sábado, 9 de abril de 2011

La Bande Dessinée en España, poco y mal - Cubitus, de Dupa (1)



Aparte de los ya vistos cómics distribuidos por la británica IPC, la Editorial Bruguera, y más concretamente, la revista Zipi y Zape, también publicaba material franco-belga. De Editions Du Lombard nos trajo una serie sobre un enorme perro blanco y peludo, antropomorfo, mascota de un anciano mostachudo (o viceversa) que respondía al nombre de Semáforo. Se trataba de Copito, en alusión a su forma que recordaba a las bolas de nieve. En 1977 apareció, también editada por Bruguera, una revista con el mismo nombre que se dedicó  a la publicación de restos de series sin publicar pero cuyos derechos habían sido adquiridos mediante paquetas a editoriales del mercado franco belga, que se completaba con historietas de nuevo cuño realizadas por dibujantes que estaban en nómina, como nuestro amigo Blas Sanchís, así como la enésima reedición de antiguas historietas de personajes como Pitagorín, por ejemplo. De esta revista se publicaron tan solo 9 números, y se incluyó alguna página de Copito, el personaje.

Copito y Semáforo, en Zipi y Zape

El amigo-enemigo, Senescal

Dos camaradas
 
A principios de los 80, la editorial Montena estaba en pleno auge publicando la versión española de la revista italiana Don Miki, con historietas de personajes Disney. Esta exitosa revista con formato de bolsillo comenzó siendo publicada por Edibelsa, y la Editorial Primavera publicó los últimos números tras la venta de los derechos por parte de Montena. Estas historietas provenían de dibujantes y guionistas de todo el mundo y alguna reedición de clásicos, incluidos los de Carl Barks o Floyd Gottfredson. El formato era más pequeño que el de una revista tradicional, y las páginas iban encoladas al lomo entre cubiertas, dándole el aspecto de un pequeño librito. Bruguera quiso entrar en ese mercado de los pequeños libritos. Así salió al mercado la revista Copito, nuevamente, pero esta vez dedicándose a la publicación de historietas protagonizadas por personajes de Hanna-Barbera. En esta revista no salía Copito, el personaje, que vio cambiado su nombre a Cubito en los Zipi y Zape. Curiosamente, este cambio acercó más su nombre al original: Cubitus.
De una serie de Cubito a través de la historia

A Cubito no le gusta bañarse

Otra de Cubito a través de la Historia

Peleas con Senescal

Un perro muy humano





En una nueva vuelta de tuerca, Bruguera cierra en el año 1981 la mítica revista Pulgarcito. Y la relanza con un nuevo formato y totalmente renovada. Lo que hace realmente es sacar una revista distinta, pero bueno. El formato es nuevamente  el de librito de bolsillo, con 100 páginas, y el nombre, Pulgarcito, se debe en esta ocasión al personaje de Jan basado en el cuento popular alemán que recogieron los hermanos Grimm. Aparte de Pulgarcito, la revista publica historietas de Schmidt, como el profesor Tragacanto, hechas ex profeso para la revista, no reediciones. En esa revista sale por primera vez Tete Cohete, dibujado por Ibáñez, y que posteriormente, en sus apariciones en otras revistas, sería como historieta de una sola página dibujada casi siempre por Casanyes. Se completaría la revista con un cómic alemán, Fix y Foxy, uno holandés, Bermudillo el genio del Hatillo, alguna otra creación patria por parte de Nicolás o Jordi Buxadé (Maladona El Futbolista Chino y Nero, respectivamente) y con historietas franco belgas: Los pitufos de Peyo y… Lanitas. Nuevo cambio de nombre.

Lanitas en Pulgarcito

Demasiado humano para ser listo

Lamitas con Milú y Boule

Lanitas y Semáforo, tanto monta, monta tanto
 

Exceptuando estas publicaciones, y posiblemente alguna aparición aislada en alguna revista que no me consta, Copito-Cubito-Lanitas no ha tenido más presencia en España. Cosa que no es de extrañar, pues al pensar en el maltrato sistemático y total desprecio al cómic, a los tebeos, que se ha dado desde siempre en este país no puedo por menos que reirme (una risa siniestra mientras acaricio una daga malaya) cada vez que veo a algún pseudocienasta español lloriqueando por televisión, panda de subvencionados.
Pero hemos venido aquí a hablar de Cubitus, ya que en adelante le llamaré por su nombre original.
La serie cuenta la historia de Cubitus, un bonachón perro grande y blanco con el don del habla. Vive en una casa en los suburbios con su amo, Semáforo, un marinero jubilado, y  al lado de Seneshal, un gato negro que es su enemigo natural.
La gran mayoría de los álbumes de Cubitus recogen gags de una página, pero en unos pocos se reúnen colecciones de historias cortas o, en casos raros, una larga historia a lo largo de todo el álbum.

Maldito Senescal




Las citas de Semaphore

Caseta de Cubitus, interior , noche

Un humano muy perruno




Cubitus fue creado por Luc Dupanloup, conocido como Dupa, nacido el 2 de Diciembre de 1945 en Montignies-sur-Sambre, Bélgica, hijo de André Dupanloup, un pintor con talento pero poco conocido. Descubrió los cómics gracias a Maurice Tillieux, e ingresó en la Academia de Bellas Artes de Bruselas, en la década de 1960 influenciado por el creador de Gil Pupila.
A los 16 años llamó a las puertas de Greg con una carpteta bajo el brazo, pero fue rechazado. Volvió a la semana con una carpeta repleta de nuevos dibujos. Esta actitud agradó a greg, que lo tomó como asistente. Greg, que entonces era redactor jefe de la revista Tintín, le hizo colaborar  ​​en los fondos de Zig et Pucey Achille Talon”. También ha colaboró dibujando los fondos en "Fifi", "Fleurette", "Luc Junior” yTootsy”.
En 1968 Greg se encuentra con un problema, y es que le  falta una página para cerrar la revista Tintín que había de salir el 16 de abril. Así que le pide a Dupa que haga algo al respecto. Viendo este por fin su oportunidad, dibuja una gran bola de pelo con patas de color blanco, al que pone Cubitus de nombre ¿Por qué? A los perros les gustan los huesos, y el cúbito es uno de ellos. Tuvo que pasar un año hasta que apareciera su “amo”, Semáforo. Desde entonces y hasta la temprana muerte del dibujante belga a los 55 años, se han publicado 43 álbumes del cánido antropomorfo, y  desde 2005, 5 de Las nuevas aventuras de Cubitus , por Pierre Aucaigne y Michel Rodrigue.

Cubitus de Pierre Aucaigne y Michel Rodrigue
Ídem




En 1988, la historieta fue adaptada en una serie de dibujos animados de 104 episodios emitida en numerosas televisiones de múltiples países. En 2006 se lanzó una serie de 10 sellos de correos. Aparte, se puede ver en Bruselas una pared (entre las múltiples de la ciudad belga dedicadas a reproducir personajes del cómic), una Cubitus homenajeando al  Manneken Pis en el 109, rue de Flandre ; Y en Limal, población donde Dupa pasó los últimos 30 años de los 50 que duró su vida,  se erigió una estatua en honor a Dupa el 3 de octubre de 2002, creada por Yves Cauwenberghs,  con la figura de Cubitus como tema, en la plaza Albert Ier.
En España debe de haber alguna calle suelta en algún pueblo con alcalde populista o lleno de buenas intenciones, que ha provocado que algún vecino se avergüence de vivir en la calle Zipi y Zape o Mortadelo y Filemón, en lugar de en una calle con el nombre de algún general franquista o algún personaje desconocido y del que jamás se preocupará en averiguar quién fue, si el inventor de la fregona, algún antiguo terrateniente desfasado ,uno de los ministros de la 3ª república o algún insigne deportista de los años 70, pero que le resultará menos vergonzoso a la hora de decir su dirección.

Fotograma de la serie

Otro fotograma, abajo, la cabecera
Cubitus-Manneken Pis en Bruselas

Otra vista
Estatua en Limal
Así, las obras no molestan tanto

Cartel en el Metro

De una exposición en una catedral en Bélgica

Volviendo a un personaje y un dibujantes nacidos en un país cuya industria del cómic, o de la BD como dicen los francófonos, forma parte del PIB, Dupa ganó a lo largo de su carrera los siguiente s galardones.

  • Crayon d'Argent en 1973
  • Aigle d'Or de la Ville de Nice en 1982
  • Premio al major libro infantil en la BD de Paris convention en 1984
  • "110 d'Or" price enNovember  dr 1993 en el  BD Festival de Illzach
En 1989 Cubitus obtuvo su propia cabecera, publicada también por Lombard, pero se publicaron muy pocos números.







Varias portadas de la revista Tintín protagonizadas por Cubitus


Tres números dela revista Cubitus

Cubitus, el  héroe de la serie, es un perro blanco con serios problemas de sobrepeso, un hocico negro y una cola amarilla en forma de pompón. Sémaphore le puso ese nombre en referencia al hueso cúbito en el que se orinaba cuando sólo tenía unos días. Al principio de la serie era un perro cuadrúpedo típico, con el pelo cayendo sobre sus ojos, aunque con el don de la palabra, pero con el tiempo se fue volviendo más “humano” se antropomorfizó, y se comporta casi igual que un ser humano (excepto por unas pocas características perrunas que conserva); camina sobre sus dos patas traseras, tiene las manos con pulgares oponibles(a veces se las pone en " bolsillos de su piel”), y puede hacer todo lo que un humano puede hacer. Sus pasatiempos favoritos son comer, dormir y practicar el boxeo usando como saco a  Sénéchal. Este es un gato blanco y negro, vecino y archienemigo de Cubitus, y a veces su mejor amigo .Al igual que Cubitus, Sénéchal caminaba  a cuatro patas en los primeros volúmenes de la serie.
Cubitus busca a Isidore

Cubitus vs Mosca, espectador, Senechal

Sin palabras

Sonambulismo

Cubitus a cuatro atas y Marcellin


Cubitus vive en una caseta rosa con el tejado rojo (a excepción de la pequeña chimenea), situada en el jardín de la casa de  Sémaphore. Su interior es muy diferente de lo que sugiere el exterior. Por dentro es  muy espaciosa, y tiene baño propio, una fuente y una cama con dosel. También es importante el edredón de  Cubitus; un gran cojín rojo hipermullido (tan suave que, en palabras de Cubitus, Elizabeth Taylor le prometió toda su fortuna a cambio, pero se negó al trato) en el pasa mucho tiempo roncando. No lo cambiaría por nada del mundo. Tampoco su preciada colección de huesos: Cubitus posee cientos o miles (no se sabe con seguridad), que cubren el suelo de la casa de Sémaphore (desde el sótano hasta el ático, en la nevera…) en la caseta o enterrados en el jardín.
Sémaphore  es un marinero jubilado, amo de Cubitus, aunque la relación entre el amo y el perro se invierte muy a menudo. De vez en cuando hace sus pinitos como inventor. Tiene un amigo llamado Ventenpoupe (vientoenpopa), todo un estafador, y dos compañeros de caza desde hace veinte años, Polo y Jean-Marie. La pasión verdadera de Sémaphore es su vieja motocicleta, a la que llama “Titine”, color amarillo-anaranjado,  con sidecar, es la pesadilla de Cubitus, que odia a sentarse en el sidecar y hace todo lo posible para sabotearla (como poner azúcar en el tanque) o venderla. Presente en cada álbum, su sidecar está embrujado por el amistoso ectoplasma Manual Cotalos Y Mucho Gusto y ha sido dada en muchas ocasiones como siniestro total.
Ventenpoupe

La moto de Semaphore


Siempre rivales

Manuel de Cotalos Y Mucho Gusto es el fantasma de un ex piloto de carreras admirado por Sémaphore  en su juventud. Harto de poseer viejos castillos, se enamoró de la moto de Sémaphore  y decidió establecerse permanentemente en el sidecar de la misma.
En los nuevos álbumes aparece Bidule, el sobrino de Cubitus. Con la excepción de la cola, que es de color naranja, que se ve exactamente como su tío. Bidule se expresa únicamente cantando.

Con Bidule

 
Otros personajes recurrentes en la serie serían:
Médor, un caracol que sigue a Cubitus prácticamente a todas partes. Casi invisible, a veces toma la palabra y lo que dice forma parte del gag. Está secretamente enamorado de Cubitus.
Víctor, un sofisticadísimo ordenador casi omnisciente que camina sobre orugas, y con una antena en cuyo final hay una especie de pompón amarillo que recuerda extrañamente a la cola de Cubitus. Dotado del don de la palabra y una capacidad de análisis y predicción extraordinarios, es incapaz de mentir. Cubitus le conoce en el álbum nº 14, cuando el antiguo propietario de Víctor le deja “olvidado” durante una mudanza. Tras muchas vicisitudes para encontrar al dueño, infructuosamente, Cubitus y  Sémaphore  optan por adoptarlo definitivamente. Al final del álbum, agotándose la batería de Victor, Cubitus opta por guardarle en una urna, dejando un cartel que reza “Rómpase el cristal en caso de nostalgia”. Victor reaparecería en el nº 28, en el que es  víctima de un secuestro.
Portada de la aventura con Victor



Encuentro con Victor

El fantasma del sidecar

Una pesadilla de Semaphore
Rómpase en caso de nostalgia
 
Marcellin, un niño amigo de Cubitus que aparecía en las primeras historias, supuestamente sobrino de Sémaphore , ya que le llamaba tío. Poco a poco desapareció de la  serie.
Isidore, aparece en un único álbum. Adorado y conocido por todos, excepto por Cubitus, que nunca llega a verle la cara.
El estilo de Dupa está inspirado e influenciado por el de su mentor, Greg, cuyo estilo estaba influenciado por el de Franquin. A pesar de publicar en Lombard, “sede” de la Escuela de Bruselas, tenemos a un infiltrado de la Escuela de Marcinelle. Disfrutad de su dibujo preciosista, y si tenéis conocimiento de francés, podréis disfrutar de sus aventuras en su idioma original, ya que mucho me temo que jamás será publicado en español en forma de álbum. Y es que no hay color.
Los retos de Cubitus



La caseta de Cubitus, como el bolsillo de Harpo Marx

Decorador


Buscando a Isifore

La obsesión con Isidore












Planchas variadas


No hay comentarios:

Publicar un comentario