domingo, 6 de marzo de 2011

La película de la semana (cuando veo película en la semana en curso) (2)



Historieta con Vázquez (su foto) haciendo de fontanero.




En el año 2010 se produjeron dos homenajes a los autores de Bruguera que llamaron mi atención. Uno, de menor calado mediático, ya que se trata de un tebeo, y en España ya se sabe, se trata de “El Invierno del dibujante” de Paco Roca, sobre el retorno de la aventura tiovivesca de los 5 grandes a la Editorial Bruguera. Ya hablaré algún día sobre esto.

El otro es una película. La dirige Oscar Aibar. Este señor proviene del mundo de las historietas, donde firmando como Oscaraibar, así, todo seguido, hizo guiones en revistas como Totem, Zona 84, Creepy, Cairo, El Víbora o Makoki. Precisamente en Makoki publicó la historia dibujada por Miguel Ángel Martín “Atolladero”. Luego cogió los bártulos, se fue al desierto de Tabernas, en Almería, y rodó ese guión, o sea, que se hizo director de cine. Bueno, antes ya había hecho tres cortometrajes, que como no he visto, no voy a hablar de ellos. De Atolladero no tengo buen recuerdo, pero tampoco malo, aunque algún premio se llevó, y no voy a contradecir yo ahora a los señores que dan premios (ejem).
En fin, que animado por el relativo éxito de su película (ya que el éxito en el cine español siempre es relativo, a no ser que se trate de un auténtico pelotazo) dirigió “Platillos Volantes”, basada en hechos reales, los suicidios de Terrassa, para ser más exactos, y luego la extrañísima, porque hay que tener narices y agallas para hacer una película basada en eso, “La máquina de Bailar”, su primera colaboración con Santiago Segura.

Y ahora viene su segunda colaboración con “el amiguete”. La película de la que voy a disertar un poquito.


EL GRAN VÁZQUEZ




Manolo Vázquez Gallego, By Vázquez, conocido dibujante de historietas humorísticas españolas, es retratado por Aibar-Segura como el último pícaro. Si hay un género literario genuinamente español, ese es la novela picaresca. Por el carácter patrio, disfrutamos viendo (o leyendo) cómo se gana la vida a base de requiebros a la fortuna y engañifas diversas un tipo de poca envergadura moral y menos enjundia monetaria. Supongo que disfrutamos de ello porque sabemos que ese buscavidas jamás tendrá éxito, que nunca se hará rico, así que no podremos envidiarle nunca.

El pícaro es un personaje que está siempre al margen de la ley, que pertenece de soslayo a la sociedad, y Vázquez fue uno de ellos. Pero no voy a hablar aquí de lo que se cuenta en la película, ni mucho menos de Vázquez. Eso daría mucho para escribir, y no voy a castigaros tan duramente. (O si…) en compensación, a continuación unas apariciones del Vázquez de verdad en TVE.

 

 La película se deja ver, pero es el poso que queda al final lo más importante. Probablemente, en mi caso, ese poso sea más trascendental, debido a mi desbordada afición a los tebeos, a los tebeos de Bruguera y a sus dibujantes, entre los cuales estaba Vázquez como uno de los más grandes. O al hecho de haberle entrevistado/conocido (clica en lo azul para escucharlas) por primera vez en 1989  en Barcelona, durante el Saló del cómic de aquel año, junto a mis compañeros de facultad y radio, Albertoyos (más conocido últimamente como el Ginebrino, y cuyo blojjjj es el que podéis seguir si os apetece mirando los blojjjs que sigo) y Raíz (entonces Javierraiz), y en la compañía inolvidable (por el dibujo que le dedicó) de Clarita. Aquel dibujo mostraba a un Vázquez abriéndose una gabardina de exhibicionista, y mostrando unos descomunales y exageradísimos atributos. Este dibujo y su dedicatoria a una jovencita de 18 o 19 años de buen ver describen muy bien a Vázquez, genio y figura. A saber dónde está el dibujillo, porque la homenajeada está en la India, como cerca… Los cuatro quedamos deslumbrados/atónitos ante aquella leyenda de la historieta.

"Autoretrato" de Vázquez





Comenzaré diciendo que, en sus años mozos, o en la treintena, que es el apogeo de Vázquez y lo que se retrata en la película, Vázquez era más guapetón que Segura, por lo que son más comprensibles en la realidad sus artes seductoras. Unidas a una desbordante ingenio y a una caradura infinita, claro. Pienso que la elección de Santiago Segura para interpretar este papel vendrá, por un lado, por cierta afinidad de Torrente con el mundo vazquiano, no en ideología pero si en caradurismo. También porque el a veces orondo a veces no actor-guionista-director-showman-etc.,  tiene en su haber peculiares maneras de haber llegado a lo que ha llegado. Lo de los concursos, actor de doblaje de porno, sus estrambóticas promociones…también porque con Torrente, su bombazo, la primera, apenas ganó nada, monetariamente hablando, como Vázquez con sus geniales creaciones. Pero los derechos los retuvo, al contrario que el dibujante madrileño. Segura, no sé si será rico, pero dinero tiene. Vázquez jamás (re)tuvo dinero.
La Leyenda de "El Tío Vázquez"


La estética de la película parece una versión de un tebeo de Bruguera (véase las dos películas de Mortadelo y Filemón) en lo que se refiere a la fotografía. La película parece una comedia, y de hecho tiene momentos con gracia, pero realmente es un drama. De todos modos, un enfoque dramático no hubiera funcionado. Vázquez era un maestro de la comedia, y se merece que su vida sea retratada como una tragicomedia. Nos quedamos en un punto medio, entonces.




Vázquez en Bruguera





La música de Mastretta es, como siempre, genial (sí, ¿Qué pasa? Me gusta Mastretta) y tiene tintes Felinanos (más bien de Nino Rota para Fellini, en las películas sobre personajes marginales. Vaya. Como Vázquez).

Mercè Llorens interpreta a Rosa, como representante de todas las (dicen que 7) mujeres de Vázquez. Correcta.

Enrique Villén hace el papel de Julio González, el jefe, que es representado con corazón, humanitario. González no es Bruguera, es una persona, cosa que se descubrió por testimonios dichos a su muerte, dejando de ser el tirano que encargó el Estudio Sanchís para chimpaizar a las estrellas de la casa. JG seguía órdenes, y en lo que podía, ayudaba a los suyos. Como anécdota, decir que en la película acusa a Ibáñez de hacer un personaje demasiado parecido a él, “ese superitendente”, viendo una historieta primeriza de Mortadelo y Filemón. Supongo que ese detalle es una concesión al gran público, que algo habrán leído de los dos agentes de la TIA en algún momento. La verdad es que el “súper” no apareció hasta años más tarde, y por entonces, en la época de la película,  MyF eran detectives; tenían una “Agencia de información”. Julio González sí que apareció parodiado durante las primeras páginas de “El botones Sacarino”, también años más tarde, como el primer “dire” de el Aullido Vespertino. JG fue también el artífice de los insultos bruguerianos, merluzo, hotentote, besugo... Cualquier cosa que, además de graciosa (el insulto rocambolesco como marca de la casa), no fuera censurable…por la Censura.

 

Rosa y Manolo

Paseando por Barcelona en los años 60

Don Julio González





Ibáñez es interpretado por Manolo Solo, y supone el contrapunto a Vázquez. Primerizo vs Veterano. Tímido vs Caradura. Sumiso vs Rebelde. Y finalmente, mientras Vázquez va hundiéndose en la miseria, Ibáñez va subiendo como la espuma. El actor hace un clon de Francisco Ibáñez, hasta habla como el.

Itziar Aizpuru hace el papel de la anciana casera, a la que llaman Paz ( y a la que tampoco paga Vázquez, aunque sea por principios), en homenaje a la abuelita. Precisamente, en las animaciones de los personajes Vazquianos que jalonan el filme, esta no aparece.

El entrañable Jesús Guzmán hace de Manuel Vázquez, el padre. Tan desastroso en la vida o más que el hijo.

Y Alex Angulo es Peláez. El malo. El representante de la España que odió, despreció y sojuzgó a los vázquez de la época. Ese personaje no es real, es un compendio de todo el sistema del franquismo. Peláez es  el tirano, el déspota, el chantajista. Es Bruguera. Angulo, como casi siempre, genial.


Segura y Angulo

El malvado Peláez

El gran Ibáñez

La abuelita Paz

Vazquez a punto de firmar la cesión de sus derechos a Bruguera para toda la eternidad.



No podría pararme en detalles sin destripar toda la película y hacer todavía más insoportable este ladrillo. Decir que me encanta cuando Vázquez firma en la pensión de mala muerte una de sus historietas (by Vázquez), reivindicando su autoría. La alusión a los “chimpas” por la crítica que uno de los compañeros de celda de Vázquez hace a una historieta de Anacleto del DDT hecha por un chimpa (desatando las iras de Vázquez, no avisado de ello), la idea improvisada de la creación de el Inspector O´Jal, así apostrofado, la creación de Anacleto mirando un TP en cuya portada aparecía Maxwell Smart, el Superagente 86 con su zapatófono (si, ese invento no es bruguérico, es de Mel Brooks)…


Anacleto, agente secreto.

Las hermanas Gilda

El Vázquez de verdad.


El tío Vázquez


Clases de Vazquismo

Los pasatiempos que se vió obligado a maquetar para subsistir


El Gran Vázquez por El Gran By Vázquez


Así pues, que no sé si recomendar esta película. Si eres bruguérico, disfrútala a tu manera. Si no, pues está entretenida. Es un retrato picaresco de un dibujante e los años 60.
Igual hablo más de ella en un futuro, pero he de acabar aquí, so pena de que jamás volváis a visitar este “miajilla”.

Genio y figura.
 Aquí teneis para terminar las animaciones de la película.



No hay comentarios:

Publicar un comentario