jueves, 23 de agosto de 2012

Reflexiones caloríficamente miajillísticas





Hace tiempo que me estoy planteando cerrar El Miajilla, que como sabéis no se llama así, sino De todo Un Poco, como aquella mítica sección de variedades del TBO del que tomé prestada asimismo su cabecera, pues al inaugurar el blojjj, dada mi bisoñez por entonces (que tampoco es que haya avanzado demasiado) quería haberlo llamado En Serio y en Broma, sección bruguérica que agrupaba chistes gráficos y escritos y alguna reseña cultural, parecido a De Todo Un Poco, y metí la pata, no sé qué pasó… la cosa es que ya había por ahí un blojjj llamado En Serio y En broma, pero es que también hay algún otro llamado De Todo Un Poco…




Lo de cerrar De Todo Un Poco obedece a la intención de abrir El Miajilla llamándose así. Perderé todo el historial de visitas, lo que enlaza a este blojjj, el “prestigio” ganado… Será (sería) empezar de cero, deshaciéndome de más de un artículo vergonzante, perdiendo las visitas residuales de artículos que son enlazados por el todopoderoso y omnipresente Google… Y es que a pesar de estar parado, cosa que se estila mucho en el país del que es originario este vuestro blojjj, las visitas se suceden diariamente… en fin.
Ya veremos, pues igual me da pereza recomenzar, aunque sería una oportunidad de recopilar nuevamente y mejor los artículos bruguéricos y hacer algo mejor. Maldita falta de tiempo…!
Vamos a lo que vamos, que como es habitual en este blojjj cuando no se comentan cosas tebeísticas o cinematográficas, es ir realmente a ningún sitio.
¡Qué calor hace!
Hace un calor horroroso. Esa es una de las razones por las que este blojjj permanece dormitando. Hace un calor que ocasiona que mis glándulas sudoríparas trabajen de lo lindo, haciendo imposible mi permanencia prolongada frente a la pantalla en la que se perpetran las miajillísicas entradas. Y mucho menos la búsqueda y organización de las imágenes que acompañan a las entradas. Así que así andamos. Sin andar.
En este verano me están indignando varias cosas. Me niego a saber que es la prima de riesgo, pero a fuerza de escucharlo, al final creo saber lo que es… Es algo que ha bajado mientras el gobierno ha estado de vacaciones.

Me cabrea mucho el no tener ganas ni capacidad logística de hacer los especiales veraniegos bruguerianos que hice el año pasado. Estoy inmerso (de vez en cuando) en una catalogación bruguérica que me permita acceder a diferentes números de las revistas de la desaparecida editorial cuando quiera, y eso está impidiéndome el acceso por el momento. Paradójico.


Me quema mucho que haya tanto incendio, y que conste que el vivir rodeado de pinos tiene mucho que ver.

Me llena de rabia el no haber visto de momento más que un par de imágenes del Curiosity ese que está en Marte de paseo y pulverizando rocas con un rayo, porque me han distraído otras cosas más terrenales y menos apasionantes. A ver si me pongo.

Me mosquea sobremanera el calor que hace y las moscas no te digo ná. ¡Que alguien apague la calefacción ya, corcho!
Sanchez Gordillo y compañía han entrado a coger comida a un par de supermercados, en principio para llevársela sin pagar porque era para alimentar a personas necesitadas, y para llamar la atención sobre un problema. Para llamar la atención, otros ponen bombas y matan gente, y a estos señores les están tratando igual o peor determinados sectores “informativos”, tendenciosos y extremistas, cual jauría de perros que no tienen otra cosa que hacer más que tratar de demostrar su superioridad moral y cultural de privilegiados popes de la razón mediante frases condenatorias sin escuchar al prójimo (pero bastante alejado, tuso, tuso), preguntas tendenciosas y descalificaciones a priori, desviando la atención de los verdaderos criminales que se lo han llevado, están llevando y seguirán llevándose crudo. Qué crudeza, y no te digo nada del precio del crudo, el barril de Brent y todo eso, que en fin… Está cruda la cosa.

Los 400€, Mario conde montando un partido político, el IVA, el medicamentazo, el paro, la reforma laboral, la toma del Congreso del 25 S (¿Creerán que van a tomar la Bastilla? Si eso fue otra historia...¿O no?) los cambios tendenciosos en los medios de información públicos… politizados, de la política del partido que manda y que no quiere oír ni mú de lo mal que lo pueden llegar a hacer viniendo de alguien que están pagando ellos, digooo, que están… estooo, ¿No lo estábamos pagando nosotros, esa cosa de los impuestos y demás? ¿Cuándo votamos decidimos el futuro profesional de gente que no se ha presentado a las elecciones? Pues parece ser  que también pagamos los cantos de sirena adulando a los que mandan debido a una obsoleta ley electoral y un puñado de gentes que no escarmientan.

 La condena a las punkies rusas que cantaron una tontería en la Iglesia. Con la Iglesia (Ortodoxa en este caso) hemos topado, y con el hijo de Putin (de Vladímir Spiridónovich Putin, que este se llama Vladímir Vladimírovich Putin). 

Ah, y encima se ha matado Tony Scott,  dicen que por un tumor cerebral inoperable, aunque la familia lo niega y hay una nota de la que se desconoce el contenido. El hermano de Ridley no pasará a la historia por ser un gran director de cine. Era un artesano del espectáculo pirotécnico  y palomitero. Tony empezó a hacer cine por que le convenció su hermano, que ya había hecho la estimable (y algo soporífera a ratos) Los Duelistas y la mítica Alien, el Octavo pasajero. Se estrenó con El Ansia, que es una pequeña película de culto protagonizada por David Bowie y Catherine Deneuve y que fue ignorada, cuando no vapuleada, por la crítica de entonces. Tony Scott regresó al cine tras un par de años alejado con el rabo entre las piernas (volviendo a rodar anuncios) con una de las películas ochenteras por antonomasia, parte de la cultura popular para siempre, y su mayor éxito: Top Gun, que en 1986 recaudó más de 176 millones de dólares, y convirtió en estrella a su protagonista, un joven Tom Cruise haciendo de “Maverick”. (De Kelly Mac Guillis, “Charlie”, que parecía una estrella en ciernes tras su éxito encadenado con el de Único testigo el año anterior, nunca más se supo. Y Val Kilmer, “Iceman”, se ha ido hinchando con el tiempo y ahora está irreconocible. De hecho, estos dos parecen cien años mayores en la actualidad que el múltiplemente remozado Tom Cruise.)
Luego Scott dirigió la segunda parte de otro hito ochentero, Superdetective en Hollywood II, y volvió a fracasar con su siguiente película, Revenge, protagonizada por los por entonces punteros Kevin Costner y Madeleine Stowe.

En los 90 hizo un bodrio que en principio iban a mayor gloria de Bruce Willis, El último boy scout, pero que en comparación con El gran Halcón fue hasta buena y todo, por lo que no se acabó la carrera del alopécico héroe de acción, que no obstante siguió haciendo de John McClane en sucesivas Junglas que ya no eran de cristal, sino que el tipo era Difícil de Matar, el diablo confunda a la lumbrera que traduce títulos.
-“Oiga, que no se puede llamar a esto La Jungla de cristal 2, que ya no estamos en un edificio, que estamos en  un aeropuerto”
-Pero hay cristales en los aeropuertos no? Pues tire.
-“Si, si yo tiro y todo lo que usted quiera, pero La Jungla de Cristal 3 es una gimkana por la ciudad de Nueva York y…”
-¿Es que no hay cristales en Nueva York? Pues tira, leñe!
-“Ya, pero mire a los compañeros hispanoamericanos, que la han titulado Duro de Matar, más cercano al original, y…”
-¿Es que La Jungla de cristal no es original?
-“Si, mucho, pero…”
-Es que si la titulamos de otra manera, la gente no va a saber que es una película de la saga, y no va a ir a verla.
-“Pero si sale Bruce Willis”
-Pero la gente es tonta. Y ya tenemos que poner titulo a la cuarta película de la saga. ¿Cómo la podríamos llamar? Live Free or Die Hard es complicado, porque la gente no sabe inglés…
-“Razón por la que hemos dejado en inglés innumerables títulos de películas que han tenido un enorme éxito a pesar de ello…”
-¡Ya lo tengo! La Jungla 4.0. Lo del punto cero le da un tufillo modernillo que atraerá a los frikis de las computadoras, y encima ya quitamos lo del Cristal, no tendrá usted queja esta vez…

Bueno, volvamos al difunto señor Scott, que previamente a la del boy scout había hecho un remake de Top Gun, pero con coches, la infumable Días de Trueno, que no llegaba a la suela de los zapatos a la original con alas, y ya es decir poco de una película…


Tanto Bruce Willis, por un lado, como Tony Scott, por otro, se encontraron entonces con Quentin Tarantino. A Willis le sirvió para reconducir su carrera y admitir por fin que estaba calvo, y Scott dirigió otro título considerado de culto, Amor a Quemarropa, con Christian Slater, Dennis Hopper, Christopher Walken, Gary Oldman, Brad Pitt, Tom Sizemore, Chris Penn y Val Kilmer.  Los 90 terminaron dirigiendo a Gene Hackman y Denzel Washington, en la apreciable Marea Roja, y a otros de no menos nivel estelar como Robert De Niro, Wesley Snipes, Ellen Barkin o Benicio del Toro en la flojísima Fanático. Terminó la década con la conspiranoica Enemigo Público, tan pasable como olvidable película protagonizada por Will Smith.

En el siglo XXI, Scott nos ha dejado Spy Game, con Robert Redford y su hijo no confeso, Brad Pitt, de la que si la he visto, no me acuerdo. Luego rodo Hombre en llamas y El fuego de la venganza, ambas  con Denzel Washington, de las que no opino por falta de referencias (y es que, igual, pero esta vez de verdad. Si las he visto, no me acuerdo), y Deja Vu, otra vez con Denzel Washington. Todas estas películas están rodadas por todo un profesional de la acción en el cine. No son grandes obras que merezcan ser preservadas en el arca estelar que se está construyendo para contener  las grandes obras de la Cultura de la Historia de la Humanidad, allá en el desierto de Mojave, porque el fin del mundo está cada vez más cerca y hay que preservar los grandes logros del ser humano, aun a costa de las vidas de los sacrificados políticos y banqueros que están financiando y auspiciando este titánico proyecto…


…Oiga, a ver si se lo va a creer alguien…

Pues igual, oye. Pero la cosa es, que quien se murió el otro día tras tirarse por un puente en LA, fue un estimable director de cine de acción, cuya obra pasará sin pena ni gloria e incluso siendo despreciada por determinados círculos elitistas cinematográficos, y que el que esto suscribe tampoco aprecia en demasía pero que, salvo excepciones, tampoco desprecia, porque es consciente de que el talento es algo que a veces es accidental, otras producto del trabajo constante, y en la mayoría de las ocasiones, algo ausente. Tony Scott pasará a la historia por haber dirigido Top Gun. Afortunado él. Otros no pasarán a la historia por nada, y muchos por cosas bastante feas y perjudiciales. E incluso alguna compañera en labores cinematográficas van a pasar a la Historia no por una película, sino por una escena. Nora Ephron dirigió Cuando Harry encontró a Sally, pero todos sabemos que esa película no es una película; realmente es sólo una escena, o eso nos demuestran cada vez que se habla de ella. Por cierto, que Meg Ryan también salía en Top Gun.


Este verano de primas de riesgo, crisis, Sánchez Gordillo, y demás trending topics, también ha sido un verano deportivo. Felices aquellos aficionados al deporte. Acaba la Eurocopa, que vuelve a ganar España, y comienzan los JJOO en los que el papel de la patria de este apátrida es discreto tirando a funesto. Y es que digo yo… El deporte rey de los JJOO es el Atletismo. ¿Cuántas medallas en esta disciplina multidisciplinar ha conseguido España? Dejadme contar…. Ajá, ya está. Cero. Patatero (que no Zapatero, que ahora está su primo y calco, Rajoy Brey, que debería llamarse Maryano). Las medallas, que al principio no caían para desesperación de los hooligans periodístico-deportivos, que tan pronto alaban como pitan, sin solución de continuidad. Y es que encima iban con el lemita aquel de Soy Español, ¿A qué quieres que te gane? A fanfarrón, inténtalo, no te digo… Luego, el insólito hecho de que en este país tan “machote”, fueran las deportistas femeninas las que fueron cosechando los éxitos, hasta el punto de hacerse con la mayoría de las pocas medallas conseguidas. Los “medios” (mediocres) empezaron a hablar de “las chicas”. Así las llamaban. En fin. No, si chicas son, las mujeres, pero da una sensación de condescendencia algo rara, opino.
Pero mi opinión no sirve para nada, porque no soy seguidor deportivo. No he seguido los JJOO, pero no me he puesto una venda. Aunque al llegar la noticia de que dos de las “chicas” habían conseguido una medalla en Elliott, tiré la toalla. ¿Dos deportistas habían  conseguido una medalla en el niño de ET? ¡Me rindo¡  Luego resultó ser una clase de Vela, o algo así. Qué ignorante soy, deportivamente hablando. Y también con deportividad al reconocerlo. Qué ignorante soy.
No vi la ceremonia de inauguración, porque esas cosas me aburren soberanamente. Tampoco la vi en el 92, los JJOO de Barcelona “Los mejores de la Historia” decían, con La Fura Dels Baus y toda esa parafernalia catalana tan espectacular, que los “chicos” del noreste hacen muy bien las cosas. Por edad, para los de Munich en el 72 no llegué a ser consciente, aquellos de los terroristas palestinos que mataron a atletas israelíes haciendo que Spielberg rodara una de sus películas más aburridas (según mi humilde opinión). 

De los de Montreal en el 76 no guardo ningún recuerdo, no creo que fuera siquiera consciente de que se hacía algo, pues estaba muy ocupado jugando por las calles de mi pueblo, supongo. De los de Moscú a recuerdo algo del boicot y del Osito Misha, pues hicieron serie de dibujos animados. De los Ángeles 1984 tengo el recuerdo imborrable de Fernando Arcega, Beirán, Corbalán, De la Cruz, Andrés Jiménez, José Luis Llorente, Juan Ma López Iturriaga, Josep María Margall, Fernando Martín, Romay, Epi y Nacho Solozábal. Seúl en 1988 pasó en blanco; como dirían al sur de este país, no le eché cuenta. Los de Barcelona fueron inevitablemente omnipresentes por estos lares. De Atlanta tampoco tengo mucho recuerdo, salvo por el enorme Indurain arrasando también allí, como todo en todo lo que corría, y de Sidney tengo el recuerdo de tener que reconocer que, efectivamente, no me interesan los deportes. Ah, y recuerdo al Gervasio Deferr, que repetiría en Atenas, donde también estaba el Cal, otro monstruo.

Los de Pekín están algo más cercanos, no en vano fueron hace 4 años. Volvían a estar Deferr y Cal, aparecía Nadal, que este año desaparecía por no comparecencia/lesión,  ya no estaba Indurain, pero si Samuel Sánchez y Joan Llaneras,En Vela por lo visto, los españoles siempre han sido unos cracks (si, no voy a caer en el juego de “Somos”, que yo no he participado en ninguna de esas disciplinas deportivas. Siempre me ha hecho gracia la identificación compulsiva con el ganador patrio “Hemos ganado Eurocopa, Mundial y Eurocopa”… ¿Tu? Pues mira que estuve atento y no te vi, sólo recuerdo a Casillas y compañía.) También se convirtieron en figuras populares las participantes y medalla de plata en un deporte con tantos seguidores como es la natación sincronizada, con Gemma Mengual de capitana y cara visible, por fotogenia supongo. De un deporte que, pasados los JJOO, se olvida con tanta facilidad como se olvida el telediario del pasado sábado. ¿Qué contaron? No lo sé. Pues eso, “¡¡¡Pero esa medalla de plata!!! Qué grandes somos los españoles, que quedar segundos contra los rusos (creo)…” Y qué han hecho esas muchachas desde entonces. Bueno, la Mengual salió bastante en la tele e hizo anuncios. Pues eso. Fotogenia. ¿Sabe usted decirme el nombre de alguna otra nadadora sincronizada de esas? Enhorabuena, porque todos estos y yo, no.

Y también en Pekín, tras ser campeones del mundo (o fue antes? No me acuerdo), la selección de Baloncesto volvía a perder contra los USA esos convirtiéndose en leyenda (Este año, otra vez, pero es que son los USA esos, los de la NBA, que son invencibles. ¿Es lo que siente el que queda 3º en la Liga Española de Fútbol, por detrás de Madrid y Barça o viceversa? ¿Un tercer puesto que sabe a oro? A saber…)
Yo, de los JJOO, aparte de lo reseñado, los mejores recuerdos los guardo en estanterías. Son los tebeos de Mortadelo y Filemón dedicados a estos acontecimientos. Tampoco han faltado a la cita de Londres 2012, aunque la Olimpiada más mítica de los dos agentes, a mi parecer, sigue siendo la O limpiada con bayeta, o limpiada con estropajo, relucirá su cazuela, con detergente Cascajo. O sea, la de Gatolandia, que en realidad se titulaba “En la Olimpiada”. Luego irían a la de Moscú en el 80 y a Los Ángeles en el 84, la última de Bruguera. A Seúl  en el 88 ya fueron con Ediciones B.



En la de Barcelona 92 tienen que evitar que los terroristas de la T.E.T.A. (Terroristas Euro Trans Atlánticos) hagan de las suyas en unos JJOO que les cogen tan cerca, e Ibáñez ya comienza a caricaturizar figuras de actualidad convirtiéndolas en parte de las aventuras de sus afamados personajes. En esta aventura salen los políticos que estaba entonces en el ajo, o sea,  Felipe González como presidente del gobierno, Jordi Pujol como president de la Generalitat de Catalunya, Pasqual Maragall como alcalde de Barcelona y Narcís Serra como vicepresidente del gobierno y catalán (ahí, entonces, sobrará Felipe), que se disputan a mordiscos y golpes el sitio de honor en el palco Olímpico. Jose Mª Aznar, el deleznable, entonces en la oposición, era víctima de la protección de Mortadelo y Filemón, con los resultados habituales. Ya sabéis, si hay que eliminar a alguien (como al Rana), no lo conseguirán hasta que haya que protegerle. ¿Por qué el Súper no les encarga entonces cargarse a aquel que en teoría tienen que proteger?

También salen personajes de la actualidad política de entonces, como Juan Antonio Samaranch, Presidente a la sazón del Comité Olímpico Internacional; el infausto George Bush (no tan infausto como su hijo, que acabaría haciendo buenas migas con el entonces opositor Ánsar), François Mitterand, Helmut Kohl, Mijail Gorbachov, el Papa Juan Pablo II… y también localiza geográficamente la ciudad, haciendo reconocible Barcelona al retratar sitios tan emblemáticos como  la Sagrada Familia, la Pedrera o la Estatua de Colón. No en vano, Ibáñez es de Barcelona.
Samaranch

Barcelona, pasaje urbano

Personalidades varias


Protegiendo a Ánsar

El Parc Gúell

La Pedrera o Casa Milá en el Passeig de Gràcia

La Sagrada Familia

Cerca del Port Olímpic y el típico taxi

Final en la estatua de colón que señala... a las Indias, las de verdad.

Atlanta 96 (donde ya aparecían terroristas de origen musulmán), Sydney 2000 (donde tocaba el tema de la corrupción) Atenas 2004 (otra vez el terrorismo como amenaza) y Pekín 2008 ya salieron directamente en álbum, en lugar de ser previamente serializadas como había ocurrido hasta la de Barcelona, la última gran historieta de Mortadelo y Filemón en los JJOO.


Volviendo a los JJOO de verdad, bastante más aburridos, ya dije que no vi la ceremonia de inauguración. Más tarde, mediante You Tube, pude ver a Rowan Atkinson en acción, sin duda lo mejor de una ceremonia tan peñazo como todas.

La ceremonia de clausura, un espectáculo homenaje a parte de la música británica (a una misérrima parte donde todo el mundo echó en falta a muchos)… tampoco iba a verla. De hecho estaba viendo una serie previamente grabada, el último capítulo de la segunda temporada de Juego de Tronos, y al apagar el aparato reproductor (no, no eso, el Blue Ray) me encontré con el Pinball Wizard de The Who… sólo que no eran The Who, pero ya me quedé. No lo suficiente, puesto que no vi el final debido al incontable número de bostezos que me fueron acometiendo, así que me perdí a los verdaderos The Who supervivientes. Pero tuve la oportunidad de ver a Eric Idle cantando Always look at the bright side of life, de La Vida de Brian, con la misma voz que tenía hace tantos años pero una figura lógicamente más avejentada. Del resto… parece ser que David Bowie no quiso aparecer, pero pusieron  la canción Fashion, momento en el que la comentarista de TVE, Paloma del Rio, que seguramente sepa mucho de lo suyo pero nada de lo que estaba pasando en el escenario, confundió a Kate Moss con Annie Lennox, porque lo ponía en el guión que dieron a los medios acreditados advirtiendo que era secreto, que lo siguieran para retransmitir. La Lennox, efectivamente, salió algo más tarde, y quien no supiera quién es una u otra, tuvo la oportunidad de comprobar lo poco que se parecen. No fue la única “perla” de esta profesional de lo suyo…  Ni del resto. Y es que si tienes a un puñado de personas comentando a diario los deportes y no les sacas de ahí… falta de preparación, le llamo yo a esto que muchos han llamado incultura. No, incultura de esto, y seguramente de miles de cosas más, pero no nos pasemos, por favor. Y que conste que soy el primero que desearía comentar lo inútiles que son en RTVE, deshaciéndose de profesionales como la copa de un pino porque ha cambiado el gobierno y hay que quitar espinas incómodas para poner a los adeptos. Cuando quitas a uno bueno para poner a un mediocre, el resultado es mediocre. Aunque igual quitas a uno bueno para poner un valor en ciernes, quien sabe. La jugada puede salir bien, pero en este caso es una jugarreta.
Y en el caso de la retransmisión española de la clausura de los JJOO, una pifia continuada.
Me estoy refiriendo a lo que vi, que ya dije que no terminé de ver, en parte por vergüenza ajena al escuchar los preparadísimos comentarios, y en parte porque… la ceremonia era cansina por demás. Utópico hubiera sido acabar con la intervención de Eric Idle; ceremonia más corta y final apoteósico. Pero aquí seguro que me está perdiendo mi debilidad por los Monty Phyton. Y es que no sé porque me meto a comentar cosas de las que no entiendo y luego me pongo a criticar a comentaristas que comentan de lo que no entienden. Al menos a ellos les han pagado (supongo).

video
En otros países vieron lo mismo, pero con distintos acentos, idiomas, voces en los comentarios. Los de España fueron deleznables, superficiales y reflejaron una falta de preparación e incultura (sobre lo que se trataba) realmente pasmosa. Así como un afán dE improvisar cuando no se tiene capacidad de improvisación. Para improvisar algo hay que tenerlo tan estudiado y trillado que la improvisación sale natural. El comentario de los indígenas brasileños, descendientes de los conquistadores… lástima de bebida echada a perder (la que tuve que expulsar para dar caso a una carcajada teñida de indignación, y que abrió definitivamente mi despedida de aquella retransmisión, dejándome sin ver a los Who supervivientes, aunque pude ver al menos a Brian May…  ¿O era Doc Emmett Brown?).
Dicen que estos JJOO han sido los JJOO de Twitter. Hasta 150 millones de mensajes relacionados se acumularon hablando de Ussain Bolt, Michael Phelps o las Spice Girls (¿o eran las MILF Girls?). La cosa es que, haciendo uso de esa red social de la que no participo pero si miro, de repente, entre comentarios jocosos y más o menos afortunados de la ceremonia, de repente uno anunció el fallecimiento de Joe Kubert.

Lógicamente, por desgracia, eso no es noticia en los mass media.
Pero si lo es en El Miajilla.
Y lo de Sergio Toppi, también.



También es noticia la señora de Ecce Homo de Borja, el Ecce Mono. Cofieso que al leerla por primera vez y reirme como un descosido durante unos diez minutos, tuve el irresistible impulso de compartir la noticia y darla a conocer. La postee en mi feisbuc con un único comentario: !!!!!


La que pasa es que ahora da cosica. Sigue siendo hilarante, desternillante y esperpéntico, eso que descubrió Valle-Inclán y que es tan exclusivo de este país. La pobre señora, que podría ser vuestra madre, vuestra tía o vuestra abuela, la típica señora que chilla “uuuuuuuh!” escandalizada porque la chica de la Patro se ha tirao de los pelos con la del Tiburcio por un quítame allá esas pajas al tiempo que se lo comenta la vieja´l visillo. La podemos ver tirando de un carrito de la compra al cruzar el paso de cebra, haciéndose con el último asiento libre del metro abriéndose paso a empujones, colándosenos en el autobús, pidiéndonos la vez en la panadería y preguntando “Es usted el último?” en la consulta del médico de cabecera, será que tengo cara de ser “El último”… Está de espectadora en los magazines de la tarde aplaudiendo cada ocurrencia siempre que se lo diga el señor con el cartelito correspondiente, comenta en las noticia de la noche lo majo y bien educado que parecía ser el vecino que al final ha resultado ser un psicópata horroroso. Es componente de los múltiples grupos de feisbuc que comienzan por “Señoras que…” y ahora tiene el suyo propio (¿Se ha creado ya?)


Es una señora normal, como tú y como yo si fuéramos señoras en el caso que tu no lo seas, porque yo no. Y para una persona normal ya es fastidiado ser la comidilla del barrio o del pueblo. Pero es que la pobre ya ha salido no a nivel nacional solamente, sino a nivel MUNDIAL.
Maldito verano, que con su falta de noticias pone a esta mujer en la picota.
Por cierto, está empezando a hacer menos calor. Menos mal.

3 comentarios:

  1. ¡Ay1 querido Alfon, como reconforta poder leer en el Miajilla reflexiones miajillísticas (como no podía ser de otra manera)...No lo dejes, hazme caso, cógelo cuando puedas, pero no lo dejes.
    En los JJOO de Londres, las olimpiadas de la música británica, se echó en falta el 90% centrados tan sólo en el brit-pop...¿y dónde están sus satánicas majestades?¿y el invento del hard-rock con Zeppelin y Purple a la cabeza?...que británico no es solo los Beatles, que les queremos mucho y todo eso, pero que hay mucho más...lo mejor The Who, al final, porque el decrépito Mike Oldfield en la apertura daba lástima, la verdad. Efectivamente el Pyton habría bordado siendo el final de la ceremonia ¿pero?...y no te me enfades con los profesionales del medio que hacen lo que pueden, los recortes, ya sabes...lo peor es escuchar a no profesionales comentando como Mengual, Garbajosa, Almudena Cid (esta de traca aplaudiendo cuando las italianas se les salió uno de los aparatos de pista) y todos sin cobrar,..eso si que es lamentable.

    Que qué bueno leerte...joer.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  2. No es necesario cerrar el blog. Si vas a "Configuración" puedes cambiarle el nombre y la dirección por los que quieras.

    ResponderEliminar