sábado, 26 de marzo de 2011

Detectives, espías y agentes de la ley: Sir Tim O´Theo (2)

 
 Hay dos características que no dejan de parecerme curiosas (entre muchísimas) cada vez que me embarco gozosamente en la lectura de una aventura de Sir Tim. Una es que, aparte de RAF (y a veces equipo, a “los Monos”), algunas historietas están firmadas también por un guionista. En los primeros (y brillantísimos) tiempos, este guionista era Andreu Martín, y más tarde un tal Ron Clark del que no tengo referencias. Hay varios Ron Clark en Google, uno de ellos un guionista que trabajó al lado de Blake Edwards y Mel Brooks. No pongo la mano sobre el fuego.
Sobre Andreu Martín, aparte de ser considerado un maestro de la novela negra en España, y que fue guionista de historietas en Bruguera, poco voy a decir, pues no es lugar, salvo que sus guiones para el personaje suelen ser fantásticos. Siempre me queda la duda de qué parte corresponde a Raf, pero lo importante era el resultado final, y este era, en el peor de los casos, muy bueno.
Con guionista y equipo, Raf no estaba solo. Una confusión tras otra resuelven el caso.

También me llama la atención el aire innovador de Sir Tim con respecto al resto de las series de Bruguera, incluidas sus coetáneas. Y es que su estructura es muy europea. La historieta Bruguera tradicional presenta una trama, y el desarrollo es lineal hasta la conclusión final acabando en el chiste. Incluso el innovador Vázquez seguía esa estructura. Eran pequeñas representaciones teatrales, gags de sentido único. Era la estructura heredada de Cifré, Peñarroya, Escobar, los innovadores de los años 40-50.
Sir Tim rompe con esto. Es cierto que ya antes lo hizo Ibáñez, pero imitando al milímetro las historietas de Franquin (obligado sin duda por la editorial, para hacerlo más exportable). Más tarde lo hace Vázquez con Anacleto, y Segura con La Panda. Pero me da la sensación de que siguen más los pasos de Raf. Y es que Raf acomete esa innovación desde su propia perspectiva (y la inestimable colaboración de Andreu Martín). Esto se daba ya con las aventuras de Campeonio, el primer intento de Raf de europeizar su narrativa, pero con Sir Tim lo lleva a sus últimas y mejores consecuencias.


Aparecen aquí Foody, Huggins y El Burgomaestre
Un astuto y retorcido plan para desvalijar a Sir Tim, desmantelado y resuelto por Patson, con guión de Andreu Martín.

También aporta algo apreciable a simple vista. Mientras que los grandes de antaño hacían desfilar a sus personajes en un escenario, Raf les da profundidad, les hace tridimensionales, y no sólo por la profundidad de campo, sino por todo lo mencionado antes; no están en cualquier lugar, están en determinado lugar, perfectamente reconocible, al que encima aporta un plano de situación para introducir el escenario.
En la revista Bruguelandia número dos (1981), Raf explicó, con estas palabras, cómo hacía una historieta.
"Una historieta no sólo se dibuja. Antes hay que pensarla y pergeñar un guión que a veces sale mejor y otras peor, ya que no se pretende llevar al lector al borde de la congestión carcajeante, sino simplemente proporcionarle un rato distraído.
Una vez ideado el digamos argumento y trasladado al papel en forma de sinopsis, se desarrolla la historieta en una cuartilla. Con bolígrafo, en plan de borrador, con tachaduras y notas marginales. A medida que se va desarrollando, surgen los diálogos (que se anotan aparte para mecanografiarlos luego), los gags (que tienen que ser espontáneos y no forzados) y las situaciones más o menos divertidas, hasta llegar a un final gracioso y, a poder ser, sorpresivo. Terminado el boceto, repaso la historieta en plan de lector, efectuando correcciones y reforzando diálogos. Es decir, puliéndola.
Lo que sigue ya es coser y cantar, al menos para mí y sin falsas modestias. Trasladar los "monos" de la cuartilla-borrador al papel de barba, a lápiz primero, luego pasarlos a tinta con la plumilla, el pincel, el rotulador o lo que sea, me resulta de una facilidad relajante. Apenas utilizo la goma de borrar. Tanto es así, que siempre me olvido de limpiar las páginas de trazos de lápiz al concluir el trabajo.
Que guste o no, es harina de otro costal, y en cualquier caso son los lectores los que deciden. Jamás me han preocupado las opiniones interesadas, ni creo que escribir mis propios guiones sea pecar de soberbia. Cuando la ocasión lo ha requerido, he buscado la estimable colaboración de autores como Andrés Martín, Ron Clark y otros que no pudieron atenderme por estar sobrecargados de trabajo. Y una de mis pocas frustraciones profesionales ha sido no poder ilustrar un guión del malogrado René Goscinny.
Pero, a veces, es preferible trabajar solo que mal acompañado".



Blops se la tiene jurada al Sir, y aprovecha sus fracasos para disfrutarlos aunque no salga en la historieta. Sir Tim se lo tiene merecido por deshacerse de su vetusto Rolls
 

Ese método de trabajo, real o no, dio vida a una de las mejores series de historietas publicadas por Bruguera, con un universo, como ya hemos visto, único en la historia de esta editorial. Raf es un dibujante de trazo ágil, rápido, suelto, y además sus personajes son tremendamente expresivos,  dinámicos y vivos.
Si ya hablamos de los habitantes de la mansión, “Las Chimeneas”, nos toca ahora detenernos en la a veces tranquila villa de Bellota Village. Allí nos topamos con la oficina de la policía local, donde se encuentra otra pareja característica de Raf. Se trata de El sargento Blops y su ayudante, el agente Pitts, grande y barrigudo uno, bajito y enclenque el otro.
El Sargento Blopps, gordo, bigotudo y aficionado tanto a trasegar pintas de cerveza como a la lectura apasionada de novelas de extraterrestres y platillos volantes. Toma el papel que le corresponde habitualmente al comisario Lestrade en las novelas de Sherlock Holmes, siendo asimismo este representante de la ley, blanco de las burlas de aquel que resuelve los casos en su lugar, Sir Tim. Su máxima aspiración, continuamente trincada, es ingresar en Scotland Yard.
La pega respecto a la continuidad de este personaje es que, aunque habitualmente es soltero, en alguna ocasión ha aparecido su esposa. Siendo este un recurso narrativo para contar las historias en que haya aparecido, el aspecto de la señora Blops no está definido, al ser un personaje anecdótico y no fijo ¿Despiste de Raf?
El Agente Pitts, subordinado de Blops, y aunque algo menos inepto, tampoco hace gala de tener muchas luces. Además, es escuchimizado, formando con su sargento una típica pareja rafiana, la conformada por dos personas con abismales diferencias de tamaño (Manolón y Tapón, doña lío y Don Bollete, Doña Tecla y Ofelia).  En el caso de los dos policías, Blops hace continua befa y mofa de esta diferencia de estatura, aparte de ocasionales abusos en forma de puntapié en el trasero por parte de su superior jerárquico. Pitts suele ser obligado por este a hacer la ronda callejera en solitario. Vive con su hermana, activa miembra del Ejército de Salvación y su ¡¡Arrepentiiiooooos!!
Ambos visten el uniforme tradicional de los bobbies londinenses, a pesar de no ser de la capital.
El capitán Keyasaben y el Teniente Nosey




Sir Tim resuelve un caso "de altura" en The Crazy Bird, mientras Blopps está en la parra (que no en la barra)

Aparte de en la comisaría local, o en escenarios del crimen, estos personajes, especialmente Blops, coinciden con la pareja protagonista en un punto neurálgico de Bellota Village: la taberna “El Ave Turuta”. Con este nombre hay numerosos pubs en nuestra geografía ibérica, rindiendo homenaje al del pueblecito de Sir Tim, siendo al parecer el más popular uno ubicado en Torrelavega, aunque también los podemos encontrar en Granada, Segovia  o Guadalajara sin buscar demasiado.  Asimismo aparece en las historietas como el “El Ave Locuela” , “El ave chiflada” , "El pájaro turulato", y un largo etcétera. Y obviamente con su nombre original en inglés, “The Crazy Bird”, el que aparece en la entrada del local luciendo un pájaro de aspecto córvido que en ocasiones se mueve (dentro de los límites del cartel) y hasta llega a pensar.
El encargado de esta taberna o pub también aparece “uniformado”.  De camarero, claro. Huggins va ataviado con chaleco, Mandil y paño al hombro, y tocado con una gorra de visera. Tiene unas largas patillas canas y un mostacho también blanco. Aparte de camarero y encargado, Huggins es el propietario de la taberna, que gana su sueldo a costa de Blopps y, sobre todo, de Patson, quien aparte de abonar siempre las pintas que toma Sir Tim, ha de invitar a todo el personal cuando el milord se pone “generoso”.
Acabando con las fuerzas vivas de Bellota Village, también estaba el alcalde de la villa, o el que cumplía sus funciones equivalentes, El Burgomaestre, un funcionario de alto rango y baja estatura, tocado con una chistera que no remediaba su escasez centimétrica y ataviado con una elegante indumentaria (frac, pantalones mil rayas) a modo, otra vez, de uniforme, reflejo del cargo ocupado. El nombre de pila del Burgomaestre es Bert, y lo conocemos gracias a su esposa, La señora Burgomaestra, una matrona de grandes proporciones (y una vez más una pareja con abierto contraste de tamaños), la única persona que le llama de esa manera.
En otro momento trataremos de completar el extensísimo elenco de secundarios…





La afición de Blopps a las novelas de marcianos le hacen meterse en líos, aparecen el Burgomaestre, la Burgomaestra y la hermana de Pitts
La generosidad de la mayoría de habitantes de Bellotha Village
El sir se cree muy listo, "ayudando" al Burgomaestre le explota el caso en las narices

Sir Tim intentando hacer de Don Pelmazo o Abuelo Cebolleta

El Sir vestido como Sherlock Holmes, Blopps se cubre de gloria con el Burgomaestre


Los soplos de Chy Watto

Las historias de Sir Tim también poseían otro importante hecho diferencial. No eran historias, por lo general, cuyo desarrollo terminara en el inevitable y clásico desenlace/chiste que justificaba la acción. Al contrario, se nos contaba una historia, y los gags contribuían al desarrollo de la misma, independientemente del desenlace. Tenían una duración que oscilaba entre las 2 y las 8 páginas, dependiendo si se publicaban en una revista semanal (que solía ser Mortadelo) o en un Especial Extra o Almanaque. Aunque  Sir Tim permanecía casi siempre en su campestre entorno, si la historieta se publicaba en un Mortadelo Especial, la temática de la revista obligaba a veces al aristocrático detective a desplazarse a sitios tan inverosímiles como el fondo del mar o la Prehistoria en el peor de los casos…




Del Mortadelo especial Gangsters, curioso como el vetusto Rolls llegó a las manos de Sir tim

La excepción en cuanto a extensión paginil (y en lo referente a desplazamientos espaciales fuera del pueblecito) fueron las 6 historietas largas, con guión de Andreu Martín(Las 4 primeras), que se publicaron por entregas en Súper Pulgarcito(y reeditaron también por entregas, pero ya sin orden ni concierto). Eran El rapto del burgomaestre, La verruga de Sivah, El sarcófago de Thuru-rut, Contra Blackiss Black, Contra Pavoroso Pavor, y Ni hablar del peluquín (esta última inconclusa).Dos de estas historietas (las dos primeras) se reunieron en dos números (66 y 73) de la Colección Olé! dedicados a Sir Tim. Los dos únicos números jamás publicados  que, visto lo visto, viendo como los Olé! Que edita Ediciones B cada vez son más caros y llevan menos páginas, jamás serán reeditados. (Los clásicos llevaban hasta 86 páginas. Actualmente, 46. Los reeditados pueden alcanzar las 60, sacrificando lo que el empleadillo de la editora estime…). Estos Olé! alcanzan precios exorbitados en mercadillos de segunda mano o EBay debido a esta desgraciada circunstancia. También se publicaron cuatro de estas aventuras largas en la colección de RBA (bajo los derechos de Ediciones B) de Clásicos del Humor, dedicado a Sir Tim O´Theo y su universo(Las ya publicadas en Ole´! Mas las dos siguientes de la lista). Se da la circunstancia que estos tomos coleccionables, muy difíciles de encontrar, siquiera solicitándolos a RBA, eran parecidos en formato a los Super Humor, lo que convertiría a este tomo en el único Súper Humor de la historia de los comics de la Escuela Bruguera dedicado, ya no solo a Sir Tim, sino a cualquier obra dibujada por Raf. Que uno de los mejores autores de la extinta Escuela Bruguera haya sido editado tan pobremente dice muy poco a favor de cómo se trata desde siempre al mundo del tebeo en este país al que algunos llaman España.






Parte de "Contra Blackiss Black", con Andreu Martín a los guiones, Sir Tim viaja a Brasil.
Terminamos por hoy con unas curiosidades:




La historieta de Flash en que aparecieron los precursores de Sir Tim y Patson

Otro precursor, Sherlock Gómez

El mismo personaje dibujado por Cubero
Portada del rarísimo Ole! nº 45, que incluía la aventua "El secuestro del Burgomaestre"

(Continuará)

10 comentarios:

  1. A la historieta de «El fracaso» le falta la segunda página. Por lo demás, la entrada está magnífica, como siempre.

    ResponderEliminar
  2. También me faltaba en el original escaneado, lo cual es también un fracaso...

    ResponderEliminar
  3. El verdadero genio de Bruguera, con diferencia.
    Lástima que le atropellase el éxito de Mortadelo y Fiemón.
    ¡Y pensar que acabó haciendo de negro de Ibáñez para sacarse una perrillas!

    ResponderEliminar
  4. Uno de ellos, y lo que le atropelló fué Bruguera; el éxito atropella a quien se opone a el, y Raf e Ibáñez eran amigos y pertenecían al mismo barco...El Amistad.
    El tiempo luego pone las cosas en su sitio.
    Lo de negro, no sé a que te refieres con ese comentario. Que yo sepa, a Ibáñez le pusieron chimpas.

    ResponderEliminar
  5. Según tengo entendido, en los últimos tiempos, Ibáñez le pasó historietas de Mortadelo y Filemon a Raf. No sé si en la época postGuay o alrededores.

    ResponderEliminar
  6. Entonces serían colaboraciones, y si Raf no firmó esas colaboraciones, hizo de lo que él llamaba Equipo y aquí llamamos chimpa. Pero hasta cierto punto. Lo que hizo Raf fué entintar varias páginas de Mortadelo.

    ResponderEliminar
  7. Estarán en internet:era una historieta de Mortadelo de la época postbruguera, dibujadas enteras por Raf, eso creo recordar.

    ResponderEliminar
  8. Ver la entrada correspondiente donde se puede hablar de esto, dejando a Sir Tim en paz

    ResponderEliminar
  9. Acepción 4, Carácter: Señal espiritual que queda en una persona como efecto de un conocimiento o experiencia importantes

    ResponderEliminar