sábado, 18 de junio de 2011

La Bande Dessinée en España, poco y mal - Modeste et Pompon (Teo y Dorita)


Modeste y Pompon es una serie de historietas dibujadas por André Franquin en la revista Tintin. Escritores como René Goscinny , Greg, Peyo o Tibet escribieron gran parte de los guiones. 
Guion de Peyo
Guión de Goscinny
Guión de Greg


Después de la salida de Franquin de la revista Tintín, la serie fue tomada por primera vez por Dino Attanasio en 1959, que continuó la serie hasta finales de 1968, con la colaboración de diversos guionistas, entre ellos Meys Lucien. 






En 1968 toma el relevo en los dibujos Mittéï, que permanece al frente hasta 1975 con Christian Godard.





Más tarde Griffo en la última parte de 1975 con Michel Noirret y Bertrand Dupont desde 1976 hasta 1980 con Bob De Groot.


Griffo




Dupont
 
Wallis realizará los dibujos desde 1980 hasta la cancelación de la serie en 1988 con guiones de Michel Bom.






Las aventuras de Modeste y Pompón, así como las de Félix, nacen dos años antes que las de Gastón, en el año 1955 en la revista Tintín. En España las conocimos principalmente a través de la revista Zipi y Zape y sus extras, especiales y demás con el título de Teo y Dorita.
Modeste es un joven sosegado, que sólo quiere tranquilidad, constantemente avasallado por un primo que trabaja de representante comercial . Por otra parte es muy ingenioso. Tiene unos sobrinos inquietos y fastidiosos, y vecinos caraduras, en abierta contradicción con el encanto y la serenidad de Pompón.
Franquin sólo hizo una historieta de Modeste et Pompon de dos páginas, pero sus sucesores dibujaron ocasionalmente historietas un poco más largas, de hasta 7 páginas en el caso de Attanasio y de hasta 14 páginas en el caso de Mittéï. Con guiones de Bom, Walli no sólo dibuja gags e historietas de varias páginas, sino cuatro historias largas que se publicaron por episodios en la revista Tintin: "La mémoire volatile" (1983), "Le chinois à 10 têtes" (1985), "Le secret du K.B.D." (1987) y "Destination 1935" (1988), que fue la última historieta de Modeste et Pompon.




LOS PERSONAJES:

MODESTE
Personaje principal, tranquilo enamorado de la naturaleza, se deja llevar por pensamientos filosóficos que le juegan malas pasadas. Bien cómodo en su sillón, pipa en boca y libro en mano, esto parece representar para él la felicidad completa. Esa felicidad se ve truncada una y  otra vez por las acometidas de su primo Félix y de sus sobrinos, los conflictos con los vecinos, las chiquilladas de Pompón y otros quebraderos de cabeza administrativos.

POMPON
Amiga de Modeste. Coqueta, gentil, amable, interesada por Modeste, sus pequeños mimos hacia Modeste le hacen cometer algunos errores, Juega sobre todo un papel de moderador entre él y Félix. Con físico de adolescente, Pompón es la mujer de la peculiar pareja que forma junto a Modeste.

FELIX
Representante de comercio, Félix vende productos como, “Super-granitos”,”Elasto-glass”,”Pasta hula-plop””Pompas de jabón Polyniinchablesflastic”, aspiradores y otras lindezas tales como taladradoras, pájaros exóticos, o monos, de los que siempre es el representante exclusivo. Sin considerar su poco ingenio, no se le reconoce ninguna otra verdadera cualidad. A no ser que se considere como tal la obstinación que pone a venderle cualquier cosa a Modeste y su don de la inoportunidad, aparte de ser algo gafe. También es inventor.

LOS TRES SOBRINOS
Como emulando los sobrinos de Donald,pueden ser adorables, pueden mover cielo y tierra para conseguir hacer bromas de cualquier índole. No se les conoce padre alguno, ni tampoco los nombres (uno de ellos se llama Dédé). Se caracterizan por su vestimenta, que es azul,blanca y roja (los colores de la bandera francesa).

DELRUIDO
Vecino de Modeste. Este burgués jovial pero pesado, impone su presencia regularmente a la de los tres bichos de sobrinos. Creado por Gosciny, Delruido no se encontrara nunca con el otro vecino Delcrin.

DELCRIN
Segundo vecino de Modeste, inspector de hacienda. Irascible, increpador, insatisfecho, buscador de enredos, es el típico anciano misántropo siempre mal dispuesto. Se le puede considerar casi como el hermano de Sr. Boulier, el  contable de la editorial Dupuis, con el que guarda gran parecido. Creado por Greg, nunca se verá las caras con Delruido. Más tarde, con la creación de Aquiles Talón, Greg añadió un vecino similar como contrapartida: Funestini (Delfuneste).

Franquin se había convertido en el dibujante principal de JOURNAL DE SPIROU y realizaba cada semana una página y media de aventuras del mismo Spirou. Y sin embargo, un buen día, su firma apareció en la competencia directa, la revista TINTÍN. ¿Cómo había ocurrido?
Franquin relata: "No vamos a entrar en los detalles de esta vieja historia, pero un responsable financiero de Dupuis me había hecho una promesa por escrito y yo perdí el papel, y luego, cuando constaté que no habían mantenido la promesa, lo negaron todo. Me puse furioso.
Yo conocía a un dibujante de TINTÍN y se lo conté. Pedí una cita con los responsables...
Las oficinas seguían encontrándose en la calle Rué du Lombard, que le había dado el nombre a la editorial. No me acuerdo cómo ocurrió. Sé que me reuní con el redactor jefe, Fernez, y el cerebro del chiringuito, un tipo que se llamaba Evany. Discutimos el nombre de la serie que yo iba a hacer.
Sabía que la chica se llamaría Pompón, porque ese nombre me gustaba, pero no tenía ni idea del nombre que iba a llevar el personaje masculino. Fue Evany quien sacó su agenda y leyó todos los nombres de pila del calendario, hasta el momento en que todos estuvimos de acuerdo con el de Modeste.
En lo que se refiere al carácter de los personajes, lo concebí basándome en las tendencias de la revista y preparé una serie más o menos a medida para aquella gente. Sabía que consideraban a SPIROU una revista al límite del mal gusto, que no se detenía ante nada para hacer reír. Tenían muchas ganas de que yo trabajara con ellos, pero temían algo demasiado infantil o vulgar. Por otro lado, yo les venía al pelo: era una época en la que SPIROU tenía más éxito, en la que se tenía la opinión de que a TINTÍN le faltaban caricaturas... En resumen, fue un cumulo de circunstancias lo que provocó que Modeste y Pompón sean unos pequeños burgueses limpitos.
En lo que se refiere al ritmo de publicación de una página por semana, fui yo quien lo decidió así. SPIROU me pedía una página y medía semanales, además de ilustraciones, bocetos para la publicidad de la revista, etc. Para el holgazán que soy, aquello ya representaba demasiado trabajo. Pero me acordé de las historias cortas que leía cuando era joven, en MICKEY, ROBINSON O HOP-LA. Fue ahí donde aprendí a apreciar los gags de una página. Me dije a mi mismo que sería más fácil buscar que buscar historias de episodios largos. Me equivocaba.
Creo que solamente me presenté una vez en la redacción de la Rué du Lombard. Llegué con mis bocetos, mis garabatos, y no me acuerdo de más de aquel momento en el que me encontré con Raymond Leblanc, el editor..."

Interrumpimos un momento el hilo del relato de Franquin para hacer intervenir a Tibet, el autor de Chick Bill, Ric Hochet, Los Sinmiedo y muchas series más.
"¡Caramba! me acuerdo como si fuera ayer. Pero antes que nada, debo decir que desde hacía mucho tiempo, en la redacción de TINTÍN donde yo era el benjamín (como se decía entonces), nos pasmábamos con los dibujos de Franquin. Yo lo tenía muy claro, Franquin era mi ídolo. Y desde hacía mucho tiempo: cuando yo era un niño scout babeaba con sus ilustraciones de la revista PLEIN JEU, y aquello aumentó cuando dibujó historias   de    la    Patrulla    de    los    Jabalíes, precisamente el nombre de mi patrulla. El caso es que desde siempre, otros dibujantes y yo, mostrábamos todo nuestro entusiasmo por ese dibujo nervioso, vivo, algo distinto de la línea clara que aún no había adoptado dicho nombre y que aparecía en la revista por todas partes. Le habíamos dicho al editor Raymond Leblanc que que lo que le faltaba a TINTÍN, era alguien como Franquin.
Y entonces, ocurrió que llamó por teléfono a cierto autor de historietas . Y creo que ese tipo fue a ver al editor para decirle: "he conseguido convencer a Franquin de que trabaje para nosotros" (las malas lenguas afirman incluso que trató de cobrar por su intervención, pero yo no las creo). Sea como fuere, estábamos un día en la redacción, y de repente la puerta se abre y Leblanc entra empujando delante suyo a un tipo alto algo tímido, declamando: "¡Señores, les presento a Franquin, ese genio!".
Era la primera vez que veía a mi ídolo, y tenía pinta de encontrarse incómodo, era increíble."




Es comprensible que Franquin haya borrado de su memoria este primer encuentro con la redacción. Lo que no olvidó, es que su primer encuentro con Raymond Leblanc tuvo que posponerse. El editor le llamó por teléfono para pedirle que eligieran otra fecha, debido   a  que   el   horóscopo   de   aquel   día   no parecía muy favorable.
También afirma:
"A lo largo de mi carrera en Dupuis, nunca firmé un contrato. Todo se realizaba según un acuerdo entre caballeros, había confianza. Y de repente al entrar en TINTÍN, me comprometí por un contrato de cinco años. Aquello me molestaba mucho: Charles Dupuis, el editor de SPIROU, estaba muy triste por mi colaboración con sus rivales y me pedía que volviera a SPIROU de forma exclusiva. Me disgustaba hacerle sufrir. Evidentemente, no podía decirle que además había firmado un contrato.
Conseguí, finalmente, sacar algo menos de los cinco años previstos; Leblanc me compró mis personajes por un precio que hoy día considero irrisorio, pero fue lo mejor para la tranquilidad de Charles Dupuis y para mi comodidad.
¡Ah! sí, los álbumes: aquello no se resolvió muy fácilmente. EDITIONS DU LOMBARD había descubierto que si los álbumes de Tintín y Milu aportaban un cómodo éxito comercial, no ocurría lo mismo con otros álbumes de Herge, como Quick y Flupke. Habían llegado a la conclusión de que las historias cortas, de una o dos páginas se venderían mal. Tuvieron que pasar bastantes años para que sacaran los dos primeros álbumes de Modeste y Pompón, y tuve que insistir para que editaran el tercero. También tuve que insistir para que dejaran de borrar durante la impresión el nombre del guionista, que yo incluía en cada página. La política de EDITIONS DU LOMBARD era la de no tener que tratar más que con un solo autor, para evitar complicaciones





.
"¡...Ah! sí, ¿mi problemilla con EDITIONS DUPUIS? Bueno, pues dos meses después de pasarme a TINTÍN, encontré la promesa escrita, y el problema se resolvió solo. Bien estaba lo que bien acababa."
El primer Modeste que conocieron los lectores de TINTÍN fumaba en pipa. Eso se le pasó enseguida, por otro lado; es muy posible que fuera porque el mismo Franquin, después de años de cigarrillos, se había puesto a probar la cachimba, eligiendo para Modeste un modelo de pipa elegante y con clase...
Al igual que Franquin, Modeste está vestido con mucho cuidado, quizá un poco más burgués que su creador, algo menos informal y cómodo. Franquin explica:
"Era una serie para "La revista de los Niños Bien", como afirmaba un slogan que precedió al de "de 7 a 77 años". No se podía mostrar a un granujilla mal vestido. Por contra, para vestir a Pompón, tuve muchísimas dificultades. Un día que fui a hacerme una entrevista en un colegio femenino, me di cuenta de que las chicas leían las historietas con la idea de ver si las heroínas iban vestidas a la moda. Y a mí, la moda... Así que tuve que inventar una especie de comodín, con la esperanza de que no quedara demasiado anticuado tras uno o dos años..."




Franquin aceptó que EDITIONS DU LOMBARD, los que publicaban el material de la revista TINTÍN, pudieran componer un álbum con algunas páginas suyas, pero no todas, porque hay algunas de las que no estaba tan contento; hizo una primera selección, se quedó solo con las 120 historias que le parecieron pasables; servirán para crear los álbumes n° 1 y 2. Mas tarde, se decidió continuar con la edición de un tercer álbum, y Franquin hizo una selección de lo que no se había editado aún en álbum.
Más tarde aún, otra editorial, GLENAT, sacó un volumen con los inéditos de Modeste y Pompón de Franquin. Así que de nuevo se lanzó a la pesca de material que aún no se había publicado en álbum y encuentra 20 páginas. El mismo material, añadido al que había aparecido inicialmente en EDITIONS DU LOMBARD, será retomado por los editores de MAGIC STRIP para una re-reedición.
Este control de Franqquin sobre lo que se debía publicar o no de su obra, y de qué manera, haría aflorar más de una lágrima a los pobres autores españoles, y no sólo los de Bruguera.
Franquin siempre quiso darle al César lo que es del César e insertar escrupulosamente el nombre de las personas que colaboraban con él en la elaboración de una página. Hasta el punto de que en una de las páginas daba crédito hasta a una tal Loulou, que era su suegra.
Guión de la suegra de Franquin

Franquin dice de Rene Goscinny: "me suministraba gags de una página a regañadientes. Su espíritu tendía más a las historias de una cierta longitud, y le habría gustado sacar más jugo a partir de una buena idea. Pero aún asi me ayudó mucho, como todos los demás, Greg y Tibet y todos ellos...".
Greg dice al respecto: "le proporcioné una cierta cantidad de gags de Modeste y Pompón, es verdad, en general media docena cada vez, y era un error, porque me rechazaba automáticamente dos terceras partes. Habría sido mejor no presentarle más que uno a la vez. Es una característica de Franquin: el gag que le hizo gracia en la primera lectura, si lo conserva un tiempo en reserva, le coge manía y ya no quiere ni oir hablar de él. También me apresuro a decir que lamento no haber sido jamás el redacto jefe de Franquin: en el momento en el que acepté este puesto en la revista TINTÍN, Franquin había, lamentablemente, abandonado los personajes a otro dibujante".
En cuanto a Tibet, se encubre tras su admiración hacia Franquin: "buscaba cualquier pretexto para encontrarme con él. Le había pedido que mirara mis páginas de principiante (yo empezaba Chíck Bill) y estaba muerto de miedo. Se mostró muy atento, muy constructivo y de todo, y me animó muy amablemente. Fue él quien me presentó a Greg. Insistía en que nos tuteáramos. Vaya, ahora que me acuerdo, me había ofrecido su último álbum, y cuando le pedí que me lo autografiara, me miró como el que oye una incongruencia. Volví a verle varias veces y, para no llegar con las manos vacías, le llevaba varios gags..".
Dice Greg: “ si hay algo que reivindico enormemente de las aventuras de Modeste y Pompón, es de haber sido el creador del tío Sinforiano y de su gallo Julio..."
Greg añade: "ese gallo quizá sea una idea estúpida, pero en todo caso es una idea mía. Resulta que aborrezco a todas las aves de corral. Esas gallináceas idiotas, con los ojos tan abiertos, me ponen completamente de los nervios. Es por eso que no tardé en meter a este gallo en el universo de Modeste...".



Cuando aparece un niño en el mundo de Modeste y Pompón en el episodio 158 de una serie que Franquin llevará hasta el 180, está basado de forma evidente en la hija de Franquin, nacida poco antes.
Los bebés eran algo raro en la historieta de lengua francesa de la época. Según los editores (y también la mayoría de los autores) los personajes de historieta debían ser lo menos vulnerables que fuera posible, es decir, sin fallos, sin debilidades, sin padres y sin hijos. El héroe prototípico era varón, y ya era bastante atrevido lanzar en una revista de chicos como TINTÍN a una joven-cita como Pompón; así que el bebé ya era algo revolucionario.
Sin embargo, al igual que los sobrinos en segundo grado o primos en segundo grado de Félix, respeta una ley de las historietas de la época: no pertenecen al héroe, sino a otra persona. Nunca se conocerá a los padres de este bebé, lo máximo que se sabrá es que se trata de una Prima Amatista, a la que nunca se ve; bien instalado en su papel de padre, Modeste podrá guardar las distancias y decir que sigue siendo puro y sin mácula.
Curiosamente, en la misma época, la gente de la Comisión francesa de la Prensa infantil dictaba instrucciones a los autores de historietas: el personaje, si es un niño, debe tener papá y mamá, los padres deben tener un empleo y el niño debe ir a la escuela, y las aventuras que viva no deben interrumpir el desarrollo de una vida normal para su edad.





(Continuará)

2 comentarios:

  1. C'est magnifique, mon ami!!!!
    Mais, comme les desins de Franquin, il n'y a pas d'autres.

    ResponderEliminar
  2. Oui, en effet. D'autres semblent maîtriser Chimpas.
    Pero también estan bien, obviamente la sombra del André es alargada.

    ResponderEliminar