viernes, 25 de marzo de 2011

La película de la semana (cuando veo película en la semana en curso) (4)



Tres películas para pasar el rato y ya. Que no es poco. Eso es lo que me ha deparado cinematográficamente el lapso de tiempo entre la publicación del anterior “película de la semana” y la publicación de este que estarás leyendo, oh incauto lector. Así que ya no es “la película de la semana”, sino “las tres películas de los doce días”. Y encima no es del todo exacto, ya que también tuve el placer de visionar alguna película de esas que no son recientes y que algún desinformado califica de antiguas, aunque sean más modernas por clásicas que las aquí comentadas. Pero eso es harina de otro costal, y aquí voy a comentar estas tres películas nuevas. 

La primera no es nueva, pues ya ha salido en DVD, lo que hace que ya sea antigua. Aunque para antiguo yo… ¿DVD? Ha salido en Blue Ray! Y hace tiempo. Esta película se estrenó en Agosto de 2010, pero la tenía pendiente de comentar desde que salió a colación en el post en que hablé de The Mechanic. La peli en cuestión es “Stallone´s  eleven”… Bueno, no. Porque no son once. Son Los Mercenarios. Dirigida y coescrita por Sylvester Stallone, esta ración extra de tiros, explosiones y demás tracas está servida por la presencia, acreditada y sin acreditar, de varios de los mayores héroes de acción de la cinematografía occidental. La comparación con la cinta de George Clooney, Brad Pitt y compañía (y la Ocean´s Doce  y Trece también) es inevitable por esta razón, ya que se trata de una reunión de amigos que se van a dedicar a hacer algo. (Compararla con la Ocean´s Eleven original, la del Clan Sinatra, ya se me antoja un pecado demasiado gordo. Prefiero ceñirme a los veniales).

Los amigos de Stallone son gente muy grande y con muchos recursos para dar candela. Y se juntan todos formando un arrasador grupito de gente prescindible (The Expendables en el original), carne de cañón, sin ataduras familiares, dispuestos a arrasar una pequeña e imaginaria república bananera tipo Palombia o San Theodoros. Al principio es un encarguito de un tipo encarnado y sin acreditar por Bruce Willis, con una excusa tipo “tenemos que matar al malo de ese país que necesita nuestra ayuda” con clausula “el gobierno negará toda relación con ustedes”.  En esa misma escena aparece el ex gobernador de California de aún hoy impronunciable apellido (por nosotros pobres latinos y como he demostrado anteriormente, desconocedor del idioma de Goethe) como jefe de otra banda de mercenarios, con el que bromean a costa de su carrera política. Stallone acepta el encargo, pero antes ha de ver la situación con sus ojos, por lo que vuela a la isla de Vilena (la república bananera esa) en compañía de Statham. Lo ve tan negro que rechaza en trabajo y el cobro de la minuta, pero el pensar en una valiente chica que ha conocido allí durante su corta estancia, y en lo mal que lo debe de estar pasando le hace recapacitar, por lo que decide hacer el trabajo solo y gratis. Sus amigos no le van a dejar en ese brete, por lo que le acompañarán, gratis también, que es lo que tiene la verdadera amistad. Tras muchas explosiones, puñaladas, derribos y demás pirotecnia, llegamos al final de la película, que no voy a contar para no desvelarlo, claro. Aunque tampoco hace falta. Si eres de los que disfrutan con este tipo de espectáculos, con todo ese tonelaje de munición, hombres duros, piruetas imposibles, malos sin puntería y demás, debes verla. Si además eres un mitómano de los héroes de acción - salen Sylvester Stallone (Barney Ross), Jason Statham (Lee), Jet Li (Yin Yang), Dolph Lundgren (Gunnar Jensen), Randy Couture (Toll Road), Terry Crews (Hale Caesar), Eric Roberts (James Monroe), David Zayas (general Garza), Steve Austin (Dan Paine), Mickey Rourke (Tool), Arnold Schwarzenegger (Trench) y Bruce Willis (Sr. Church)- estás obligado a verla o cualquiera de esos rudos tipos te lo harán pagar muy caro. El único que no es un Action Man de ese listado, salvo error u omisión, es David Zayas, Angel en la gran serie Dexter.
Statham, la chica que hace que Stallone se replantee la misión, y Stallone

David Zayas haciendo algún dinerillo mientras no se rueda Dexter


Vaya panda...

El sueco ese que peleó con Rocky haciendo de ruso, y luego fué He-Man de Los Masters del Universo

Mickey Rourke, cada día más partido
 
La segunda película… pues según escribía estas líneas veo que acaba de salir también en Blue Ray. Vamos, que me estoy luciendo. Pero bueno, aunque tampoco se pueda ir ya al cine a verla, la comento. Obviamente, yo tampoco he acudido a una sala a verla. Estoy hablando de Skyline.
Lo primero que me llamó la atención es que, en los títulos de crédito, la película aparece dirigida por los Strause Brothers. Esto, últimamente, me produce escalofríos por los malos augurios que esa peculiar firma conlleva. Pero no por los hermanos susodichos, sino por el hecho de haber sido dirigida por un par de hermanos que firman como hermanos; o sea, no como Fulanito Fulanítez y Menganito Fulanítez, sino como The Fulanitez Bros. Dejando aparte aquella polémica entre hermanos surgida en la época dorada de Hollywood entre los más gloriosos Bros de entonces, los Warner y los Marx, es raro ver algo hecho por unos Bros y firmando como Bros. ¿O no? En música tenemos por un lado a los Chemical Brothers, vale, pero es que estos no son realmente brothers; también están los Jonas Brothers y los hermanos Goss…que hicieron el grupo Bros. El resto de hermanitos que se me ocurren no firman sus tonadillas como brothers, así que aquí lo dejamos musicalmente hablando. Luego están los Ringling y los Tonetti, pero a mí no me agrada demasiado  el circo, así que lo pasaré por alto. También están los Lehman Brothers, que eso si que fue un circo…


Lo primero que me llamó la atención es que, en los títulos de crédito, la película aparece dirigida por los Strause Brothers. Esto, últimamente, me produce escalofríos por los malos augurios que esa peculiar firma conlleva. Pero no por los hermanos susodichos, sino por el hecho de haber sido dirigida por un par de hermanos que firman como hermanos; o sea, no como Fulanito Fulanítez y Menganito Fulanítez, sino como The Fulanitez Bros. Dejando aparte aquella polémica entre hermanos surgida en la época dorada de Hollywood entre los más gloriosos Bros de entonces, los Warner y los Marx, es raro ver algo hecho por unos Bros y firmando como Bros. ¿O no? En música tenemos por un lado a los Chemical Brothers, vale, pero es que estos no son realmente brothers; también están los Jonas Brothers y los hermanos Goss…que hicieron el grupo Bros. El resto de hermanitos que se me ocurren no firman sus tonadillas como brothers, así que aquí lo dejamos musicalmente hablando. Luego están los Ringling y los Tonetti, pero a mí no me agrada demasiado  el circo, así que lo pasaré por alto. También están los Lehman Brothers, que eso si que fue un circo…
Pero ciñéndonos a la cosa de la cinematografía… Por un lado tenemos a los patriarcas de los hermanos cinemanufacturadores y de los cineastas en general, los Lumière. Y a los mejores con diferencia de nuestros días, los Coen. Pero estos últimos no firman como Coen, las películas dice dirigirlas Joel, aunque todos sentimos (o sabemos) que también lo hace Ethan. Y esta pareja fraternal nos han dado varias de las mejores películas de los últimos años, o al menos un puñado de buenos filmes.  También tenemos en Europa a los italianos Taviani y a los belgas Dardenne.
Pero también están los Wachowski, capaces de crear un film de culto como Matrix y fastidiarlo todo hasta el horror con el resto de la trilogía.
Los Farrelly… les vamos a dar el crédito de haber creado una de las mejores comedias de los 90 (para mi gusto, y a pesar –o a causa de, quién sabe-de su humor grueso) Algo pasa con Mary, y también me hace gracia Yo, yo mismo e Irene, pero eso de Dos tontos muy tontos… y ya no quiero pensar en mas.
Los Pang… es que son chinos. Bueno, tailandeses, pero creadores de The Eye. Y de Bangkok Dangerous… o, vaya, también del remake. Bueno, acción asiática, tampoco está mal.
Luego están los Wayans (Scary Movie y demás), los Zucker (las…póngase aquí lo que proceda…Como puedas), los Weitz (American Pie y etc.)
Haced vuestra propia valoración para ver si los hermanos que trabajan juntos dirigiendo una película, hacen bien la película. Salga lo que salga no será más que estadística, por lo que no tiene validez artísticamente hablando. 
 
La cosa es que estos hermanos Strause fueron los encargados de hacer los efectos especiales de película como Terminator 3, Aeon Flux, Los 4 Fantásticos o 300. Y debutaron en la dirección con la segunda parte de Aliens vs Predators. Aquí ya empezamos mal. Mitomanías aparte, la película no vale mucho, aunque sí que debió de costar lo suyo. También recaudó, por lo que los hermanitos volvieron a rodar una película. Y es esta que me traigo entre manos, Skyline.
Unos extraterrestres invaden la tierra, y encima utilizan a los seres humanos para alimentarse con una parte de su organismo. Hasta aquí puedo leer sin desvelar más. Salvo que la historia está contada desde el punto de vista de ciudadanos normales, por lo que no hay lugar para heroicidades que salven el mundo por parte de los protagonistas. Aunque los intentos de los demás sí que pueden ser vistos desde fuera. Esto ya se vio en Cloverfield (Monstruoso), y en La Guerra de los Mundos versión Spielberg. Así que el enfoque tampoco es novedoso. El presidente de los USA no es el protagonista, ni tampoco un as de la aviación, o un científico marginal pero genial que da con la solución tan descabellada como in extremis. Son un grupo de jovenzuelos y otro tipo más maduro y más duro. Lo que ocurre es que estos jovenzuelos carecen de carisma. Y el que tiene el señor, otra vez David Zayas, se lo dejó en el personaje que interpreta de Dexter. Así que apenas nos importa lo que llegue a pasarles. La película tiene buenos efectos, como no podría ser de otra manera, aunque uno de los modelos de nave/bicho recuerda a aquellas con tentáculos de Matrix. Y los Gigantones remedan al de Cloverfield,  anteriormente mencionado (y al que no llegamos a ver nunca entero de lo descomunal que es).Aunque no tan enormes, si abultan los bichos lo suyo (estos sí que los vemos enteros).
Los extreterrestres vs La humanidad

Dos de los carismáticos protagonistas

Otra vez Zayas y sus sobresueldos
Lo mismo que la anterior, pasas el rato en cuanto empiezan las hos…digooo, comienza la acción, pero no mantiene el interés, porque no llega a crearlo en ningún momento. Y hasta que llegan los efectos especiales, la película parece una mala película de aficionados de las que se filman con la cámara de vídeo de uno para pasar el fin de semana entretenido y reírse en el futuro. Se supone que la eternidad que emplean en presentar a los personajes sirve para hacernos partícipes de sus vidas e identificarnos con ellos. Pero no creo que ni siendo una persona parecida a esos personajes (y yo no lo soy) se llegue a identificar con tan planos caracteres. A punto estuve de abandonar durante aquellos 20 inacabables minutos.
Aún así, si no llega a ser por el estrambótico final y por la sensación de haberla visto ya (otra vez Cloverfield, y La Guerra de los Mundos), no deja tan mal sabor de boca.
No son comparables, pero de tener que optar por alguna de las dos, prefiero la del Stallone Clan. Que por cierto, amenaza con segunda parte.


Y hablemos ya de la tercera en discordia que, esta vez sí, se puede ver en los cines. En tiempo de Brujas (Season of the Witch)

 
En tiempos de las cruzadas, a dos cruzados se les cruzan los cables y desertan. En su regreso  a casa son identificados y capturados, pero se les promete el perdón si se encargan de velar por el transporte de una supuesta bruja a determinado monasterio donde tienen el libro definitivo para remediar los males que esta bruja ha causado según el obispo del lugar. Dichos males tienen la forma de la plaga que asoló la Europa del siglo XIV: La peste negra, también llamada bubónica por la inflamación de los ganglios linfáticos que tomaba aspecto de grandes bubas. Estas bubas deformaban horriblemente el aspecto de los enfermos, siendo este el menor de los males que causaba esa enfermedad, pero la causa de que no lograra adivinar que el actor que interpreta al moribundo obispo, oculto tras el maquillaje, era nada menos que Christopher Lee. Si la ves en v.o. y tienes conocimiento de la voz, vale, pero doblada, tanto podría ser Lee como Sazatornil
Tipos con máscaras alrededor del obispo

Cristopher Lee con mucho maquillaje

El protagonista de esta película, que interpreta el papel de Behman, es Nicholas Cage. Y el papel que hace es el de…Nicholas Cage. Existen tres tipos de Nicholas Cage: El NC cuando hace de malo o de raro, donde su histrionismo supera todo lo soportable. El NC cuando hace de bueno o de héroe, donde su hieratismo supera todo lo soportable. Y el NC de Leaving Las Vegas, donde la soberbia interpretación superó todo lo soportable. Esta vez tenemos al 2º tipo de NC, como un caballero templario que deserta junto a su compañero de fatigas bélicas al hartarse de matar en nombre de Dios. El compañero, Felson,  lo interpreta Ron Perlman, que ya de por sí es un personaje, y que siempre me ha recordado a un Tom Waits hiperdesarrollado.
Nicholas Cage

Cage y Perlman

Perlman arrasando sarracenos

Completan el reparto: La británica Claire Foy haciendo de bruja, que como Cage piensa que no es bruja, pues no será bruja, igual no le falta razón, pero hay que verla para descubrirlo. Lo siento, pero no soy partidario de espoilers, aunque sean de tan poco interés. Sobre todo cuando desde el principio dan ganas de decir a Cage que parece tonto, si no se da cuenta de las cosas raras. El danés Ulrich Thomsen hace de otro tipo que sabe luchar pero no es cruzado, por lo que se nos hace más extraño que Cage y Perlman sean escubiertos por el mozo de cuadra, a no ser que este cultivase en secreto la heráldica en sus ratos libres. Thomsen es el típico actor que al verlo decimos “como me suena su cara”. Stephen Campbell Moore hace de monje, un personaje que se columpia en el encasillamiento, no sabemos si nos cae bien o mal, si es de los buenos o de los malos. Desgraciadamente, esta indefinición no está hecha a posta, sino que es motivada por la irregularísima dirección. Stephen Graham (Snatch: cerdos y diamantes, Gangs of New York, This is England, PublicEenemies-aquí es Baby Face Nelson- y Al Capone en Boardwalk Empire) interpreta al guía, el que parece que va a ser el personaje cómico contrapunto, y al final no es nada. Y Robert Sheehan, al que se puede ver en la serie Misfits, es el chavalín que, por edad, y en caso de salir todo bien, habrá de liarse con la chica, siempre y cuando esta no sea bruja o algo peor, y todo acabe en un comieron perdices.
La ¿Bruixa?

El monje, Cage y otro guerrero

El chavalín

La película es una cinta de acción sobrenatural, ambientada en tiempos de ¿La Octava? Cruzada. La ambientación histórica es lo de menos, aunque quieren hacer una aproximación a la Historia mediante cartelitos de situación que nos dicen el año de la batallita que nos muestran (Beirut, San Juan de Acre, etc) hasta que llega el hartazgo de ambos personajes. La evolución es tan simple como esto: Al principio, en la primera batalla, apuestan por ver quién matará más sarracenos, y al final, poco antes de retirarse y desertar, tienen cara de cansados, sus movimientos son más torpes… Un poema. Y al llegar a Europa se atreven a meterse en una ciudad amurallada que es sobrevolada por centenares de cuervos y otras aves carroñeras (tras haber tenido que incendiar una cabaña de campesinos con peste), donde son reconocidos por un mozo de cuadra que ve el pomo de la espada de Cage. Y esta no es la parte fantástica.
Otro cartel
La película se deja ver y es entretenida si no tienes nada mejor que hacer esa tarde, como subir a Montserrat  cargando una rueda de molino, por ejemplo. Lo que vemos si decidimos dejar atrás los prejuicios (el director es Dominic Sena, el de Kalifornia o 60 segundos, está Nicholas Cage atravesando una mala racha económica, el tráiler tiene toda la pinta de ser lo mejor de la cinta…)es una película de serie B con más presupuesto, con un guión torpe y previsible, efectos especiales nada especiales (incluso algo cantosos en ocasiones), personajes de una sola pieza, frases y diálogos artificiales… respecto a la acción, como no podía ser de otra manera, y aparte de las peleas a espada (con el ingeniero de sonido aumentando siempre el ruido del desenvainar de las mismas),  tenemos escena de puente colgante, tenemos lobos licántropos (si, así es…) y esas zarandajas. A pesar de la medievalidad de la ambientación, hay momentos videoclip que tratan de tapar, sin lograrlo, la incapacidad narrativa del director. Menos mal que, para mi desgracia, me gustan:
1.       Las películas de ambientación histórica.
2.       Las películas de ambientación fantástica
3.       Las películas.
Si no, jamás me hubiera acercado a este film, con la de sosas que hay que hacer. Pero en mi descargo diré que volvía de un largo viatje desde los Països Catalans, y que mi agotamiento me impidieron reaccionar a tiempo. Es más. Lo plano de mi encefalograma permitió que hasta llegara a disfrutar y todo.
Más Cage

Cage embozado

Cage y Perlman

Cage...¿Os habeis fijado que no ha variado su expresión en ninguna de las fotos?


En aquella época se QUEMABA a las brujas, y a Europa la asolaba la PESTE. Me abstendré de utilizar chistes con estas palabras para terminar de definir lo que me ha parecido la película.
En fin, que tres películas en la que la mejor… ¡Es la de Stallone! ¿Será este realmente el fin del mundo?
Espero hablar bien en el próximo post de “La película de la semana, etc.” de la que toque (o toquen), pero es que arrastro una maldición:
¡Y  es que también disfruto con las películas malas! ¡Qué cruz!

No hay comentarios:

Publicar un comentario