domingo, 6 de febrero de 2011

Vale la pena tener un Sopena

Con esta foto iniciaba la andadura nostálgica. El Iter Sopena, con su reducido tamaño, era la herramienta ideal para buscar palabros desconocidos y dibujar monigotes en el gilo, a fín de que al pasar flipeando las páginas,cobraran vida. Había quien ponía su nombre en la parte derecha, escribiendo sobre el filo de las páginas...Y aquel taquito de páginas centrales a todo color mostrando las partes de un avión, las banderas de los países, el sistema solar, anatomía, minerales... sus páginas eran finas como el papel de fumar (cosa que algún delincuente aprovecharía), y contenían aún la LL y la CH (malditos pervertidores de la RAE...)
Y encima, lo primero que hacía(mos) muchos era buscar "palabrotas" ¡Y algunas venían! Como pezón. O polla, pero no con el significado que esperábamos...

No hay comentarios:

Publicar un comentario