domingo, 6 de marzo de 2011

Los Chimpas tambien tenemos Corazón.



En Europa tenemos una cultura según la cual el artista es a la vez creador. Tenemos una cultura de autor. Adoramos al autor. En Estados Unidos, el arte es, digamos, más industrial. Tomando como ejemplo el cien hollywoodiense de la edad de Oro, los actores y actrices del Star-System serían los dibujos, la película la historieta, y el Director, el dibujante. (Aparte estaría el guionista, los coloristas, los editores…). La popularidad del cine era la popularidad de las estrellas del cine. Tuvieron que llegar un puñado de europeos, franceses para ser más exactos, cineastas-escritores de Cahiers du Cinema (Curiosidad: También existe Cahiers de la B.D) para reivindicar la autoría de los directores, elevando a los altares a Hitchcock, Wilder, Cukor, Ford…

Portada chímpica y fea a más no poder

Los chimpa hacían aventuras largas de persoajes que jamás las tuvieron originalmente.
 
 En Estados Unidos se da también el fenómeno de los personajes-franquicia, las estrellas de los personajes de cómic. Spiderman fue creado por Stan Lee ySteve Ditko, pero luego lo han dibujado y guionizado infinidad de artistas, aportando cada uno su toque, más o menos destacado. El caso de Batman de Bob Kane, por citar a la competencia; ¿Qué hubiera sido de este personaje sin Frank Miller? En Europa se nos hace “raro” que esto ocurra, que Asterix pueda ser dibujado por otra persona que no sea Uderzo, por ejemplo. Que quede claro que Uderzo tiene sus ayudantes, pero no les podemos considerar chimpas. También tenemos como excepción a Spirou; aun siendo Franquin quien le hizo grande entre los grandes, fue creado por Rob-Vel, y dibujado por otros dibujantes antes y después del maestro de Etterbeek, como Jijé, Fournier, Janry o Munuera. Ejemplo de personaje franquicia de Franquin….
En Bruguera debió de darse una confusión de conceptos, mezclando la industrialización con el culto a la autoría, pero este culto a la autoría también era industrializado. Los personajes venden, pero han de ser los personajes de un mismo autor. El mismo Ibáñez fue obligado a seguir un estilo determinado en sus inicios, e incluso fue continuador de la labor de alguno de sus predecesores… ¿Pero llegó a ser chimpa?

Historieta totalmente apócrifa de MyF. No soy capaz de saber quien fué el autor, que calcó de lo lindo.



 
Ser chimpa no es lo mismo que ser colaborador. Si Ibáñez idea la historia y la aboceta, los que luego terminan el dibujo y/o lo entintan no son chimpas. Pero si el autor original no interviene para nada en el trabajo, y este se publica como si lo hubiera hecho, el creador de esa historieta es un chimpa. Igualmente, si el autor interviene levemente, y la historia se publica como suya en su totalidad ¿Es una historieta chímpica?
Dejemos claro este concepto. El Chimpa es aquel señor dibujante, guionista, entintador o cualquiera de las facetas en que se presente la profesión de historietista, cuyo trabajo sale a la luz con la pretensión de ser atribuido a otra persona, quedando el chimpa en la sombra. La historieta chímpica no va firmada nunca. Aquí ocurre que en algunos casos nos encontramos con historietas chímpicas que van medio firmadas; son aquellas en las que al menos el guionista recibe el crédito de haber creado la trama de la historieta. Se puede dar otro caso: que reconozcamos con muchísima facilidad que la historieta ha sido realizada por un chimpa en concreto, debido a su inconfundible estilo. Serían los casos de Sanchís, Casanyes o Martínez Osete. Son chimpas con personalidad cuyo estilo aflora imponiéndose a la chimpaidad de la historieta, pero son chimpas en tanto en cuanto esas historietas pretenden ser del autor “original”. Si una historieta de un personaje en concreto no está hecha por su autor original, y se hace una historieta en principio chímpica, pero esta fuera firmada, dejará automáticamente de ser chímpica. Es el caso de algunas portadas hechas por Sanchís para Súper Pulgarcito, dibujando a Anacleto, pero FIRMÁNDOLAS.




La mayoría de los 13 Rue del Percebe eran chímpicos.

 

Casos como los de Doña Urraca de Jorge hecha por Schmidt no son chímpicos; son personajes dibujados por otro autor, continuando la obra del creador. Lo de los Zipi y Zape de…. Es el mismo caso, y además, un completo despropósito,  bajo mi humilde y arcaico punto de vista.
Schmidt, como vimos en otro momento, también fue chimpa…hasta cierto punto. Cuando sustituía a Vázquez en La Familia Cebolleta, ya vimos que el avispado mallorquín trazaba una “X”, lo que permitía identificar la historieta como suya, no solo como “no de Vázquez”, deschimpaizándola.
¿Qué ocurre en el caso del Anacleto, Tío Vázquez, Abuelita Paz, etc., de Sanchís? Son chímpicas. De hecho, creo que de dibujar aquellas historias tomando como modelo a Vázquez, el buen Blas aprendió lo  suyo, hasta tal punto que dejó su impronta e incluso se atrevió a firmar portadas.  Como jefe del departamento de chimpas, Sanchís supervisaba la ejecución de trabajos chímpicos, valoraba la contratación de nuevos chimpas, e igualmente tenía sus propias creaciones. Así que se le tuvieron que buscar un chimpa para él.
El más popular de estos chimpas de un chimpa (rechimpa) fue Antoni Bancells Pujadas. (Aparte estaría en caso de Ramón María Casanyes). Y es el más popular porque fue el primero en hablar y explicar el funcionamiento de aquel Estudio Sanchís, revelando oficialmente la existencia de los chimpas, que hasta aquel momento era un secreto a voces, pero voces ajenas.



Trabajos de Sagasty para Bruguera. Sobre estas líneas, es la ilustración de la multitud.

No hay comentarios:

Publicar un comentario