lunes, 26 de septiembre de 2011

En Bruguera ya es otoño, y no pienso hacer la rima

Finiquitado el verano el pasado 23 de Septiembre en el hemisferio boreal, aún queda en esta tierra ibérica desde donde se confecciona este blojjj una reminiscencia estival, si exceptuamos el cuarto nororiental, donde lluvias persistentes ponen de manifiesto la llegada de la estación otoñal.
Muchos han regresado ya a sus puestos de trabajo, quedando las vacaciones veraniegas atrás, inmortalizadas en fotografías que antaño eran preciosos recuerdos en trocitos de papel y que ahora son innumerables archivos jpg que tienen menos valor, pues su oferta ha superado con creces la demanda. Atrás quedó el preguntarse cuántas fotos quedaban en el carrete.
En el mundo brugueriano, personajes que tratan de ganarse la vida trabajando en precarios e inciertos empleos, disfrutaban sus vacaciones a la antigua usanza. O sea, en Agosto y decidiéndose, dentro de sus estrechos márgenes económicos, por el mar o el campo. En el caso de el pobre y pequeño Olegario le podemos ver en ambos ambientes.
En este primer ejemplo en el campo, sufriendo las consecuencias de su corta estatura que le llevan al circo, algo cada vez más escaso y propio de ambientes rurales que aprovechan las vacaciones de la gente de la "ciudá" para celebrar fiestas patronales que atraigan a los turistas. Publicada en el Pulgarcito nº 1996, 4 de Agosto de 1969.
En esta portada de Pulgarcito, el nº 2002 del 15 de Septiembre de 1969, opta por la playa.Como ya vimos con Don Pío, por aquel entonces debería estar llena de desaprensivos abusadores con fuerza, pues el pequeño tamaño de Olegario le hace víctima una vez más de la violencia de esos dos energúmenos.
Otra vez en la costa, paseando por los campos adyacentes, víctima turística de la añagazas publicitarias para con el veraneante. Sacada del Olé! nº 25, que se dedicó a este personaje.
En el mismo Ole! le vemos "disfrutando" de las vacaciones del jefe, momento idóneo para acudir a trabajar. Claro, que estos tiranos que ganan más que los Olegarios del mundo, (mucho más) no le dejan en paz ni estando de vacaciones.

Terminamos con Ole y su Ole! viendo como la única manera de pasar unas vacaciones a todo trapo que tenía era acompañando a su rica tía Filiponcia. Pero esos intentos acababan igualmente en naufragio...

Sin dejar de ocuparnos de empleadillos de medio pelo, vamos con uno de mis preferidos, el sin par Rigoberto Picaporte, al que si no fuera porque le acompaña la hecatombe donde quiera que vaya, se daría unas buenas vacaciones a todo lujo. En este caso, en la historieta publicada en el Extra de Verano de Pulgarcito, en 1972, Pepito y Eufemia, su lazo con la triste realidad que pretende abandonar para escalar a la cima social que ocupa Curruquita y la despiadada doña Abelarda, le suelen plantar los pies en esa tierra de desesperados que no logra abandonar, pero donde alcanza notoriedad por las calamidades que va causando y autoinflingiéndose por querer ser mas de lo que, trístemente, es.



En el Extra de Verano de Din Dan de 1971, Rigo se las prometía muy felices al recibir una herencia, pero algunas herencias, lo malo que tienen, es que hay que cargar con ellas, y con el ridículo que esto supone...

Dos años más tarde, pretendiendo siempre dar el zambombazo impresionado a las señoras, las lleva en el Extra de Verano de Din Dan de 1973 a un safari fotográfico en el África Negra. Lo malo es que lleva consigo a ese imán de catástrofes llamado Pepito, y que si hay algo aún más rustico e incivilizado que un pueblo de la España profunda, es una selva africana... Rigo y sus ideas de bombero..



Escarmentado, hasta cierto punto, Rigo llevará a las señoras en el Extra de Verano de Din Dan de 1974 a la playa en la "Costa Morada" con la misma idea: impresionarlas. Esta vez a un nivel más modesto (pues doña Abelarda tiene una idea más adinerada de lo que es el tronío), Rigo acabará una vez mas con su pobre honor mancillado y magullado, y descubriendo el horror en forma de criaturas submarinas aterradoras "made in Segura" que le harán, de nuevo, convertirse en un enjambre aterrorizado de trazos salvajes y frenénico movimiento.


Descansamos momentáneamente de tanto cataclismo de la mano del mismo Segura. Ha llegado la hora de pagar la cuenta del Hotel en el Mortadelo Gigante nº 8.
Y regresamos con más criaturas salidas del punzante humor y furibundo trazo del valenciano con Los Señores de Alcorcón y el Holgazán de Pepón. Publicada en un de los excasos SuperCarpantas que se editaron (esta versión), una morrocotuda idea de Arturo para pasar unas vacaciones despampanantes, que gracias a las ocurrencias del cuñado más famoso del tebeo español, les llevará donde nadie ha estado jamás.


Arturo quiere ascender, pero no tanto... En el Extra de Verano de Tio Vivo de 1964 es invitado por su jefe a la Costa Mansa. La falta de dinero para estar a la altura agudiza el ingenio de Pepón. La ilusión de el matrimonio es casi enternecedora. Pero donde no hay, no hay. Estamos en el mundo Brugueriano.

 En aquel mismo Tio Vivo, sus principales personajes se reunían, dibujados por Ibáñez, para desearnos felices vacaciones, de camping... en la selva.
Uno de esos personajes era Agamenón. Nené Estivill, siempre original, nos da la óptica opuesta a las vacaciones vistas por el resto de los autores de Bruguera. Si en todos los caos los personajes tratan (infructuosamente) de pasar unas buenas vacaciones en la playa, en el campo o donde puedan, Agamenón habita un destino vacacional, asíque se nos ofrece la versión de los que reciben a los visitantes estivales. Aunque sea al peculiar modo de Villamulas del Monte.

Y es que en verano, en una ciudad, se pasaba fatal, no como ahora, que gracias al aire acondicionado y los climatizadores, somos (sois, que yo soy de pueblo) habitantes felices de edificios enfermos y poseedores orgullosos de catarros veraniegos. Pero ¿Qué no hubieran dado los residentes en el nº 13 de la Rue del Percebe en el mismo Tio Vivo de 1964 por tan gran invento?
O eso, o lograr marcharse de vacaciones. Pero por entonces, y ahora también, no nos engañemos, había que tener unos ahorros, y para ahorrar, había que ganar dinero. Una de las profesiones tradicionalmente asociadas con los sueldos altos es la de médico. Si hay algún médico en la sala, que perdone este comentario. Como el Doctor Cataplasma, que no es que ganara mucho, peo al tener una paciente rica como la Millonetis, podía permitirse el salir de vacaciones. ¿O no?
Al ser esta uns de las escasas historietas veraniegas de Cataplasma (otra ya la he mostrado en este blojjj), se reutilizaba contínuamente en varios Extras de verano. Me ha parecido entrañable ofrecer una en un curioso bitono verde, y con el texto de los inicios de la mecanización en la escritura de los mismos. Bitono, pero rojo, se utilizó para la publicación de estos chistes veraniegos de Schmidt en el Pulgarcito nº 1118, que coincide con la matrícula del primer coche que tuvo mi padre. Nostálgico que le pone a uno estos posts bruguerianos.
También marchaban para realizar actividades veraniegas otros personajes de autores bruguerianos fuera de Bruguera, como en este caso de Anastasia Cazuela, de Schmidt, publicado en la revista Nicolás pero que os muestro recoloreado para el Bruguelandia nº 12, en que se hablaba del autor cartagenero.
Y siguiendo con Don Gustavo Martz-Scmidt, nos recuerda que en verano, muchos aprovechan para trabajar en empleos propios de la estación, como en el caso de Rasputín, ejerciendo de improbable salvavidas en el DDT Extra de verano de 1959.
Comparte página, como era habitual, con varios chistes de texto y con el surrealista e inigualable Ángel Siseñor de Vázquez. Y del genial autor madrileño que se nacionalizó catalán eran las Vidas ejemplares, con un tema veraniego en este mismo número.
O este otro ejemplo, republicado muchos años más tarde en un Mortadelo.
O este último en el DDT Extra de Verano de 1969.


En el Din Dan Extra de Verano de 1971, Vázquez dibujó una ilustación de Anacleto haciendo alusión a la temperatura extrema propia de la estación que se vió parcialmente tapada por chistes de impostación y un recuadro con los créditos de la publicación. Y es que no era cuestión de "desperdiciar" toda una página solo con un dibujito...
Tampoco se libraban del veraneo las Hermanas Gilda, y tampoco iban a irse de rositas como personajes bruguerianos. Si alguien podía protagonizar la eterna discusión "Playa o Montaña", estas eran Hermenegilda y Leovigilda. En este caso, Herme prefiere playa. Se ve quqe quería tomarse unas vacaciones de sus eternos paseos por el campo...

Aunque en esta historieta, patrocinada por Cola Cao, ambas acuden por expreso deseo de Leo, al campo. Esta mujer, es que no escarmienta...

Una de las cosas más típicas de aquellos Extras veraniegos eran las páginas temáticas dedicadas al tema tratado, en forma de chistes, como esta página del DDT Extra de verano de 1969:
Donde de arriba a abajo vemos chistes "panorámicos o en cinemascope" de Ibáñez, Peñarroya, Conti, Blas Sanchís y Segura.10 años antes, en el Extra de Verano de 1959, una página de chistes de Mingo.

... otra de Conti...

... y de Oski.

Jaume Perich, "El Perich", fué redactor en Bruguera. También allí publicó algunos chistes, como estos del DDT Extra de Verano de 1969:

 Y tenemos más ejemplos de las típicas páginas con chistes temáticas, como esta de Jaume Rovira en el Mortadelo Extra de verano de 1979:
O esta del año siguiente, o sea, en el Mortadelo Extra de verano de 1980:
Escobar también hizo este tipo de páginas, como podemos ver en esta, republicada en el Pulgarcito Extra de Verano de 1972, en el que trata un tema tan molesto como picante... pero nada que ver con la censura.
 Y en el mismo Extra de 1972, y en bitono:


Uno de los reyes de las páginas de chistes, que a algunos hacían gracia y a otros no ( a mi y al muxhaxho, cuestión de gustos), Carlos Conti nuevamente, en el mismo Extra:
Y es que Carlos Conti, uno de los 5 grandes de Bruguera de los años 50, y creador de Carioco, Apolino Tarúguezy un no tan largo etcétera, era más propoenso a los chistes que a las páginas de historietas. De hecho, también publicó en publicaciones tan dispares como el TBO, Hola o el ABC. Terminamos por ahora con el con otra página del Extra de Verano de Pulgarcito de 1972.
En los primeros años 80, siendo la revista Mortadelo la publicación estrella de la casa, se daban como churros los Extras y Especiales de dicha revista. Raf hacía sus ripios, herencia directa de las Vidas Ejemplares de Vázquez, adaptándose siempre al tema tratado, igual que ocurría con el incomparable Sir Tim. En este caso vemos unos ripios veraniegos:



 Y una aventura de Sir Tim con un verano algo atípico, como todo lo creado por el genial Raf.




El listísimo y algo repelente Pitagorín, de Peñarroya, también aprovechaba el verano para hacer sus buenas acciones en asociación con la ciencia.


Y personajes tan... infames como Bautista, Enriquito y Don Benito, de Blas Sanchís, también tenían derecho a tomarse sus vacaciones, como en este ejemplo del Tio Vivo Extra de Verano de 1964.

Así como alguien tan invernal como malvado, la mismísmima Doña Urraca.
Y otro de los cacos de Bruguera, el gris Pepe Murciélago.



Y por supuesto, todo extra veraniego que se preciara, a partir del éxito de Mortadelo y Filemón, llevaba una página temática republicada de Ibáñez:

Acabamos rompiendo todos los protocolos cerrando con dos portadas. Si, eso que tradicionalmente nos encontramos al inicio de una publicación. Schmidt con un Pulgarcito Extra Vacaciones, siguiendo la tradición de entonces de retratar a los principales personajes:
E Ibáñez, con un Extra de Verano de sacarino, uno de esos extras donde inevitablemente la historieta de el botones era 100% chímpica, y en los que Ibáñez sólo salía realmente en caso de historietas republicadas y la portada, que era lo que llamaba la atención al iluso comprador.


Así que hasta aquí...eh?...¿Qué dice, que?...

-Pero...¿No iba a hablar usted ya del otoño, hombre?

Oh, si, claro... pero entre la temperatura ambiente y el hecho de que yo mismo estoy de vacaciones... usted comprenderá...Y es que, además, el Otoño era poco dado a Extras en Bbruguera. Ya sabe, Extras de Verano, de Navidad, Almanaques, e incluso de Primavera! Pero de Otoño...

-¿Alguno habrá, no?


Pssssss, bueenooooo... alguno hemos encontrado....






-En fín, que hablamos de esto dentro de unos meses, ¿no?


¿Y quien sabe, oiga, quien sabe?