el cine actual, impensable ya casi el hacer una película de gran éxito (o pretensión de tenerlo) sin dedicar una importante parte del presupuesto para este fin. Si unimos Michael Crichon por Parque Jurásico y Terminator, volvemos a Westworld. Y Westworld fue la primera película de la historia en incorporar imágenes generadas por ordenador en dos dimensiones. En concreto en las escenas en que la acción se muestra desde el punto de vista del Pistolero. Curiosamente, la primera película en emplear imágenes generadas por ordenador en tres dimensiones fue la secuela de Westworld, Futureworld, estrenada sólo tres años más tarde, en 1976.                             
Queda para el recuerdo ese Yul Brynner que no cambia el gesto (aunque de vez en cuando se le escape alguna sonrisilla diabólica), provocando la angustia de ser perseguido por algo que quiere matarte y del que no cabe esperar piedad, pues su actitud persiste cuando Martin le arroja ácido y es perseguido por un Pistolero desfigurado, sin rostro, sin compasión.

Este robot tan malo...

... hay que conocer su interior
La cosa empieza a complicarse
Así veía el pistolero en las primeras imágenes por ordenador en una película
Por cierto, que el efecto de la espumosa corrosión del ácido sobre el rostro de Yul Brynner/El Pistolero fue conseguido… con Alka Seltzer. También aparecen en la película Majel Barrett, más conocida por ser la mujer del creador de Star Trek, Gene Roddenberry, e intérprete en la creación de su esposo de los papeles de la enfermera Chapel en la Serie Original y Lawxana Troy en La Nueva Generación; e interpretando a unos de los clientes, en el Delos del Far West, un banquero apocado y con gafas que desea ser sheriff (y que no pronuncia palabra alguna en toda la película), a Dick Van Patten, el entrañable Señor Bradford de Con 8 Basta.
El señor Bradford camino de Delos
Majel Barrett



TÍTULO ORIGINAL       Westworld
AÑO                              1973                       
DIRECTOR                    Michael Crichton
GUIÓN                           Michael Crichton
MÚSICA                        Fred Karlin
FOTOGRAFÍA               Gene Polito
REPARTO                      Yul Brynner, Richard Benjamin, James Brolin, Norman Bartold,
                                      Alan Oppenheimer, Victoria Shaw
PRODUCTORA Metro-Goldwyn-Mayer
SINOPSIS            En un futuro próximo existe un gigantesco parque de vacaciones dividido en tres zonas: la Roma Imperial, el Oeste americano y la Europa Medieval. Cada una de ellas reproduce con total fidelidad las características de cada época. Existe, además, la posibilidad de que quien pueda permitírse el lujo viva sus propias aventuras en la época elegida. Al parque han ido de vacaciones un par de amigos, Peter Martin (Richard Benjamin) y John Blane (James Brolin). Todo está perfectamente controlado hasta que los robots que hacen de figurantes empiezan a fallar, en concreto un implacable pistolero (Yul Brynner) diseñado para perseguir sin descanso a sus víctimas. (Datos de FILMAFFINITY)

2 comentarios:

  1. Efectivamente esta peli de "Westworld" la vi hace poco en la TDT y me redordó a Terminator, o mejor dicho, Terminator recuerda a ésta...ese final que el robot persigue al prota una y otra vez...

    ResponderEliminar
  2. Claro que habla el señor Bradford en "Almas de metal"... de hecho lo dobla aquí el mismísimo Doctor Infierno (Joan Borràs).

    ResponderEliminar