viernes, 12 de agosto de 2011

Hacia la eternidad del Eternauta

El Miajilla reabre menos de 24 horas después de decir que cerraba por vacaciones, y lo hace con pesar...


Descendiente del presidente paraguayo de idéntico nombre, Francisco Solano López nació en Buenos Aires en 1928 y dibujaba profesionalmente desde 1953, cuando ingresó a la editorial Columba. Poco más tarde pasó a la editorial Abril, donde labra una reputación como dibujante de aventuras y conoce al guionista Héctor Oesterheld, con quien realiza Uma-Uma y Bull Rocket. En 1957, Oesterheld se decide a fundar su propia editorial y convoca a Solano López a publicar en sus revistas Hora Cero y Frontera. Allí, la dupla da vida a Rolo el Marciano Adoptivo, Amapola Negra, Joe Zonda, Rul de la Luna y al más glorioso personaje de la historieta argentina: El Eternauta. Pero al término de esta saga, Solano comienza a colaborar con la editorial inglesa Fleetway y su volúmen de producción le impide seguir publicando en las revistas nacionales, e incluso se radica en Europa entre 1963 y 1968. A su regreso, vuelve a publicar en Columba y en 1976, acepta la propuesta de Ediciones Record para reunirse con Oesterheld y crear una segunda parte de El Eternauta. Ese mismo año inicia junto a Ricardo Barreiro la saga de Slot Barr, pero el clima político -enrarecido por la sangrienta lucha entre la guerrilla de izquierda y la dictadura militar- fuerza a Solano a emigrar a España.
Allí termina Slot Barr y crea junto a su hijo Gabriel la saga de Ana y las Historias Tristes.
Posteriormente, junto a Carlos Sampayo, da vida a Evaristo, un gran policial ambientado en la Buenos Aires de los '50.
En 1984, Solano se traslada a Río de Janeiro, desde donde inicia una larga serie de colaboraciones con editoriales de los EEUU (Dark Horse, Fantagraphics, etc.) y continúa su producción junto a Barreiro. De este período datan Ministerio, El Instituto y El Televisor, entre otras.
De regreso a Buenos Aires desde 1995, Solano López continúa trabajando para los EEUU, incursiona en el género erótico con enorme éxito en toda Europa y retorna, a partir de 1997, la saga del inolvidable Eternauta esta vez con guiones de Pablo Maizegui, e ilustró otras secuelas sobre distintos personajes del cómic inicial. Incursionó también en el campo de cómic erótico: "Siempre me ha gustado dibujar chicas", confesaba al final de su vida. En 2009 colaboró en la preparación de una película de animación sobre la vida de Eva Perón.
Francisco Solano López, que murió hoy en Buenos Aires, a los 83 años, fue un extraordinario dibujante de cómic, autor de una obra extensa y premiada, pero lo que le hizo alcanzar la categoría de mito cultural argentino fue una sola imagen: la de El Eternauta.  Aun hoy, El Eternauta, un hombre llamado Juan Salvo, que, vestido con una especie de traje de buzo, lucha en las calles de Buenos Aires contra una invasión extraterrestre, aparece en actos políticos de la izquierda peronista y en pintadas en las calles porteñas, como un símbolo de los años 70, reivindicados por las juventudes kirchneristas.











































































3 comentarios:

  1. Gran homenaje!

    Mira el mío por acá:

    http://axxon.com.ar/fraga/316.htm

    ResponderEliminar
  2. Muy bueno! Apuesto a que de ocurrir de alguna manera, al maestro le ocurriría precisamento eso!!

    ResponderEliminar
  3. Gracias, master, por darte un tiempo para ver mis monigotes.

    Abrazo!

    ResponderEliminar